miércoles 10 de julio de 2024

Detectan graves irregularidades en el Acueducto Norte y ABSA desvinculó a la empresa

La empresa redujo al mínimo el funcionamiento del acueducto y desvinculó a la compañía responsable de la obra contratada por María Eugenia Vidal.

--:--

La empresa ABSA detectó graves irregularidades en la construcción del "Acueducto Norte" con el que se pretendía terminar con los problemas de provisión de agua de unos 30 mil vecinos de Gonnet y Villa Castells, por lo que decidió reducir al mínimo el flujo de agua a través de esa cañería y desvincular a la empresa que estaba a cargo de la obra. La gravedad del planteo alcanza a la propia compañía, la cual habría realizado "deficientes" controles del cumplimiento de los trabajos tal cual estaban previstos.

Según trascendió, la empresa inició el proceso de desvinculación de la compañía por irregularidades en la construcción e incumplimiento. El conducto, propuesto por la gestión de María Eugenia Vidal para mitigar los inconvenientes en esas zonas de la capital provincial, nunca pudo ser operada a tal fin, generando una constante inversión en reparaciones inconducentes que obligaron a reducir su operatividad.

Lee además

La obra del Acueducto Norte comenzó a mediados de 2017 y estuvo a cargo de la UTE constituida por Coninsa SA y Mario Caroleo SA, pero nunca superó la instancia de prueba hidráulica que permitiera su operación definitiva. Pese a ello, la anterior gestión al frente de ABSA "cumplió con los pagos de una obra inútil" que ascienden a 83 millones de pesos

Al asumir Axel Kicillof, la gestión que encabeza Germán Ciucci al frente de ABSA inició una auditoría interna que detectó las irregularidades y el incumplimiento en diferentes instancias de la obra que impiden a la empresa prestadora de los servicios de agua y cloacas en la región, tomar de manera definitiva la operación del Acueducto.

Los problemas que llevan a la imposibilidad de operar la cañería son varios, pero las principales irregularidades se dan en el proceso constructivo. Durante el período de obra, la empresa omitió etapas necesarias para la correcta operación de la cañería a fines de proveer el servicio de agua potable. Según trascendió, esas omisiones van desde fallas en el empalme de los caños, hasta la inexistencia en la preparación del suelo para la nivelación de los mismos, impidiendo que el acueducto tolere la presión necesaria para conducir el agua potable a los casi 30.000 usuarios a quienes se le prometió el servicio.

Informes que hizo la empresa detallan que personal de ABSA que intervino en las reparaciones, detectó que en las excavaciones realizadas al momento de las roturas se observa suelo no seleccionado, homogéneo en la zanja, sin estratificación o evidencia de recambio, y los caños no apoyados sobre arena. Esta situación genera constantes roturas en diferentes sectores de la traza que implican la salida permanente de funcionamiento, aparte de una erogación constante en reparaciones que asciende a más a 55 millones de pesos.

Trascendió que ABSA inició las investigaciones que no descartan una complicidad interna que permitió el avance del proceso de obra, situación evidente en la pasividad de las instancias de inspección, ya que según indican los informes se dejó avanzar sin la ingeniería ejecutiva, se solicitaron las pruebas hidráulicas, pero no se exigió con medidas extremas. Recién al final, se realizó un análisis adecuado, cuando la obra ya estaba avanzada en un 97%, al detectarse los errores al momento de la puesta en marcha.

El informe que hizo la empresa concluye que la conducción de obra por parte de la constructora evidencia impericia de sus jefes de obra y pasividad por parte de la inspección de ABSA.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar