viernes 24 de mayo de 2024

Yanina Lamberti: "En el Concejo se votan muy pocos proyectos para la gente"

La concejala opositora habló con 0221.com.ar de la calidad institucional, del panorama interno de la oposición en La Plata y de las chances de derrotar a Garro.

--:--

Yanina Lamberti es la presidenta del bloque de concejales del Frente de Todos en La Plata. Docente de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP e investigadora del CONICET llegó al deliberativo en 2019 de la mano del sector que lidera la presidenta del Instituto Cultural, Florencia Saintout. En diálogo con 0221, la concejala cuenta cómo fue el salto de la vida universitaria a la rosca partidaria, habla de los debates que darán en el recinto este año y asegura que la calidad institucional en el Concejo es "bastante mala" y que "se votan muy pocos proyectos para la gente". También se mete en la discusión que comenzará en el peronismo local por la candidatura a intendente y habla de la gestión del intendente Julio Garro, que irá por su tercer mandato. "No me parece que nos enfrentemos a un gran rival pero nos tenemos que organizar", subraya y envía también un mensaje interno: "Creo que aprendimos y espero que, si hay PASO, el que pierda acompañe".

-¿Cómo fue el paso de la actividad científica y la política universitaria a la rosca partidaria y el trabajo legislativo?

Lee además

-Fue un gran cambio, no fue algo que planeé sino que fue resultado de una coyuntura donde yo veía que los cuatro años de Mauricio Macri y María Eugenia Vidal habían sido tremendos dentro de nuestra ambiente: soy investigadora del Conicet, docente y como extensionista estoy mucho en los barrios y veía cómo se había degradado mucho a nivel nacional y provincial las políicas públicas y los proyectos estratégicos, la visión de un país con inclusión y desarrollo, con más trabajo y cómo se iba rompiendo el tejido social dentro de nuestra ciudad producto de las políticas neoliberales. Habíamos estado muy cómodos en los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner porque las políticas acompañaban lo que uno iba pensando en la mayoría de los casos y lo de Macri fue disruptivo para mí. Y ahí empecé a pensar en involucrarme de otra manera no sólo en la política universitaria, sentía que tenía algo de responsabilidad de que un gobierno neoliberal nos gane y asumí una responsabilidad distinta en ese sentido. Empezamos a militar en los barrios con proyectos de extensión pero nunca fue un plan acceder a una representación en la ciudad. Empecé a tener mucho más contacto con Florencia Saintout, que es una defensora de la universidad y eso me fue introduciendo en este mundo. La verdad es que cuando se fueron cerrando las listas hubo una propuesta de integrar la lista y lo analicé y pensé que si era un grano de arena para pensar en una propuesta superadora al gobierno de Julio Garro en la ciudad, tenía que estar.

-¿El salto fue positivo?

-Sí, es positivo. Acomodé mi actividad en la Universidad, pedí una licencia sin goce de haberes en el CONICET pero continué dando clases. Pude amalgamar, de alguna manera, las relaciones y lo que yo sabía, la Universidad y mis líneas de investigación. Yo justo investigaba vacunas cuando asumí y empezó la pandemia. Pude amalgamar mis conocimientos científicos con una pandemia donde las vacunas empezaban a ser un tema de mucha trascendencia. Y este lugar de concejala, además de lo que tiene que ver con la presentación de proyectos y de pensar la ciudad, te pone en un lugar institucional de relaciones hacia el gobierno provincial y nacional, y ahí pienso haber sido un nexo importante en el abordaje de la pandemia. Fue un saldo muy positivo, pudimos amalgamar esos dos mundos y es un poco lo que yo pienso que es una asignatura pendiente en la gestión municipal: que haya una mayor amalgama entre la política pública y la Universidad y los conocimientos que allí se generan.  

-¿Cómo es conducir un bloque tan diverso y con posiciones encontradas en muchos temas?

