martes 23 de julio de 2024

Nacho: "El freestyle es como un deporte mental, como el ajedrez pero menos aburrido"

La Freestyle Master Series empezó a calentar motores. Las rimas y todo el flow están casi a punto. La Plata vibrará al ritmo del rap.

--:--

Nacho tiene 23 años es un rapero oriundo de la ciudad de Morón. Este sábado llegará a La Plata a representar a la Freestyles Master Series Argentina y, antes de su presentación, tuvo un mano a mano con 0221.com.ar. ¿Qué son las batallas de gallos? ¿Cómo surgieron? ¿Qué significa formar parte de este movimiento que día a día crece y atrae a los más jóvenes?

A los 11 años conoció a un amigo del barrio que rapeaba y alucinó. Se metió cada vez más en el ambiente y creció en la disciplina que convoca a millones de personas en el mundo. En la actualidad es uno de los competidores con más trayectoria del underground argentino. “Con el tiempo me armé mi grupo de amigos y se fue dando. Creo que el entorno fue muy importante para salir adelante en esto”, dijo Nacho a 0221.com.ar, en la previa de la tercera jornada de la FMS nacional que se realizará este sábado en la ciudad, en el estacionamiento de la cancha de Estudiantes.

Lee además

Ascendió a FMS Argentina en 2019 y a pesar de que en su primera temporada estuvo al borde del play off, en su segundo tramo logró un cambio de estilo que enamoró a todos y consiguió clasificarse a la FMS Internacional.

Es campeón de El Pintágono, campeón nacional de Supremacía MC, bicampeón regional de Red Bull Batalla (2018 y 2019) y fue una de las principales figuras de El Quinto Escalón, la competencia más grande de la historia del freestyle. Su llegada a la FMS en el 2019 fue un premio a la regularidad y consistencia  como competidor que exhibió a lo largo de toda su carrera.

Recientemente consiguió uno de los logros más importantes de su carrera, quedar entre los ocho finalistas de la FMS internacional, en donde cayó ante Gazir, el campeón.

-¿Como te preparás para la nueva competencia de la FMS?

-La verdad que estoy ansioso yo había competido en Mendoza con Larrix en diciembre. Esa fue la última vez que me subí a un escenario. Pasó mucho tiempo y tengo unas ganas bárbaras. Extraño mucho el calor de la gente,  esa euforia que se genera cuando se pone linda la cosa.

-¿Cómo definís el freestyle?

-El freestyles es como un deporte mental, es como el ajedrez pero menos aburrido.

-¿Te entrenás para las competencias?

-Eso depende más de cada competidor. Puntualmente agarraste al menos indicado para eso. Yo soy de los que no entrenan. También por una cuestión de lo que se vive arriba del escenario no existe en tu casa con el formato de la pantalla. Nunca me pude conectar de la misma manera en mi casa que en el escenario y eso me llevó a nunca practicar como tal.

-Todos los raperos tienen un estilo, algo que los caracteriza... ¿Cuál es tu estilo?

-El mío se llama técnica o juegos métricos hablando más en el idioma correspondiente. Me encargo de que todo rime todo el tiempo. Lo normal en un párrafo es que haya cuatro rimas y yo mucho más.

-¿Eso se destaca como habilidad especial, las skills?

-De hecho la gente me conoce puntualmente por eso. En la liga del año pasado yo fui el mejor en skills en las 9 jornadas seguidas.

-¿Qué otros aspectos tenés en cuenta en tu desempeño sobre el escenario?

-Depende si las rimas conectan si enganchan a la gente, si les gusta lo que está pasando, si tiene sentido lo que estás diciendo. Justamente esa es la idea. Dejo de sentir y de repente ahora todo pierde sentido y voy a jugar con palabras: "Pato, ñato, rato, trapo". No, tiene que seguir el hilo cohesivo de lo que estoy llevando.

-¿Se busca el mensaje en plena batalla?

