0221
Procesan al titular de APREVIDE y al presidente de Gimnasia por la muerte de Lolo Regueiro
REPRESIÓN EN GIMNASIA

Procesan al titular de APREVIDE y al presidente de Gimnasia por la muerte de Lolo Regueiro

Eduardo Aparicio y Gabriel Pellegrino deberán declarar el mes próximo. La misma medida recayó sobre un jefe policial de La Plata.

23 de noviembre de 2022

La justicia platense dictó nuevos procesamientos en el marco de la causa en la que se investiga la muerte del hincha de Gimnasia César “Lolo” Regueiro, entre los que se destacan el titular de la Agencia Provincia contra la Violencia Deportiva (APREVIDE), Eduardo Aparicio; el presidente del Club de Gimnasia y Esgrima La Plata, Gabriel Pellegrino y el entonces titular de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) La Plata, comisario Sebastián Perea, según se desprende de la documentación judicial a la que accedió 0221.com.ar.

Los procesamientos fueron dictados por el fiscal Juan Menucci, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de La Plata, quien dispuso que Aparicio, Pellegrino y Perea comparezcan a declarar los días 22, 28 y 29 de diciembre de 2022 respectivamente. El procesamiento de Pellegrino es la puerta de entrada a otros posibles imputaciones de actuales dirigentes de Gimnasia por el posible delito de “asociación ilícita” que apunta a una posible sobreventa de entradas en ese partido que el Lobo disputó con Boca Juniors.

Por esta causa están procesados el comisario Juan Manuel Gorbarán (en prisión preventiva) y el oficial Nahuel Falcón, excarcelado. Durante su indagatoria Gorbarán relató su versión sobre lo ocurrido aquella noche trágica en el Bosque platense. El agente reveló quién tomó la decisión de cerrar las puertas del estadio, responsabilizó al público por esa decisión y justificó la represión posterior en manos de los efectivos de la Policía Bonaerense.

El comisario explicó que minutos antes de que comenzaran los disparos de balas de goma y gases lacrimógenos, se les informó que "la capacidad de la popular de puerta 14 y 21 -la tribuna Centenario, que da al Bosque- estaba al 100% y el resto en un 95%" y que por ese mismo motivo "uno de los directores del Aprevide ordenó cerrar la puerta 14 y la 21 previo a dejar pasar a dos remanentes más". Gorbarán apuntó así a un problema en el exceso de la capacidad del estadio Juan Carmelo Zerillo: "Retransmito la orden para que cierren esas puertas, en ese momento un grupo que estaba por ingresar sale corriendo hacia la H y la 21 -tribuna que da a Avenida 60- por fuera del vallado. En ese momento voy para ese lugar junto al comisario general Rey y el comisario mayor Perea. Intentan ingresar pero la puerta 21 estaba cerrada y arremeten contra la puerta H", continuó y agregó que lo mismo sucedía en puerta 5 y 23.

El efectivo, detenido por "estrago doloso", contó que se trataba de "un grupo de 200 personas" que "tiró el vallado y se acercó al portón cerrado", aunque "no por orden, sino porque se venía la gente encima". "En razón a la gran cantidad de gente tiran los vallados, abren el portón, agreden al personal policial e ingresan. Un Subcomisario fue herido, cerramos el portón y se logró contener a la gente que quería ingresar, se intentó dialogar y empezaron a arrojar piedras", se defendió.

Gorbarán acusó a los hinchas de estar enceguecidos contra la policía con el fin de ingresar al estadio y en ese momento justificó el accionar policial: "Los hinchas estaban tan encarnizados que eran repelidos por policías, volvían a la carga hacia la policía desde afuera y arrojaron piedras desde la tribuna misma", sostuvo sobre aquellos dramáticos instantes. La respuesta a esos supuestos sucesos fue la peor posible: una represión brutal que terminó con decenas de heridos, entre ellos chicos y adultos mayores.

"Producto de los piedrazos resulté lesionado en la pierna izquierda del lado interno y en la espalda a la altura del omóplato derecho. Tanto yo como el Superintendente como el Jefe Departamental no nos pudimos mover durante la agresión por la gran cantidad de piedras que nos estaban arrojando", sostuvo.

Tras el relato de cómo habría iniciado la represión, el comisario también habló de la supuesta sobreventa de entradas de la que se acusa a la dirigencia tripera, algo que hasta el momento no se ha logrado comprobar. "Siempre queda un remanente en una de las puertas de entre 100 y 200 personas, en este caso la puerta 14, los cuales terminan entrando porque le hacen llegar entradas o la misma Aprevide lo autoriza para evitar conflictos, lo cual no afecta la capacidad del estadio", dijo al respecto.

Cerca del final de su declaración, Gorbarán aseguró que a su entender "debió labrarse actuaciones por atentado y resistencia a la autoridad, lesiones agravadas y daño agravado en razón al personal policial lesionado como personal civil también, vehículos oficiales y particulares dañados". Nada dijo, en tanto, sobre la violencia policial desatada aquella tarde y noche en el Bosque, que terminó en la trágica muerte de Regueiro, cuya familia es representada en la causa por los abogados Marcelo Peña y Julián Rimada. También fueron aceptados como particulares damnificados el hincha Rodrigo Arballo (quien perdió su ojo izquierdo) y su novia. Ambos son patrocinados por los abogados Gustavo Galasso y Ezequiel Funes.

COMENTARIOS

Eduardo Aparicio y Gabriel Pellegrino deberán declarar el mes próximo. La misma medida recayó sobre un jefe policial de La Plata.
0221

Procesan al titular de APREVIDE y al presidente de Gimnasia por la muerte de Lolo Regueiro

Eduardo Aparicio y Gabriel Pellegrino deberán declarar el mes próximo. La misma medida recayó sobre un jefe policial de La Plata.
Procesan al titular de APREVIDE y al presidente de Gimnasia por la muerte de Lolo Regueiro

La justicia platense dictó nuevos procesamientos en el marco de la causa en la que se investiga la muerte del hincha de Gimnasia César “Lolo” Regueiro, entre los que se destacan el titular de la Agencia Provincia contra la Violencia Deportiva (APREVIDE), Eduardo Aparicio; el presidente del Club de Gimnasia y Esgrima La Plata, Gabriel Pellegrino y el entonces titular de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) La Plata, comisario Sebastián Perea, según se desprende de la documentación judicial a la que accedió 0221.com.ar.

Los procesamientos fueron dictados por el fiscal Juan Menucci, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 5 de La Plata, quien dispuso que Aparicio, Pellegrino y Perea comparezcan a declarar los días 22, 28 y 29 de diciembre de 2022 respectivamente. El procesamiento de Pellegrino es la puerta de entrada a otros posibles imputaciones de actuales dirigentes de Gimnasia por el posible delito de “asociación ilícita” que apunta a una posible sobreventa de entradas en ese partido que el Lobo disputó con Boca Juniors.

Por esta causa están procesados el comisario Juan Manuel Gorbarán (en prisión preventiva) y el oficial Nahuel Falcón, excarcelado. Durante su indagatoria Gorbarán relató su versión sobre lo ocurrido aquella noche trágica en el Bosque platense. El agente reveló quién tomó la decisión de cerrar las puertas del estadio, responsabilizó al público por esa decisión y justificó la represión posterior en manos de los efectivos de la Policía Bonaerense.

El comisario explicó que minutos antes de que comenzaran los disparos de balas de goma y gases lacrimógenos, se les informó que "la capacidad de la popular de puerta 14 y 21 -la tribuna Centenario, que da al Bosque- estaba al 100% y el resto en un 95%" y que por ese mismo motivo "uno de los directores del Aprevide ordenó cerrar la puerta 14 y la 21 previo a dejar pasar a dos remanentes más". Gorbarán apuntó así a un problema en el exceso de la capacidad del estadio Juan Carmelo Zerillo: "Retransmito la orden para que cierren esas puertas, en ese momento un grupo que estaba por ingresar sale corriendo hacia la H y la 21 -tribuna que da a Avenida 60- por fuera del vallado. En ese momento voy para ese lugar junto al comisario general Rey y el comisario mayor Perea. Intentan ingresar pero la puerta 21 estaba cerrada y arremeten contra la puerta H", continuó y agregó que lo mismo sucedía en puerta 5 y 23.

El efectivo, detenido por "estrago doloso", contó que se trataba de "un grupo de 200 personas" que "tiró el vallado y se acercó al portón cerrado", aunque "no por orden, sino porque se venía la gente encima". "En razón a la gran cantidad de gente tiran los vallados, abren el portón, agreden al personal policial e ingresan. Un Subcomisario fue herido, cerramos el portón y se logró contener a la gente que quería ingresar, se intentó dialogar y empezaron a arrojar piedras", se defendió.

Gorbarán acusó a los hinchas de estar enceguecidos contra la policía con el fin de ingresar al estadio y en ese momento justificó el accionar policial: "Los hinchas estaban tan encarnizados que eran repelidos por policías, volvían a la carga hacia la policía desde afuera y arrojaron piedras desde la tribuna misma", sostuvo sobre aquellos dramáticos instantes. La respuesta a esos supuestos sucesos fue la peor posible: una represión brutal que terminó con decenas de heridos, entre ellos chicos y adultos mayores.

"Producto de los piedrazos resulté lesionado en la pierna izquierda del lado interno y en la espalda a la altura del omóplato derecho. Tanto yo como el Superintendente como el Jefe Departamental no nos pudimos mover durante la agresión por la gran cantidad de piedras que nos estaban arrojando", sostuvo.

Tras el relato de cómo habría iniciado la represión, el comisario también habló de la supuesta sobreventa de entradas de la que se acusa a la dirigencia tripera, algo que hasta el momento no se ha logrado comprobar. "Siempre queda un remanente en una de las puertas de entre 100 y 200 personas, en este caso la puerta 14, los cuales terminan entrando porque le hacen llegar entradas o la misma Aprevide lo autoriza para evitar conflictos, lo cual no afecta la capacidad del estadio", dijo al respecto.

Cerca del final de su declaración, Gorbarán aseguró que a su entender "debió labrarse actuaciones por atentado y resistencia a la autoridad, lesiones agravadas y daño agravado en razón al personal policial lesionado como personal civil también, vehículos oficiales y particulares dañados". Nada dijo, en tanto, sobre la violencia policial desatada aquella tarde y noche en el Bosque, que terminó en la trágica muerte de Regueiro, cuya familia es representada en la causa por los abogados Marcelo Peña y Julián Rimada. También fueron aceptados como particulares damnificados el hincha Rodrigo Arballo (quien perdió su ojo izquierdo) y su novia. Ambos son patrocinados por los abogados Gustavo Galasso y Ezequiel Funes.