-Fue un lindo desafío y sigue siéndolo. Es un bloque que tiene distintas vertientes del Frente de Todos, pero en la primera reunión que tuvimos planteamos cuál era nuestro objetivo. Tenemos muchos objetivos comunes, de cómo pensar la ciudad y también dentro de lo que está mal en la gestión de Julio Garro. Creo que en eso hubo un acuerdo de funcionar como bloque y lo hicimos. Estoy orgullosa de la actividad de cada uno de los concejales y concejalas, además tenemos un compromiso muy importante cuando damos las discusiones, cuando abordamos los temas y eso es muy valorable. En muchas de las discusiones que dimos como las de la mesa GestaPRO y la participación de Julio Garro, o en las rezonificaciones y los argumentos que esbozamos que poco han podido ser refutados desde el oficialismo que levanta la mano, pero con pocos argumentos. En la rendición de cuentas y el presupuesto dimos discusiones muy serias y, en ese sentido, estoy orgullosa del bloque. Y creo que también es un ejemplo de cómo podríamos funcionar de cara a las próximas elecciones: ojalá que así como nos comportamos en el bloque, así sea en la propuesta electoral de este año. 

-¿Qué debates va a impulsar el FdT este año en el Concejo?

-Hay muchos temas que van a seguir como el de urbanismo. La ciudad de La Plata ha crecido un montón pero con cero planificación y lo que vemos es que ese caos en cuanto al urbanismo y las rezonificaciones no tienen nada que ver con el crecimiento planificado de la ciudad y eso tiene consecuencias luego en que no llegan los servicios, ni la luz ni el agua ni el gas. Ese es un tema que venimos planteando y con el que vamos a insistir en 2023. Y ahora se viene la discusión por la nueva licitación del transporte público, que no se puede debatir escindido de cómo se piensa la ciudad y de los barrios que se crean. Ése será uno de los grandes temas de este año y ya anticipamos que no se viene desarrollando cómo debería en cuanto a las encuestas o a la coordinación con la UNLP que no fue convocada al momento de pensar el pliego. El pliego seguro ingresará en marzo y esperemos que no lo quieran aprobar de forma exprés como siempre, pero sabemos que en este Concejo se usa la mayoría para aprobar proyectos sin demasiada discusión. Después tenemos que seguir trabajando en niñez, un tema en el que el Municipio se lava las manos y ni siquiera tenía un presupuesto específico cuando el 50% de los pibes no están en condiciones óptimas para desarrollar una vida con derechos. También vamos a buscar potenciar el consejo consultivo en el que empezamos a trabajar el año pasado. Está conformado por cámaras, el Ejecutivo, partidos políticos, actores empresariales, y busca trabajar distintos temas de la ciudad.

-¿Cuántos pedidos de informes contestó el intendente Garro a lo largo de 2022?

-Debe haber contestado un 2 o 3% como mucho, es la excepción. La calidad institucional del Concejo Deliberante es bastante mala. Cuando entré al Concejo fue un shock ver cómo se trabajaba y cómo las herramientas que tenemos como concejales terminan siendo muchas veces presentar un proyecto que luego naufraga en las comisiones, nunca son contestados los pedidos de informes. Muchas veces no hay un trabajo conjunto y responsable. Hay temas que son tremendos: una como concejala está recorriendo un barrio y ve un bache enorme y peligroso para los vecinos, entonces presenta un proyecto de resolución, ese pedido va a la comisión de Obras Públicas, de ahí va un pedido de informes al Ejecutivo que nunca llega.¡Todo eso sólo para ver si el bache existe! Te estoy diciendo que está, está la foto, arreglemosló. No me quiero acostumbrar a esa dinámica que, al final, termina siendo una cosa más de denuncia que de resolución. Y después hay otros temas más fuertes como en el caso de ESUR, la empresa recolectora de residuos, por la que presentamos un pedido de informes para ver si cumple con el pliego de licitación, que tampoco fue contestado. Hay cosas de lo cotidiano que no se resuelven, pero también cuestiones más grosas como el cumplimiento de la empresa que se lleva el 25% del presupuesto del municipio que tampoco son contestadas. Entonces me parece que eso es algo que menoscaba la calidad institucional, le da poca transparencia a nuestra función porque no tenemos una respuesta. Eso me costó mucho aceptarlo y no me quiero adaptar a esa forma de trabajo en donde los proyectos son presentados y duermen años en comisión. Ese 2 o 3% que fueron contestados eran del año 2020, ya no tenía ningún sentido la respuesta.

-¿Cómo califica el nivel de debate en el Concejo?