-Y el mensaje en general es bastante raro la verdad porque en las batallas siempre se plantean momentos distintos y dependiendo qué pase, que te diga el otro o el contexto de las cosas, depende mucho. No hay un mensaje puntual o un trasfondo tan amplio como en una canción como en un competidor de batallas o rap.

-¿Hay algún tema donde te sientas cómodo?

-Donde yo me siento cómodo es hablando de artes marciales que cada tanto aparece la temática. Antes de rapear me dedicaba a eso entonces me siento como ahí.

-¿Cuándo se transformó en tu medio de vida?

-Dedicarme y vivir de esto desde el 2018,  después la mayoría del tiempo vivía a la deriva. Vivía con lo poco que generaba rapeando pero nunca era una opción vivir de lo que rapeaba. Después rapear hace 11 años.

-¿Cómo nace esta inquietud o deporte mental en tu cabeza?

-Fue rarísimo porque con mi vieja escuchábamos mucha música, más latino lo que se escuchaba más en ese momento como Arjona Chayanne, Camila,  artistas así. Me gustaba mucho cantar, me gustaba mucho el canto y nunca me habían llevado a una institución a estudiar porque no teníamos tanto efectivo para darnos ese gusto. Y aparte yo era muy chico y a partir de los 14 te empieza a cambiar la voz y te podía desconfigurar según teníamos entendido en ese momento. Entonces era medio al pedo manarme a estudiar. Y yo seguí maneras de hacer música y entre esas encontré un disco de Eminem, y vi la película. Después encontré la Red Bull del 2008 en la que todos estaban improvisando y vi un argentino y dije no es posible uno solo de cuantos argentinos. Después encontré un evento que se llamaba Halabalusa que organizaba el  Dtoke y ahí si vi gente en la plaza de la estación en Bs As rapeando y dije "es imposible no lo pueda hacer yo también" y me metí de lleno.

-¿Te  preparaste para esta carrera’

-Me preparé mucho tiempo mentalmente y físicamente también. Desde una forma u otra somos deportistas de alto rendimiento entonces siento que todo el tiempo mi cabeza tiene que estar lo mejor posible, libre de ansiedad, de angustias, de cuestiones. Siempre hago ejercicios que disminuyen la ansiedad. También rapeo mucho. 

-¿Mantenerse en el nivel no debe ser sencillo?

-Conlleva muchas mañas y muchas cosas de por medio y muchos escenarios. Tenés que distinguir lo que está pasando que te está diciendo el otro, si quiere que se lo respondas y muchas cosas así, eso te lo da la repetición de esas situaciones y para eso lo más importante es competir, no hay otra vuelta.

-¿Qué es lo más importante en el freestyle?

-Yo creo que es no pensar. Suena bastante irónico teniendo en cuenta 500 palabras por segundo pero sí, irónicamente cuando dejás de pensar y sencillamente dejar fluir las situaciones de lo que está pasando te das cuenta que sale todo mucho mejor: ese segundo que perdiste jugando una idea o no diciendo algo o pensarlo como decirlo mejor, ese segundo en que te trabaste y dejaste fluir y te desconectas del ambiente en el que estás y que generás también.

-¿A quién te gustaría enfrentar?

-Creo que con la persona que más me gustaría cruzar en este momento es con Papo. Me parece el mejor actualmente en la liga y eso me da ganas de cruzarlo. Siento que puedo competir con los mejores. Es un gusto, siempre aprendés algo te das cuenta de las diferencias que hay entre uno y otro y deja muy bien en evidencia las falencias que hay en cada uno y eso me da información para seguir mejorando.

-¿Cuáles son las expectativa para este sábado?

-Yo quiero quilombo quiero a toda la gente eufórica saltando tirando manotazos al aire diciendo "dalee que se pique" y yo con el Bochita que encima somos muy buenos amigos y tenemos una amistad competitiva muy buena gritándonos en la cara como desquiciados

-¿Cómo es ese estado?

-Te juro que es terapéutico. Viste esos cuartos que pagás para romper todo. Esto es lo mismo pero me pagan a mí. Es genial.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar