Así es Cauchari, el parque solar de Argentina considerado el más grande de Latinoamérica | 0221
0221
Así es Cauchari, el parque solar de Argentina considerado el más grande de Latinoamérica
ENERGÍA

Así es Cauchari, el parque solar de Argentina considerado el más grande de Latinoamérica

Ubicado en Jujuy, este parque fue creado con la finalidad de captar grandes cantidades de luz solar y transformarla en energía eléctrica.

23 de junio de 2022

En la provincia de Jujuy se levanta uno de los parques fotovoltaicos más importantes del planeta. El parque solar Cauchari  es una planta de energía solar fotovoltaica de gran capacidad, ubicada en el departamento de Susques y pertenece a JEMSE (Jujuy Energía y Minería), la empresa energética jujeña que administra el estado provincial.

¿Qué es un parque fotovoltaico, como Cauchari? Es una instalación de energía solar a gran escala, establecido en terrenos y compuesto por un gran número de placas solares interconectadas. Estos parques solares, creados con la finalidad de captar grandes cantidades de luz solar y transformarla en energía eléctrica, pueden generar miles de vatios de electricidad por segundo, abasteciendo industrias, complejos urbanos, ciudades o incluso vender su energía a las redes de distribución eléctrica.

Para eso, está compuesto de miles de paneles solares conectados entre sí, por medio de conductores eléctricos agrupados por áreas. Además tiene la capacidad de generar miles de vatios de electricidad por segundo y son una fuente de energía renovable cada vez más eficiente. Y no solo tiene la capacidad de captar luz, sino que, además, la almacena en grandes campos de baterías, permitiendo su utilización cuando así se requiera. 

Los paneles solares están provistos de soportes y esto permite adaptar su inclinación entre 15° y 45° de acuerdo a la posición del sol y las estaciones del año, lo que asegura un óptimo rendimiento.

Inaugurado en octubre de 2019, el Parque Solar Cauchari, ubicado en un bioma de altiplanicies andinas con vegetación tipo tundra, está a 278 kilómetros al oeste de la ciudad de San Salvador de Jujuy. En cuanto a sus paneles solares, la extensión del parque contiene 1.180.000 que captan la luz del sol durante 2.400 horas al año. 

Se compone de 600 hectáreas y equivale, en comparación, a casi la mitad de la Ciudad de Buenos Aires.  El parque fue construido con financiamiento del Banco Eximbank (China) y el 60 % del personal contratado para eso, es decir 6 de cada 10, pertenece a las comunidades originarias de la zona. 

A su vez, este parque eléctrico alimenta la electricidad de 160 mil hogares y le deja un 2% de ganancias netas al pueblo de Puesto Sey, ya que se erige en esas tierras. Y al ser un proyecto que estará activo por los próximos 35 años, proveerá de 600 puestos de trabajo directo y 1.000 en forma indirecta.

En el ámbito educativo, Cauchari brinda un espacio de formación a los estudiantes de ingeniería de la provincia de Jujuy, ya que allí se podrán especializar en la generación de energías renovables, es decir que su fuente no se acabará nunca, y en el funcionamiento de la tecnología especializada para esto. 

Esto es de gran importancia, porque hoy todos los países del planeta tierra están acelerando sus carreras por descarbonizar la energía que se produce con elementos fósiles, y avanzan de forma rápida a la transición energética y el uso de renovables. 

Es que en la última Cumbre del Clima, celebrada en Glasgow, Escocia, quedó claro que si no se toma en serio la descarbonización del planeta,no habrá planeta tierra por mucho tiempo. Es por eso que todas las naciones aceleraron sus políticas energéticas volcándose a las renovables, con el fin de cumplir para 2030 los Acuerdos de París, en el que las naciones se comprometieron a reducir las emisiones de carbono a la atmósfera (CO2) para frenar o paliar el cambio climático.

Caucharí produce 300 MW de energía limpia y comenzó, a partir de septiembre de 2020, a vender energía al Sistema Argentino Interconectado (SADI), conectando al sistema eléctrico y brindando energía, además, a todo el país.

