Piparo salió a respaldar a Chocobar antes del veredicto y causó polémica en las redes | 0221
0221
Piparo salió a respaldar a Chocobar antes del veredicto y causó polémica en las redes
HOMICIDIO AGRAVADO

Piparo salió a respaldar a Chocobar antes del veredicto y causó polémica en las redes

La legisladora y funcionaria local publicó una foto junto al policía y le dedicó unas palabras que encendieron la mecha: "Sé que honrás el uniforme que vestís".

28 de mayo de 2021

Recién a las 15 se conocerá en Comodoro Py el veredicto judicial sobre Luis Chocobar (33), el policía bonaerense acusado de "homicidio agravado" por la muerte del salteño Juan Pablo Kukoc, de 18 años. El caso fue paradigmático porque dividió aguas en torno a quienes defendieron su accionar y quienes, por el contrario, lo repudiaron.

El hecho ocurrió el 8 de diciembre de 2017, a pocos metros de Caminito (La Boca, CABA). Fue después de que Kulok (junto a otros dos cómplices) atacara a cuchillazos al turista estadounidense Frank Wolek para robarle e intentara escapar. Tras una persecusión, Chocobar disparó varias veces y acertó tres: dos en el muslo y uno en la espalda, el disparo que provocó su muerte.

Apenas horas antes del veredicto, Carolina Píparo, la diputada bonaerense de Juntos por el Cambio y secretaria de Atención a la Víctima y Políticas de Género de la Municipalidad de La Plata (cargo que ocupa, para esquivar la incompantibilidad, ad honorem), publicó una foto junto a Chocobar en su cuenta oficial de Twitter y le dedicó un mensaje: "Sé de tu valentía y compromiso, sé que honras el uniforme que vestís. Ojalá reine el sentido común. Hoy, como siempre, estoy con vos #FuerzaChocobar".

Su mensaje despertó adhesiones pero también un fuerte repudio en las redes sociales, sobre todo entre quienes recordaron su polémico accionar en el delito que cometió su marido, Juan Ignacio Buzali, el pasado 1 de enero, cuando arrastraron y dejaron abandonados a dos motociclistas inocentes creyendo que eran otros que los habían asaltado momentos antes.

Es que la diputada no solo no se comunicó nunca con las personas que resultaron heridas en el hecho, a pesar de ocupar en el Municipio un cargo vinculado al tema, sino que además defendió a ultranza el accionar de ambos durante esa noche. Los usuarios de esa red social aludieron a su defensa (desde el primer momento, cabe decir) a Chocobar, y se burlaron aludiendo al delito por el cual Buzali sigue preso con preventiva domiciliaria en su casa del Grand Bell.

A poco tiempo de conocido el caso, el Centro de Estudios Legales y Sociales se expidió de la siguiente manera: "El robo ocurrió a más de tres cuadras del lugar en el que Chocobar disparó siete veces. Si un funcionario estatal utiliza un arma letal de manera injustificada y ocasiona la muerte de una persona que no era una amenaza a la vida del policía o de una tercera persona, se trata de un hecho al que los sistemas internacionales de protección de derechos denominan ejecución sumaria o extrajudicial y constituye una violación de los derechos a la vida y a la integridad física",

"Si el policía se equivoca sobre la existencia de una agresión o utiliza la fuerza en forma desproporcionada e irracional, el caso se puede resolver como un exceso en legítima defensa; es decir, el policía comete un delito por su negligencia", explicaron. El organismo agregó también que "se busca nuevamente instalar la idea de que existe un “garantismo” que conduce a la impunidad de los delincuentes y que la alternativa a ello es “soltarle la mano” a la policía para que actúe sin respetar las reglas. La falsedad de esta dicotomía la demuestra el hecho de que el otro asaltante, que consiguió escapar, fue luego localizado y detenido. Ese podría haber sido el destino de Juan Pablo Kukoc, de 18 años, la víctima fatal del hecho".

El pedido de la Fiscalía (a cargo de Susana Pernas) en el juicio, al que el policía llegó en libertad, fue de tres años de prisión que no se harán efectivos (ya que una pena menor a tres años y un día queda en suspenso) y 6 de inhabilitación para ejercer sus funciones. Consideró que se trató de un homicidio agravado pero cometido con "exceso en el cumplimiento de un deber".

La familia de Kukok, como particular daminificada, está representada por Pablo Rovatti, titular del Programa de Asistencia y Patrocinio Jurídico a Víctimas de Delitos de la Defensoría General de la Nación. El abogado consideró en su alegato que Chocobar merece la pena máxima, por haber cometido un homicidio agravado siendo funcionario de policía con abuso de sus funciones: la calificó de "ejecución extrajudicial" y pidió prisión perpetua.

La defensa, a cargo de Fernando Soto, pidió la absolución al considerar que el imputado actuó en legítima defensa. Serán los jueces del Tribunal Oral de Menores N° 2, Fernando Pisano, Jorge Apolo y Adolfo Calvete quienes pasarán a deliberar hasta las 15, cuando darán a conocer el veredicto.

El resultado judicial sin dudas marcará un antes y un después frente a lo que los organismos de Derechos Humanos defiinieron como Doctrina Chocobar, es decir el impulso social -y no necesariamente correlacionado con la ley- que promueve y habilita el mayor uso de la fuerza -en este caso un arma de fuego frente a un arma blanca- por parte de la policía para dirimir delitos o atrapar,cueste lo que cueste, a quienes los cometen.

En un tema donde la política elige ubicarse de uno u otro lado de la grieta, la diputada Píparo salió a mostrar públicamente su apoyo al accionar policial. Chocobar, por su parte, dio sus palabras finales antes de que la Justicia dicte el veredicto (condenatorio o absolutorio): "Gracias señores jueces por darme esta oportunidad. Quería decirles que yo cumplí con la ley. Cumplí con mi deber. Le pido a Dios que los ilumine para que tomen la mejor decisión".

COMENTARIOS

La legisladora y funcionaria local publicó una foto junto al policía y le dedicó unas palabras que encendieron la mecha: "Sé que honrás el uniforme que vestís".
0221

Piparo salió a respaldar a Chocobar antes del veredicto y causó polémica en las redes

La legisladora y funcionaria local publicó una foto junto al policía y le dedicó unas palabras que encendieron la mecha: "Sé que honrás el uniforme que vestís".
Piparo salió a respaldar a Chocobar antes del veredicto y causó polémica en las redes

Recién a las 15 se conocerá en Comodoro Py el veredicto judicial sobre Luis Chocobar (33), el policía bonaerense acusado de "homicidio agravado" por la muerte del salteño Juan Pablo Kukoc, de 18 años. El caso fue paradigmático porque dividió aguas en torno a quienes defendieron su accionar y quienes, por el contrario, lo repudiaron.

El hecho ocurrió el 8 de diciembre de 2017, a pocos metros de Caminito (La Boca, CABA). Fue después de que Kulok (junto a otros dos cómplices) atacara a cuchillazos al turista estadounidense Frank Wolek para robarle e intentara escapar. Tras una persecusión, Chocobar disparó varias veces y acertó tres: dos en el muslo y uno en la espalda, el disparo que provocó su muerte.

Apenas horas antes del veredicto, Carolina Píparo, la diputada bonaerense de Juntos por el Cambio y secretaria de Atención a la Víctima y Políticas de Género de la Municipalidad de La Plata (cargo que ocupa, para esquivar la incompantibilidad, ad honorem), publicó una foto junto a Chocobar en su cuenta oficial de Twitter y le dedicó un mensaje: "Sé de tu valentía y compromiso, sé que honras el uniforme que vestís. Ojalá reine el sentido común. Hoy, como siempre, estoy con vos #FuerzaChocobar".

