Mató a un joven en las picadas del Bosque y lo procesan por homicidio con dolo eventual | 0221
0221
Mató a un joven en las picadas del Bosque y lo procesan por homicidio con dolo eventual
LA MUERTE DE IVÁN GÓMEZ

Mató a un joven en las picadas del Bosque y lo procesan por homicidio con dolo eventual

Iván Gómez (28) murió el 20 de noviembre de 2019 a la madrugada, después de que otro joven lo chocara con su auto en medio del Bosque platense. Sigue libre. 

28 de abril de 2021

En los últimos días hubo un cambio importante en la causa por la muerte de Leandro Iván Gómez, el joven que a sus 28 años perdió la vida tras ser atropellado brutalmente por Axel Nahuel D'elía, de por entonces 23, en medio de una presunta "picada" en el Paseo del Bosque. Iván estaba en su moto, detenido cerca del Monumento del Bosque, cuando el joven que conducía un Volkswagen Gol a alta velocidad embistió contra él, lo dejó gravemente herido y emprendió la fuga. Finalmente, Iván no pudo más y falleció en el hospital San Martín.

Desde entonces, la causa llevada adelante por la fiscal María Scarpino no parecía tener muchos avances. Sin embargo, durante todo el 2020 la querella a cargo del abogado Daniel Galleguillo (que representa al papá del joven, Jorge Gómez) estuvo presentando pruebas para confirmar que no se trató de un homicidio culposo (no intencional) sino de un homicidio simple con dolo eventual.

Esto significa, en términos coloquiales, que a sabiendas del resultado y daño que puede provocar con su accionar, la persona continúa haciéndolo más allá de las consecuencias que -sabe- podría tener.  

Se trata de una delgada línea en cuanto a la responsabilidad penal, que se podría definir así: un homicidio culposo se juzga en un juzgado correccional mientras que uno con dolo eventual debe ser juzgado por un tribunal penal. Eso es lo que busca la familia del joven, que desde noviembre del 2019 espera resoluciones por parte de la Justicia platense. 

D'Elía está libre desde entonces y la familia denunció que incluso viajó hacia el interior de la provincia sin haber tomado nunca responsabilidad por la muerte de Gómez, que era deportista y estudiante de Informática en la UNLP. El abogado de la familia, en tanto, pidió que se lo llame a declaración indagatoria bajo la nueva carátula, aceptada por la fiscal Scarpino.

A pesar del éxito en el cambio de carátula, las idas y vueltas en el fuero penal siguen retrasando nuevas resoluciones. Es que por cuestiones de plazos y competencias, la causa pasó por las manos del fiscal general Héctor Vogliolo, que la devolvió al despacho del juez de Garantías Eduardo Silva Pelossi. 

Ahora será turno de la fiscal Scarpino, especializada en delitos culposos, de decidir si llevará adelante esta causa o la derivará a otro fiscal que estuviese de turno cuando aconteció el hecho. En ese sentido, la familia de Iván Gómez redactó una carta pública pero especialmente dirigida al Poder Judicial local, para que presten atención a su causa y resuelvan investigar al autor del homicidio.

LA CARTA COMPLETA

Fiscales, Fiscales Generales, jueces de garantías, camaristas, tienen varias cosas en común, puestos con nombres rimbombantes, puestos casi aristocráticos, imbuidos de pedestales, por una función noble, administrar justicia. Sueldos elevadísimos, intangibilidad de sus remuneraciones, beneficios de dos prolongadas licencias anuales, una vez que se jubilan, jubilaciones privilegiadas, que se transforman en pensiones privilegiadas para sus cónyuges una vez que los magistrados parten de esta vida, cada uno de ellos nos pueden demandar 60 años entre servicio activo, jubilación y pensión, todo pago con el esfuerzo de empleados, obreros, trabajadores en negro, cartoneros y cuanto mortal ande por estas tierras y tribute a lo largo de su vida.

¿Hasta qué punto es republicano y democrático que los mas deban soportar la carga de esta clase de minoría? Vaya una muestra de algo que forma parte del folklore tribunalicio, soy el padre de Leandro Iván Gómez, quien el 20 de noviembre a las 3:00 AM fue asesinado por el conductor de un coche, que luego de correr picadas alcoholizado, no tuvo mejor idea que salir a toda velocidad con su coche, poner freno de mano, quemar cubiertas y hacerlo girar sobre si mismo, para salir a toda velocidad en contramano, y en contramano hizo volar a mi hijo por los aires, lo mató usando el auto como arma, sabiendo lo que hacía, y huyó del lugar, y fue perseguido por motociclistas y por un coche, que además dieron aviso al 911 mientras lo perseguían.

Cuanto digo se encuentra probado en la Causa y tan probado, que después de un año de aportar testigos, interrogarlos junto con mi abogado, este pidió al juez de garantías el cambio de calificación, de homicidio culposo a homicidio simple con dolo eventual, la fiscal accedió, pero como su fiscalía es de delitos culposos, pidió que se de intervención al fiscal en turno el día del hecho para que siga con la causa.

Mi abogado y la Fiscal pidieron lo mismo, que se de intervención al fiscal en turno para que indague por homicidio simple, ¿y qué hizo el juez?. A la velocidad de la luz rechazó el planteo, sin decir de forma clara el por qué y le envió la causa al fiscal general,  para que diga si los términos de la causa se encuentran o no vencidos. Con mi abogado le pedimos al Fiscal General, que dé intervención al fiscal de turno el día del hecho, o que autorice a la Fiscal para que llame a indagatoria por homicidio simple, al fin y al cabo él es el jefe de todos los fiscales de La Plata. ¿Qué hizo el fiscal general? Raudamente volvió a enviar la causa a la fiscal de origen, para que diga si la causa está fuera de los plazos o no.

Cualquier lector sabe que jueces y magistrados judiciales se hacen llamar “Sus Señorías”, cada vez estoy más convencido de que juegan a la ronda con los dolores ajenos, desde sus mundos versallescos se parecen a los caros cortesanos de los luises, comparten con estos el estar alejados del estado llano, costar mucho dinero al erario público y ser inútiles, haraganes o faltos de compromiso con su función. Los comunes, contamos con derechos, pero estamos a la intemperie, porque los que deben aplicar las normas se dedican a hablar pomposidades en lenguajes incomprensibles, a falta de compromiso, pompa, a falta de determinación, más pompa, a falta de responsabilidad, más pompa, se leerán ellos mismos y admirarán por sus giros lingüísticos con latinismos arcaicos, palabras inventadas para la ocasión, y decires sinuosos de dudoso buen gusto, pero huecos de contenido.

Pronto veremos si esta ronda se corta o no, trabajo y lucho para que se corte, y estoy convencido de que lo lograré, ya que el decir justicia, el buscarla y lograr que se aplique a cada caso es tarea de las personas comunes, convencido de ello es lo que haré, la memoria de mi hijo asesinado depende de sus padres, amigos, compañeros del gimnasio y cuantos lo conocieron, hoy mas que nunca se que esto es así y se logrará a pesar de los que juegan a la roda.

JORGE GÓMEZ, papá de Iván.

COMENTARIOS

Iván Gómez (28) murió el 20 de noviembre de 2019 a la madrugada, después de que otro joven lo chocara con su auto en medio del Bosque platense. Sigue libre. 
0221

Mató a un joven en las picadas del Bosque y lo procesan por homicidio con dolo eventual

Iván Gómez (28) murió el 20 de noviembre de 2019 a la madrugada, después de que otro joven lo chocara con su auto en medio del Bosque platense. Sigue libre. 
Mató a un joven en las picadas del Bosque y lo procesan por homicidio con dolo eventual

En los últimos días hubo un cambio importante en la causa por la muerte de Leandro Iván Gómez, el joven que a sus 28 años perdió la vida tras ser atropellado brutalmente por Axel Nahuel D'elía, de por entonces 23, en medio de una presunta "picada" en el Paseo del Bosque. Iván estaba en su moto, detenido cerca del Monumento del Bosque, cuando el joven que conducía un Volkswagen Gol a alta velocidad embistió contra él, lo dejó gravemente herido y emprendió la fuga. Finalmente, Iván no pudo más y falleció en el hospital San Martín.

Desde entonces, la causa llevada adelante por la fiscal María Scarpino no parecía tener muchos avances. Sin embargo, durante todo el 2020 la querella a cargo del abogado Daniel Galleguillo (que representa al papá del joven, Jorge Gómez) estuvo presentando pruebas para confirmar que no se trató de un homicidio culposo (no intencional) sino de un homicidio simple con dolo eventual.

Esto significa, en términos coloquiales, que a sabiendas del resultado y daño que puede provocar con su accionar, la persona continúa haciéndolo más allá de las consecuencias que -sabe- podría tener.  

Se trata de una delgada línea en cuanto a la responsabilidad penal, que se podría definir así: un homicidio culposo se juzga en un juzgado correccional mientras que uno con dolo eventual debe ser juzgado por un tribunal penal. Eso es lo que busca la familia del joven, que desde noviembre del 2019 espera resoluciones por parte de la Justicia platense. 

D'Elía está libre desde entonces y la familia denunció que incluso viajó hacia el interior de la provincia sin haber tomado nunca responsabilidad por la muerte de Gómez, que era deportista y estudiante de Informática en la UNLP. El abogado de la familia, en tanto, pidió que se lo llame a declaración indagatoria bajo la nueva carátula, aceptada por la fiscal Scarpino.

A pesar del éxito en el cambio de carátula, las idas y vueltas en el fuero penal siguen retrasando nuevas resoluciones. Es que por cuestiones de plazos y competencias, la causa pasó por las manos del fiscal general Héctor Vogliolo, que la devolvió al despacho del juez de Garantías Eduardo Silva Pelossi. 

Ahora será turno de la fiscal Scarpino, especializada en delitos culposos, de decidir si llevará adelante esta causa o la derivará a otro fiscal que estuviese de turno cuando aconteció el hecho. En ese sentido, la familia de Iván Gómez redactó una carta pública pero especialmente dirigida al Poder Judicial local, para que presten atención a su causa y resuelvan investigar al autor del homicidio.

LA CARTA COMPLETA

Fiscales, Fiscales Generales, jueces de garantías, camaristas, tienen varias cosas en común, puestos con nombres rimbombantes, puestos casi aristocráticos, imbuidos de pedestales, por una función noble, administrar justicia. Sueldos elevadísimos, intangibilidad de sus remuneraciones, beneficios de dos prolongadas licencias anuales, una vez que se jubilan, jubilaciones privilegiadas, que se transforman en pensiones privilegiadas para sus cónyuges una vez que los magistrados parten de esta vida, cada uno de ellos nos pueden demandar 60 años entre servicio activo, jubilación y pensión, todo pago con el esfuerzo de empleados, obreros, trabajadores en negro, cartoneros y cuanto mortal ande por estas tierras y tribute a lo largo de su vida.

¿Hasta qué punto es republicano y democrático que los mas deban soportar la carga de esta clase de minoría? Vaya una muestra de algo que forma parte del folklore tribunalicio, soy el padre de Leandro Iván Gómez, quien el 20 de noviembre a las 3:00 AM fue asesinado por el conductor de un coche, que luego de correr picadas alcoholizado, no tuvo mejor idea que salir a toda velocidad con su coche, poner freno de mano, quemar cubiertas y hacerlo girar sobre si mismo, para salir a toda velocidad en contramano, y en contramano hizo volar a mi hijo por los aires, lo mató usando el auto como arma, sabiendo lo que hacía, y huyó del lugar, y fue perseguido por motociclistas y por un coche, que además dieron aviso al 911 mientras lo perseguían.

Cuanto digo se encuentra probado en la Causa y tan probado, que después de un año de aportar testigos, interrogarlos junto con mi abogado, este pidió al juez de garantías el cambio de calificación, de homicidio culposo a homicidio simple con dolo eventual, la fiscal accedió, pero como su fiscalía es de delitos culposos, pidió que se de intervención al fiscal en turno el día del hecho para que siga con la causa.

Mi abogado y la Fiscal pidieron lo mismo, que se de intervención al fiscal en turno para que indague por homicidio simple, ¿y qué hizo el juez?. A la velocidad de la luz rechazó el planteo, sin decir de forma clara el por qué y le envió la causa al fiscal general,  para que diga si los términos de la causa se encuentran o no vencidos. Con mi abogado le pedimos al Fiscal General, que dé intervención al fiscal de turno el día del hecho, o que autorice a la Fiscal para que llame a indagatoria por homicidio simple, al fin y al cabo él es el jefe de todos los fiscales de La Plata. ¿Qué hizo el fiscal general? Raudamente volvió a enviar la causa a la fiscal de origen, para que diga si la causa está fuera de los plazos o no.

Cualquier lector sabe que jueces y magistrados judiciales se hacen llamar “Sus Señorías”, cada vez estoy más convencido de que juegan a la ronda con los dolores ajenos, desde sus mundos versallescos se parecen a los caros cortesanos de los luises, comparten con estos el estar alejados del estado llano, costar mucho dinero al erario público y ser inútiles, haraganes o faltos de compromiso con su función. Los comunes, contamos con derechos, pero estamos a la intemperie, porque los que deben aplicar las normas se dedican a hablar pomposidades en lenguajes incomprensibles, a falta de compromiso, pompa, a falta de determinación, más pompa, a falta de responsabilidad, más pompa, se leerán ellos mismos y admirarán por sus giros lingüísticos con latinismos arcaicos, palabras inventadas para la ocasión, y decires sinuosos de dudoso buen gusto, pero huecos de contenido.

Pronto veremos si esta ronda se corta o no, trabajo y lucho para que se corte, y estoy convencido de que lo lograré, ya que el decir justicia, el buscarla y lograr que se aplique a cada caso es tarea de las personas comunes, convencido de ello es lo que haré, la memoria de mi hijo asesinado depende de sus padres, amigos, compañeros del gimnasio y cuantos lo conocieron, hoy mas que nunca se que esto es así y se logrará a pesar de los que juegan a la roda.

JORGE GÓMEZ, papá de Iván.