En abril del año pasado se firmó una acuerdo para ampliar el parque, con el objetivo de que pueda producir una energía de 500 Mw, y está estipulado que llegue a los 300 Mw en los próximos 10 años.

De acuerdo al contrato realizado, se estipula la comercialización de US$60 el megavatio-hora (MWh), en la operación con el mercado eléctrico mayorista. Con lo obtenido de la venta, lo primero que se está haciendo es pagar el crédito que solicitó la provincia al Eximbank, con una tasa del 3%.

En los primeros años de operaciones del Parque Cauchari, quedaron para la provincia 25 millones de dólares al año. Es importante tener en cuenta que el precio del megavatio es de 60 dólares, valor que surgió de la licitación nacional que convocó el gobierno nacional en el 2016 a través del programa RenovAR (ronda 1).

Cauchari Solar, conformado por tres plantas de 100 MW cada una, comenzó a tomar forma hace cuatro años después de que la provincia ganara dicha licitación. 

Para tener una idea de la potencialidad de Cauchari, la planta nuclear Atucha I, ubicada en el norte de la Provincia de Buenos Aires, en la localidad de Lima, tiene una capacidad de generación eléctrica de 362 MW.

El imperio del Sol continúa, a pesar de los siglos, generando beneficios para sus pobladores: ya son varias las empresas productoras de energía, del planeta, que posaron sus ojos en ese remoto lugar del hemisferio sur donde la potencia solar regala 240 días de cielos limpios de nubes. Y es por eso que nuevas propuestas de inversión en energía fotovoltaica, llegan a la provincia en busca de energía limpia.

En ese territorio que es hoy Jujuy, hace miles de años se levantó una de las más sabias civilizaciones de la era precolombina: el Imperio Inca. Para aquellos Incas, el sol (Inti, en idioma quechua) era la deidad principal. Según su cosmovisión, el sol era la mujer de la luna y tenía el poder de curar las enfermedades, regir las cosechas y brindar alivio a las personas. El gobernador Inca era considerado hijo del sol. En los territorios conocidos entonces como el Imperio del Sol, hoy el Sol sigue reinando.

Ubicado en Jujuy, este parque fue creado con la finalidad de captar grandes cantidades de luz solar y transformarla en energía eléctrica.
0221

Así es Cauchari, el parque solar de Argentina considerado el más grande de Latinoamérica

Ubicado en Jujuy, este parque fue creado con la finalidad de captar grandes cantidades de luz solar y transformarla en energía eléctrica.
Así es Cauchari, el parque solar de Argentina considerado el más grande de Latinoamérica

En la provincia de Jujuy se levanta uno de los parques fotovoltaicos más importantes del planeta. El parque solar Cauchari  es una planta de energía solar fotovoltaica de gran capacidad, ubicada en el departamento de Susques y pertenece a JEMSE (Jujuy Energía y Minería), la empresa energética jujeña que administra el estado provincial.

¿Qué es un parque fotovoltaico, como Cauchari? Es una instalación de energía solar a gran escala, establecido en terrenos y compuesto por un gran número de placas solares interconectadas. Estos parques solares, creados con la finalidad de captar grandes cantidades de luz solar y transformarla en energía eléctrica, pueden generar miles de vatios de electricidad por segundo, abasteciendo industrias, complejos urbanos, ciudades o incluso vender su energía a las redes de distribución eléctrica.

Para eso, está compuesto de miles de paneles solares conectados entre sí, por medio de conductores eléctricos agrupados por áreas. Además tiene la capacidad de generar miles de vatios de electricidad por segundo y son una fuente de energía renovable cada vez más eficiente. Y no solo tiene la capacidad de captar luz, sino que, además, la almacena en grandes campos de baterías, permitiendo su utilización cuando así se requiera. 

Los paneles solares están provistos de soportes y esto permite adaptar su inclinación entre 15° y 45° de acuerdo a la posición del sol y las estaciones del año, lo que asegura un óptimo rendimiento.

Inaugurado en octubre de 2019, el Parque Solar Cauchari, ubicado en un bioma de altiplanicies andinas con vegetación tipo tundra, está a 278 kilómetros al oeste de la ciudad de San Salvador de Jujuy. En cuanto a sus paneles solares, la extensión del parque contiene 1.180.000 que captan la luz del sol durante 2.400 horas al año. 

