Malestar en la UCR platense por una decisión que le impedirá tener cuatro concejales | 0221
0221
Malestar en la UCR platense por una decisión que le impedirá tener cuatro concejales
ELECCIONES 2021

Malestar en la UCR platense por una decisión que le impedirá tener cuatro concejales

Sectores internos cuestionan que el modo en que se armaron las listas no los dejará aprovechar la buena elección que hizo Facundo Manes en La Plata.

15 de septiembre de 2021

Mientras la espuma de la celebración por los resultados de las elecciones del domingo pasado empieza a bajar, los análisis del resultado en el oficialismo de La Plata empiezan a hacer foco en situaciones particulares y a puntear a los ganadores y perdedores. En ese terreno comenzó a expresarse dentro del radicalismo, la principal fuerza que trabajó por la candidatura a diputado nacional de Facundo Manes, cierto malestar con la ingeniería aplicada para armar las listas locales, la cual le impedirá aprovechar la buena cosecha de votos del neurocientífico para hacer crecer la representación en el Concejo Deliberante.

Y en ese marco los apuntados son los dirigentes que encabezaron las listas platenses de "Dar el paso", el concejal Claudio Frangul y el diputado Diego Rovella, quienes en términos ajedrecísticos hicieron un "enroque": el primero encabezó la lista de diputados y el segundo la de los concejales. Es esa decisión, considerada "caprichosa" por sectores internos, la que frena el crecimiento.

En términos individuales podría leerse que ambos lograron el objetivo ya que, intercalados en el tercer lugar de las listas que encabezarán los candidatos de Garro, tienen prácticamente asegurado su ingreso a la Legislatura y el Concejo Deliberante. Sin embargo el reproche, que empieza a ser duro, apunta al impacto colectivo, ya que la UCR como partido se pierde la posibilidad de crecer en su representación en el deliberativo local y superar el techo de tres ediles que tiene ahora.

¿La explicación? El arrastre que produjo Manes en La Plata llevó a las listas locales a sacar casi el 40 por ciento de los votos de la interna de Juntos, algo que se suponía impensable en otro contexto. Esos números le permiten a la UCR incorporar a dos candidatos a concejales y un diputado en lugares "a salir". Sin embargo, en la práctica, sumará un solo concejal debido a que Frangul, a quien le quedaban dos años de mandato, asumirá como diputado bonaerense y será reemplazado por Sergio Sarlo, un dirigente afín a Garro.

Actualmente, dentro del bloque oficialista de 14 concejales hay tres radicales: Frangul, Verónica Rivas, a quienes les quedan dos años más de mandato, y Raúl Abraham, que concluye el suyo el 10 de diciembre. Si en el armado de listas de "Dar el paso" Frangul no hubiera sido candidato a diputado la representación radical crecería a cuatro concejales con el ingreso de Rovella y Manuela Forneris, quien será sexta en la lista con la que Garro competirá en las generales de noviembre. 

Un daño colateral que sufrirá el radicalismo por la salida anticipada de Frangul en el escenario post diciembre será, tal vez, la imposibilidad de pedir la presidencia del Concejo Deliberante e incluso la chance de perder la conducción del bloque. Con el resultado del domingo crecen las acciones de Javier Mor Roig y no es descabellado pensar que el intendente busque alguien de su riñón para la conducción de la bancada.

LAS FACTURAS

Los reproches empezaron a ser públicos en los sectores del radicalismo que se opusieron a un armado local propio y llamaron a votar a la lista de Garro, pero también empezaron a sonar por lo bajo en los grupos que participaron activamente en la campaña de Manes y ven frustrado el crecimiento en la representación institucional del radicalismo.

El tema fue motivo de discusiones calientes en los días previos al cierre de listas, cuando el sector de Miguel Bazze, al cual pertenece Rovella, aún impulsaba a Leandro Bazze, el hijo del dirigente nacional, para la diputación provincial. Achacan que hubo un acuerdo entre Rovella y Frangul para encabezar las listas sin atender la consecuencia que eso tendría.

Como Rovella y Bazze pertenecen al mismo sector, ambos no podían ser cabezas de lista. La definición del nombre del primer diputado empezó entonces a generar fuertes tensiones. Principalmente entre los "turcos", los salvadoristas platenses Frangul, Abraham y el secretario General de la Muncipalidad Raúl Cadáa.

El malestar llegó hasta el momento mismo de las firmas de la candidaturas, el 24 de julio pasado, y amenaza con convertirse ahora en una fuente de rencores de consecuencias futuras, cuando el armados de las listas por fin se resuelva. Cadáa reclamaba para sí el lugar que finalmente ocupó Frangul para evitar -precisamente- "regalar" esa banca de concejal al PRO

Lo que aliados de Frangul no pueden decir abiertamente porque forzarían una ruptura definitiva lo dijeron en las últimas horas los dirigentes de "Usina Radical", a la cual reportan Claudio Nucitelli, Eduardo Gennaro y Diego Vázquez, quienes pidieron una renovación y culparon a Rovella y Frangul porque -marcaron en un comunicado- “impusieron sus ambiciones personales por sobre los intereses del partido”.  

Consideraron que el actual presidente de la Junta Central, Rovella, “impuso su ambición por sobre los intereses del partido”. Y subrayaron que “por caprichos personales hoy el radicalismo en vez de estar a las puertas de tener cuatro concejales, va a tener tres y el PRO gana una banca en el concejo"

COMENTARIOS

Sectores internos cuestionan que el modo en que se armaron las listas no los dejará aprovechar la buena elección que hizo Facundo Manes en La Plata.
0221

Malestar en la UCR platense por una decisión que le impedirá tener cuatro concejales

Sectores internos cuestionan que el modo en que se armaron las listas no los dejará aprovechar la buena elección que hizo Facundo Manes en La Plata.
Malestar en la UCR platense por una decisión que le impedirá tener cuatro concejales

Mientras la espuma de la celebración por los resultados de las elecciones del domingo pasado empieza a bajar, los análisis del resultado en el oficialismo de La Plata empiezan a hacer foco en situaciones particulares y a puntear a los ganadores y perdedores. En ese terreno comenzó a expresarse dentro del radicalismo, la principal fuerza que trabajó por la candidatura a diputado nacional de Facundo Manes, cierto malestar con la ingeniería aplicada para armar las listas locales, la cual le impedirá aprovechar la buena cosecha de votos del neurocientífico para hacer crecer la representación en el Concejo Deliberante.

Y en ese marco los apuntados son los dirigentes que encabezaron las listas platenses de "Dar el paso", el concejal Claudio Frangul y el diputado Diego Rovella, quienes en términos ajedrecísticos hicieron un "enroque": el primero encabezó la lista de diputados y el segundo la de los concejales. Es esa decisión, considerada "caprichosa" por sectores internos, la que frena el crecimiento.

En términos individuales podría leerse que ambos lograron el objetivo ya que, intercalados en el tercer lugar de las listas que encabezarán los candidatos de Garro, tienen prácticamente asegurado su ingreso a la Legislatura y el Concejo Deliberante. Sin embargo el reproche, que empieza a ser duro, apunta al impacto colectivo, ya que la UCR como partido se pierde la posibilidad de crecer en su representación en el deliberativo local y superar el techo de tres ediles que tiene ahora.

¿La explicación? El arrastre que produjo Manes en La Plata llevó a las listas locales a sacar casi el 40 por ciento de los votos de la interna de Juntos, algo que se suponía impensable en otro contexto. Esos números le permiten a la UCR incorporar a dos candidatos a concejales y un diputado en lugares "a salir". Sin embargo, en la práctica, sumará un solo concejal debido a que Frangul, a quien le quedaban dos años de mandato, asumirá como diputado bonaerense y será reemplazado por Sergio Sarlo, un dirigente afín a Garro.

Actualmente, dentro del bloque oficialista de 14 concejales hay tres radicales: Frangul, Verónica Rivas, a quienes les quedan dos años más de mandato, y Raúl Abraham, que concluye el suyo el 10 de diciembre. Si en el armado de listas de "Dar el paso" Frangul no hubiera sido candidato a diputado la representación radical crecería a cuatro concejales con el ingreso de Rovella y Manuela Forneris, quien será sexta en la lista con la que Garro competirá en las generales de noviembre. 

Un daño colateral que sufrirá el radicalismo por la salida anticipada de Frangul en el escenario post diciembre será, tal vez, la imposibilidad de pedir la presidencia del Concejo Deliberante e incluso la chance de perder la conducción del bloque. Con el resultado del domingo crecen las acciones de Javier Mor Roig y no es descabellado pensar que el intendente busque alguien de su riñón para la conducción de la bancada.

LAS FACTURAS

Los reproches empezaron a ser públicos en los sectores del radicalismo que se opusieron a un armado local propio y llamaron a votar a la lista de Garro, pero también empezaron a sonar por lo bajo en los grupos que participaron activamente en la campaña de Manes y ven frustrado el crecimiento en la representación institucional del radicalismo.

El tema fue motivo de discusiones calientes en los días previos al cierre de listas, cuando el sector de Miguel Bazze, al cual pertenece Rovella, aún impulsaba a Leandro Bazze, el hijo del dirigente nacional, para la diputación provincial. Achacan que hubo un acuerdo entre Rovella y Frangul para encabezar las listas sin atender la consecuencia que eso tendría.

Como Rovella y Bazze pertenecen al mismo sector, ambos no podían ser cabezas de lista. La definición del nombre del primer diputado empezó entonces a generar fuertes tensiones. Principalmente entre los "turcos", los salvadoristas platenses Frangul, Abraham y el secretario General de la Muncipalidad Raúl Cadáa.

El malestar llegó hasta el momento mismo de las firmas de la candidaturas, el 24 de julio pasado, y amenaza con convertirse ahora en una fuente de rencores de consecuencias futuras, cuando el armados de las listas por fin se resuelva. Cadáa reclamaba para sí el lugar que finalmente ocupó Frangul para evitar -precisamente- "regalar" esa banca de concejal al PRO

Lo que aliados de Frangul no pueden decir abiertamente porque forzarían una ruptura definitiva lo dijeron en las últimas horas los dirigentes de "Usina Radical", a la cual reportan Claudio Nucitelli, Eduardo Gennaro y Diego Vázquez, quienes pidieron una renovación y culparon a Rovella y Frangul porque -marcaron en un comunicado- “impusieron sus ambiciones personales por sobre los intereses del partido”.  

Consideraron que el actual presidente de la Junta Central, Rovella, “impuso su ambición por sobre los intereses del partido”. Y subrayaron que “por caprichos personales hoy el radicalismo en vez de estar a las puertas de tener cuatro concejales, va a tener tres y el PRO gana una banca en el concejo"