Su mensaje despertó adhesiones pero también un fuerte repudio en las redes sociales, sobre todo entre quienes recordaron su polémico accionar en el delito que cometió su marido, Juan Ignacio Buzali, el pasado 1 de enero, cuando arrastraron y dejaron abandonados a dos motociclistas inocentes creyendo que eran otros que los habían asaltado momentos antes.

Es que la diputada no solo no se comunicó nunca con las personas que resultaron heridas en el hecho, a pesar de ocupar en el Municipio un cargo vinculado al tema, sino que además defendió a ultranza el accionar de ambos durante esa noche. Los usuarios de esa red social aludieron a su defensa (desde el primer momento, cabe decir) a Chocobar, y se burlaron aludiendo al delito por el cual Buzali sigue preso con preventiva domiciliaria en su casa del Grand Bell.

A poco tiempo de conocido el caso, el Centro de Estudios Legales y Sociales se expidió de la siguiente manera: "El robo ocurrió a más de tres cuadras del lugar en el que Chocobar disparó siete veces. Si un funcionario estatal utiliza un arma letal de manera injustificada y ocasiona la muerte de una persona que no era una amenaza a la vida del policía o de una tercera persona, se trata de un hecho al que los sistemas internacionales de protección de derechos denominan ejecución sumaria o extrajudicial y constituye una violación de los derechos a la vida y a la integridad física",

"Si el policía se equivoca sobre la existencia de una agresión o utiliza la fuerza en forma desproporcionada e irracional, el caso se puede resolver como un exceso en legítima defensa; es decir, el policía comete un delito por su negligencia", explicaron. El organismo agregó también que "se busca nuevamente instalar la idea de que existe un “garantismo” que conduce a la impunidad de los delincuentes y que la alternativa a ello es “soltarle la mano” a la policía para que actúe sin respetar las reglas. La falsedad de esta dicotomía la demuestra el hecho de que el otro asaltante, que consiguió escapar, fue luego localizado y detenido. Ese podría haber sido el destino de Juan Pablo Kukoc, de 18 años, la víctima fatal del hecho".

El pedido de la Fiscalía (a cargo de Susana Pernas) en el juicio, al que el policía llegó en libertad, fue de tres años de prisión que no se harán efectivos (ya que una pena menor a tres años y un día queda en suspenso) y 6 de inhabilitación para ejercer sus funciones. Consideró que se trató de un homicidio agravado pero cometido con "exceso en el cumplimiento de un deber".

La familia de Kukok, como particular daminificada, está representada por Pablo Rovatti, titular del Programa de Asistencia y Patrocinio Jurídico a Víctimas de Delitos de la Defensoría General de la Nación. El abogado consideró en su alegato que Chocobar merece la pena máxima, por haber cometido un homicidio agravado siendo funcionario de policía con abuso de sus funciones: la calificó de "ejecución extrajudicial" y pidió prisión perpetua.

La defensa, a cargo de Fernando Soto, pidió la absolución al considerar que el imputado actuó en legítima defensa. Serán los jueces del Tribunal Oral de Menores N° 2, Fernando Pisano, Jorge Apolo y Adolfo Calvete quienes pasarán a deliberar hasta las 15, cuando darán a conocer el veredicto.

El resultado judicial sin dudas marcará un antes y un después frente a lo que los organismos de Derechos Humanos defiinieron como Doctrina Chocobar, es decir el impulso social -y no necesariamente correlacionado con la ley- que promueve y habilita el mayor uso de la fuerza -en este caso un arma de fuego frente a un arma blanca- por parte de la policía para dirimir delitos o atrapar,cueste lo que cueste, a quienes los cometen.

En un tema donde la política elige ubicarse de uno u otro lado de la grieta, la diputada Píparo salió a mostrar públicamente su apoyo al accionar policial. Chocobar, por su parte, dio sus palabras finales antes de que la Justicia dicte el veredicto (condenatorio o absolutorio): "Gracias señores jueces por darme esta oportunidad. Quería decirles que yo cumplí con la ley. Cumplí con mi deber. Le pido a Dios que los ilumine para que tomen la mejor decisión".