Dirigentes que no deciden y el fútbol no sale de su laberinto | 0221
0221
0221

Dirigentes que no deciden y el fútbol no sale de su laberinto

El fútbol argentino no decide nada y está en la más absoluta incertidumbre ¿AFA pasó a ser una dependencia más del gobierno? En realidad eso pasa hace tiempo.

El fútbol y la política siempre fueron de la mano, con radicales, con peronistas, con militares, con menemistas, con kircheneristas, macristas y ahora también.

Julio Grondona, que supo perpetrarse en el poder con una gran sagacidad, se acomodó a los vaivenes gubernamentales pero al menos su voz se hacía escuchar, salvo en el último tiempo cuando tuvo que agachar la cabeza al torneo de 30 equipos porque era la única manera que el gobierno de Cristina no le soltara la mano y todo se vaya al precipicio.

La era pos Grondona tuvo la “capacidad” de empeorar todo. Primero Segura, después el papelón del 38 a 38, después Armando Pérez, luego el poder de Claudio Tapia, con Hugo Moyano y Daniel Angelici como principales laderos, y en los últimos meses la escalada de Marcelo Tinelli, que parecía querer revolucionar y hoy es mirado con absoluta desconfianza por varios de sus pares.

En medio de todo este lío y de decisiones apresuras por intereses políticos y económicos, y con la pandemia como escudo, el fútbol argentino no sabe para donde ir, ni qué jugar, ni cómo jugar, ni para qué jugar, y ni siquiera cuándo volver a entrenar.

Las reuniones que van y que vienen, y son más las que se suspenden que las que se concretan. Está todo más que nunca atado a que el gobierno de Alberto Fernández le levante el pulgar para al menos, con protocolos mediantes, los planteles puedan entrenar y más teniendo en cuenta el “apuro” que le metió la Conmebol diagramando la Libertadores y la Sudamericana.

¿Cuánto hace que no se juegan dos temporadas iguales? Habría que buscar y desempolvar archivos. Apertura, Clausura, Inicial, Final, Torneo de Transición, Torneo de Primera División, Superliga, Copa de la Superliga, ahora Liga Profesional, que todos contra todos, que dos zonas, torneos con clásicos, torneos sin clásicos, con público, canchas vacías, con visitantes, sin visitantes, con descensos, con descensos suspendidos, que 20 equipos, con 30 equipos, con 28, con 26, con 24, y podríamos seguir citando mil ejemplos.

El famoso torneo de 6 grupos de 4 equipos cada uno, con una fecha de clásicos que se tiró a la hoguera para pulsar la opinión de la gente y de los medios recibió cachetazos por todos lados. A nadie lo convence, pero Fox y Turner que vienen pagando los derechos de la TV presionan para que la industria fútbol levante sus cortinas de una buena vez.

Con el tema de los clásicos ya hay varias voces disidentes como Ríver, Boca, Rosario Central, Newell`s y Estudiantes que no están de acuerdo, salvando que por una cuestión de resultados deban cruzarse en algún momento pero no como algo impuesto.

La TV quiere algo “atractivo” y los clásicos lo son pero los clubes que se oponen argumentan y con buen criterio que con tanto tiempo de parate sería someter a los equipos a un desgaste innecesario y que por más que se jugaría todo a puertas cerradas demandaría un movimiento de operativos de seguridad que no serían lógicos cuando hoy la policía tienen otras prioridades.

Serán los últimos días de julio jornadas de decisiones. Deberían serlo. Así no da para más. Hoy en los tantos borradores que hay el 7 de agosto está marcado como la fecha para los hisopados de los planteles, el 10 para volver a entrenar y el 27 de septiembre para que se reinicie la competencia. Veremos. El potencial es el tiempo verbal que mejor conjuga el fútbol argentino, es decir la nada misma.

Dirigentes que no deciden y el fútbol no sale de su laberinto
La pandemia del fútbol

Dirigentes que no deciden y el fútbol no sale de su laberinto

El fútbol argentino no decide nada y está en la más absoluta incertidumbre ¿AFA pasó a ser una dependencia más del gobierno? En realidad eso pasa hace tiempo.

26 de julio de 2020

El fútbol y la política siempre fueron de la mano, con radicales, con peronistas, con militares, con menemistas, con kircheneristas, macristas y ahora también.

Julio Grondona, que supo perpetrarse en el poder con una gran sagacidad, se acomodó a los vaivenes gubernamentales pero al menos su voz se hacía escuchar, salvo en el último tiempo cuando tuvo que agachar la cabeza al torneo de 30 equipos porque era la única manera que el gobierno de Cristina no le soltara la mano y todo se vaya al precipicio.

La era pos Grondona tuvo la “capacidad” de empeorar todo. Primero Segura, después el papelón del 38 a 38, después Armando Pérez, luego el poder de Claudio Tapia, con Hugo Moyano y Daniel Angelici como principales laderos, y en los últimos meses la escalada de Marcelo Tinelli, que parecía querer revolucionar y hoy es mirado con absoluta desconfianza por varios de sus pares.

En medio de todo este lío y de decisiones apresuras por intereses políticos y económicos, y con la pandemia como escudo, el fútbol argentino no sabe para donde ir, ni qué jugar, ni cómo jugar, ni para qué jugar, y ni siquiera cuándo volver a entrenar.

Las reuniones que van y que vienen, y son más las que se suspenden que las que se concretan. Está todo más que nunca atado a que el gobierno de Alberto Fernández le levante el pulgar para al menos, con protocolos mediantes, los planteles puedan entrenar y más teniendo en cuenta el “apuro” que le metió la Conmebol diagramando la Libertadores y la Sudamericana.

¿Cuánto hace que no se juegan dos temporadas iguales? Habría que buscar y desempolvar archivos. Apertura, Clausura, Inicial, Final, Torneo de Transición, Torneo de Primera División, Superliga, Copa de la Superliga, ahora Liga Profesional, que todos contra todos, que dos zonas, torneos con clásicos, torneos sin clásicos, con público, canchas vacías, con visitantes, sin visitantes, con descensos, con descensos suspendidos, que 20 equipos, con 30 equipos, con 28, con 26, con 24, y podríamos seguir citando mil ejemplos.

El famoso torneo de 6 grupos de 4 equipos cada uno, con una fecha de clásicos que se tiró a la hoguera para pulsar la opinión de la gente y de los medios recibió cachetazos por todos lados. A nadie lo convence, pero Fox y Turner que vienen pagando los derechos de la TV presionan para que la industria fútbol levante sus cortinas de una buena vez.

Con el tema de los clásicos ya hay varias voces disidentes como Ríver, Boca, Rosario Central, Newell`s y Estudiantes que no están de acuerdo, salvando que por una cuestión de resultados deban cruzarse en algún momento pero no como algo impuesto.

La TV quiere algo “atractivo” y los clásicos lo son pero los clubes que se oponen argumentan y con buen criterio que con tanto tiempo de parate sería someter a los equipos a un desgaste innecesario y que por más que se jugaría todo a puertas cerradas demandaría un movimiento de operativos de seguridad que no serían lógicos cuando hoy la policía tienen otras prioridades.

Serán los últimos días de julio jornadas de decisiones. Deberían serlo. Así no da para más. Hoy en los tantos borradores que hay el 7 de agosto está marcado como la fecha para los hisopados de los planteles, el 10 para volver a entrenar y el 27 de septiembre para que se reinicie la competencia. Veremos. El potencial es el tiempo verbal que mejor conjuga el fútbol argentino, es decir la nada misma.

COMENTARIOS

El fútbol argentino no decide nada y está en la más absoluta incertidumbre ¿AFA pasó a ser una dependencia más del gobierno? En realidad eso pasa hace tiempo.