Se compone de 600 hectáreas y equivale, en comparación, a casi la mitad de la Ciudad de Buenos Aires.  El parque fue construido con financiamiento del Banco Eximbank (China) y el 60 % del personal contratado para eso, es decir 6 de cada 10, pertenece a las comunidades originarias de la zona. 

A su vez, este parque eléctrico alimenta la electricidad de 160 mil hogares y le deja un 2% de ganancias netas al pueblo de Puesto Sey, ya que se erige en esas tierras. Y al ser un proyecto que estará activo por los próximos 35 años, proveerá de 600 puestos de trabajo directo y 1.000 en forma indirecta.

En el ámbito educativo, Cauchari brinda un espacio de formación a los estudiantes de ingeniería de la provincia de Jujuy, ya que allí se podrán especializar en la generación de energías renovables, es decir que su fuente no se acabará nunca, y en el funcionamiento de la tecnología especializada para esto. 

Esto es de gran importancia, porque hoy todos los países del planeta tierra están acelerando sus carreras por descarbonizar la energía que se produce con elementos fósiles, y avanzan de forma rápida a la transición energética y el uso de renovables. 

Es que en la última Cumbre del Clima, celebrada en Glasgow, Escocia, quedó claro que si no se toma en serio la descarbonización del planeta,no habrá planeta tierra por mucho tiempo. Es por eso que todas las naciones aceleraron sus políticas energéticas volcándose a las renovables, con el fin de cumplir para 2030 los Acuerdos de París, en el que las naciones se comprometieron a reducir las emisiones de carbono a la atmósfera (CO2) para frenar o paliar el cambio climático.

Caucharí produce 300 MW de energía limpia y comenzó, a partir de septiembre de 2020, a vender energía al Sistema Argentino Interconectado (SADI), conectando al sistema eléctrico y brindando energía, además, a todo el país.

En abril del año pasado se firmó una acuerdo para ampliar el parque, con el objetivo de que pueda producir una energía de 500 Mw, y está estipulado que llegue a los 300 Mw en los próximos 10 años.

De acuerdo al contrato realizado, se estipula la comercialización de US$60 el megavatio-hora (MWh), en la operación con el mercado eléctrico mayorista. Con lo obtenido de la venta, lo primero que se está haciendo es pagar el crédito que solicitó la provincia al Eximbank, con una tasa del 3%.

En los primeros años de operaciones del Parque Cauchari, quedaron para la provincia 25 millones de dólares al año. Es importante tener en cuenta que el precio del megavatio es de 60 dólares, valor que surgió de la licitación nacional que convocó el gobierno nacional en el 2016 a través del programa RenovAR (ronda 1).

Cauchari Solar, conformado por tres plantas de 100 MW cada una, comenzó a tomar forma hace cuatro años después de que la provincia ganara dicha licitación. 

Para tener una idea de la potencialidad de Cauchari, la planta nuclear Atucha I, ubicada en el norte de la Provincia de Buenos Aires, en la localidad de Lima, tiene una capacidad de generación eléctrica de 362 MW.

El imperio del Sol continúa, a pesar de los siglos, generando beneficios para sus pobladores: ya son varias las empresas productoras de energía, del planeta, que posaron sus ojos en ese remoto lugar del hemisferio sur donde la potencia solar regala 240 días de cielos limpios de nubes. Y es por eso que nuevas propuestas de inversión en energía fotovoltaica, llegan a la provincia en busca de energía limpia.

En ese territorio que es hoy Jujuy, hace miles de años se levantó una de las más sabias civilizaciones de la era precolombina: el Imperio Inca. Para aquellos Incas, el sol (Inti, en idioma quechua) era la deidad principal. Según su cosmovisión, el sol era la mujer de la luna y tenía el poder de curar las enfermedades, regir las cosechas y brindar alivio a las personas. El gobernador Inca era considerado hijo del sol. En los territorios conocidos entonces como el Imperio del Sol, hoy el Sol sigue reinando.