-Podríamos mejorar mucho. Me parece que a través de diferentes herramientas deberíamos propiciar un mejor nivel de debate. Lo digo mucho en el Concejo, por ejemplo, cuando discutimos temas como presupuesto, rendición de cuentas, rezonificaciones, porque muchas veces cuando exponemos los argumentos para no acompañar esos proyectos del otro lado encontramos silencio, o una respuesta pero luego se levanta la mano y se vota. Las respuestas muchas veces no responden a las cosas que planteamos en ese debate y eso no hace bien porque tenemos que poder defender nuestra postura y nuestros votos, por algo estamos representando a la gente, y si no podemos defender lo que vamos a votar estamos complicados. Y como se nota mucho entonces se hace lo más posible para ocultar ese pobre nivel de debate que se da en el oficialismo, donde no hay argumentos defendiendo la gestión de Garro. ¿Entonces qué pasa? Estamos en la ciudad capital pero las sesiones no se transmiten, los diarios de sesión no están subidos a la página. Nadie se entera de lo que pasa acá adentro. Los debates arrancan a las 13 y terminan a las 22, si no fuera por los medios que cubren -pero una parte porque los debates duran horas- nadie se enteraría de nada y está bueno que la gente pueda ver cómo se debatió, por ejemplo, el tema de rezonificaciones. Eso que es algo básico y no lo tenemos, y pienso que no se transmite a propósito porque no quieren mostrarlo. Es algo que discuto con el presidente del Concejo, Darío Ganduglia, porque eso subiría el nivel de debate en el recinto. 

-¿Hay algún dirigente de Juntos con el que se puede trabajar más allá de la grieta? ¿A quién rescata? 

-Más allá de las enormes diferencias que nos separan en las concepciones de casi todos los temas, en algunos hemos podido trabajar y en la última sesión sacamos cinco proyectos de ordenanza, lo que no es común que suceda. El presidente Ganduglia fue parte un poco de que los proyectos salgan y de que se dé ese trabajo en conjunto, entendiendo que somos una fuerza de 10 concejales y concejalas y que tenemos la representatividad de un porcentaje importante de la población que quiere que esto suceda. Hemos podido llegar a algunos consensos con varios concejales y concejalas, sería injusta mencionar a uno u otro en particular. Siento que pudimos trabajar un poco más en 2022 que otros años. Igual estamos lejos de lo óptimo. De todos modos, cuando uno revisa qué es lo que se votó en cada sesión, creo que faltan cosas. Hay muchos homenajes que salen por unanimidad, que tienen que estar y los defiendo porque está bueno reconocer, pero también en el orden del día de lo que se vota faltan políticas hacia la gente. Nuestro concejo vota muy pocos proyectos para la gente. ¿Por qué? ¿Porque no están los proyectos? No, los proyectos están y podrían discutirse en comisión. Sin embargo, el 95% no son ni siquiera puestos en consideración. Eso es una deuda que tiene este concejo de empezar a aprobar más proyectos para la gente.

-¿Va a ir por un nuevo mandato?

-No lo pienso como algo prioritario y hasta lo relativizo totalmente. Formo parte de lo que es el entramado de Florencia porque me parece que es una de las personas que más representa lo que yo quiero para la ciudad, pero también en las convicciones. Me siento muy cómoda trabajando con ella porque es inclaudicable respecto de sus ideales y la forma de ver la ciudad y coincidimos en eso. En ese esquema, una como militante está donde más lo necesiten. Me siento parte de un colectivo y, donde tenga que estar, estaré. Pienso que en la política los personalismos no sirven tanto como el trabajo en conjunto y el proyecto. Si logramos tener un proyecto de ciudad y logramos transmitirlo, después el lugar que te toca en ese proyecto será el que mejor se acomode a ese momento y a la coyuntura. Estoy concentrada en terminar estos cuatro años y voy a continuar dentro de la militancia en el lugar que me toque. 

-Garro irá por un tercer mandato. ¿Cómo está el peronismo platense para dar esa pelea?

-Está para dar la pelea, pero nos tenemos que organizar. Lo que veo es que la gestión de Garro es malísima en todo sentido y no es un intendente que la gente esté siguiendo porque le convence su gestión. Lo veo diferente, por ejemplo, a la gestión que tiene Mario Secco en Ensenada, donde hay un intendente empoderado, donde la gente mejoró su calidad de vida, se ve en obras, en trabajadores municipales bien pagos. Hay una serie de cuestiones que hacen que Secco gane por un alto porcentaje y tenga una consolidación en la ciudad, pero Garro no es Secco. Está bastante cuestionado y sigue siendo parte de un proyecto de Juntos por el Cambio con un corte neoliberal que se traduce en nuestra ciudad. Tenemos una ciudad con los barrios abandonados, no planificada, que no construye estrategias para el sector productivo. Es una intendencia electoralista: llegan las elecciones y empieza a hacer estas veredas que están generando más problemas que otra cosa, hace la avenida 7 diez veces y trabaja así, es muy poco. Si nosotros como FdT presentamos un proyecto superador, creo que tenemos chances, no me parece que nos enfrentemos a un gran rival. Pero tenemos que trabajar en el FdT.

-¿Y quién debería ser el candidato que lo enfrente? ¿Saintout va a volver a competir?

No lo sé, me encantaría, pero no lo sé. Florencia tampoco es personalista sino que en la coyuntura que se vaya a dar, si es de alguna manera la mejor candidata para llevar ese proyecto, ella lo va a ser. 

-¿A quiénes ves como posibles candidatos?

-Hay un montón. Incluso dentro del bloque hay concejales y concejalas que han pronunciado su intención (de ser candidatos). No lo veo mal pero nos falta mucha discusión, no nombraría a ninguno en particular porque me parece que todos y todas podríamos en su momento serlo, porque todos tenemos un conocimiento de la ciudad, de las problemáticas y un nivel de preparación importante. Me parece que la coyuntura tiene que ser pensada estratégicamente y eso es lo más importante y lo que también hablamos dentro del bloque y en el PJ. Nosotros tenemos que pensar en un proyecto para poder ganar la ciudad y eso tiene que ser la prioridad. Si eso sucede, después el candidato será el mejor para llevar esa competencia dada la coyuntura. El resto acompañará y tendrá que ser un gobierno que abra las puertas para que todos los sectores puedan tener una participación, y eso es posible. Tenemos tiempo todavía para definir quién puede ser el que tenga posibilidades de encarar electoralmente eso y que pueda cosechar la cantidad de votos para ganar. Me parece que el refuerzo de un peronismo con vocación de poder ganar la ciudad es lo que necesitamos.

-¿Cree que en el marco de este orden que Julio Alak podría ser quien logre ordenar o contener al espacio?

-Puede ser Alak, pero también puede ser Saintout, pueden ser varios. No sé quién puede ser el ordenador. La gente debe tener un recuerdo muy bueno de la intendencia de Alak porque ha sido mejor que Garro y eso podría ser un plus, pero también pienso en otros candidatos como Florencia -que ni siquiera sé si va a querer ser candidata- y en la gestión que está haciendo en el Instituto Cultural. Es la primera vez que se la ve desarrollando una política pública y es increíble lo que están haciendo: están en cada lugar desarrollando la cultura como un derecho, abriendo el espacio a todos los artistas, es una gestión que funciona. Eso que como diputada tal vez no lo podía demostrar, ahora se está viendo y creo que eso es un plus. Y así cada cual tendrá su plus. Las configuraciones son muchas, lo que tenemos que tener claro es que lo vamos a tener que abrir, que si logramos ganar la intendencia vamos a tener que tener un gobierno plural, como tenemos hoy el bloque del FdT, porque además tenemos muchas más coincidencias que cuestiones en disputa. Y creo que es una dirigencia política que está muy preparada para gobernar la Municipalidad.

-¿Todo se encamina hacia una nueva PASO como ocurrió en 2019?

-Lo ideal sería que podamos llegar a un consenso previo y, si eso no se da, ir a las PASO. Creo que hemos aprendido. Creo que en 2019, cuando se ganaron muy bien las PASO y luego nos faltó para ganar la intendencia, aprendimos que acá hay que empujar todos para el mismo lado gane quien gane, porque también sabemos las consecuencias que tiene para la población cuando no podemos recuperar el gobierno. Así que espero que estemos a la altura de las circunstancias y que, el que pierda, acompañe en su totalidad para poder tener una opción que le compita al intendente actual.
 

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar