A 34 años del día en que la barra de Estudiantes se enfrentó a los Hooligans en México '86 | 0221
0221
0221

A 34 años del día en que la barra de Estudiantes se enfrentó a los Hooligans en México '86

Más de una docena de fanáticos del Pincha formaron parte de la histórica pelea frente a los hinchas ingleses.

Un 22 de junio, pero de 1986, la Selección albiceleste dirigida por Carlos Salvador Bilardo y comandada por Diego Armando Maradona protagonizó uno de los enfrentamientos más recordados en la historia de los mundiales de fútbol. 

El Estadio Azteca fue la arena de lucha en la que dos países definieron y se jugaron algo más que el pase a las semifinales del Mundial. La rivalidad entre Argentina e Inglaterra se vivía dentro y fuera de la cancha, con protagonistas bien marcados y reconocidos en cada uno de los ámbitos. En ese contexto Estudiantes contaba con representantes de su Escuela en el plantel, pero también con un grupo de fanáticos que conformaba la barra que lamentablemente terminó siendo una de las atracciones del aquel México ´86

Apoyados por el poder político de turno y con el aval de buena parte del ambiente futbolero y sus protagonistas, los barras argentinos coparon los paravalanchas de cada escenario en donde la Selección jugó. Un día como hoy, pero hace 34 años atrás, ese grupo de hinchas -junto a otros de varios equipos- se enfrentó a los Hooligans ingleses e hicieron que retrocedieran. 

Tal como cuenta Gustavo Grabia en una nota publicada en Infobae, para México se habían anotado 28 barras de Boca, liderados por José Barritta. A ellos se sumaron 12 de Estudiantes, siete de Chacarita, y otros tantos de Vélez, Talleres de Córdoba y Racing y hasta un grupito de Nueva Chicago. Fueron ellos quienes encabezaron la emboscada contra los reconocidos fanáticos de Inglaterra. 

El plan de ataque articulado mayoritariamente por los hinchas Xeneizes y Pinchas, contó con un aliado estratégico: los escoceses. Ellos sabían cada movimiento de sus pares del Reino Unido y conocían los puntos flacos de una de las barras bravas más temidas a nivel mundial. 

Tras un análisis del panorama, se acordó que el lugar para el primer duelo sería en el paseo de la Reforma, la vía principal de la ciudad mexicana, entre las avenidas Río Tiber y Florencia, justo donde hay una plaza que tiene el monumento a la Independencia, popularmente conocido como el Ángel. 

“Los hooligans del West Ham, Chelsea, Newcastle y Manchester United caminaban por Reforma con sus banderas, ya bastante alcoholizados y despreocupados. Apenas los vieron, los barras de Estudiantes, Central y Talleres empezaron a arriarlos hacia la plazoleta. Una vez allí, desde atrás, salió el resto del grupo, liderado por La Doce”, cuenta Grabia sobre lo sucedido aquel 22 de junio, una batalla que duró más de 20 minutos y que dejó a los argentinos con varias banderas y camisetas inglesas como trofeo. 

Pero toda la bronca y rivalidad, se trasladó adentro del Estadio Azteca. Mientras Maradona convertía dos goles emblemáticos y lideraba al equipo de Bilardo camino a las semifinales, en las tribunas los barras del Pincha y compañía buscaba un nuevo enfrentamiento ante los del Reino Unido. 

“Pasear la bandera inglesa por la tribuna, fue lo primero que hicieron los integrantes de la barra argentina que, en el entretiempo, sintiéndose dueños de la situación, comenzaron a orinar hacia abajo, donde estaban los ingleses. Y cuando estos quisieron reaccionar, una vez más fueron superados”, relata Grabia, periodista especializado y conocedor como pocos de la historia de las hinchadas de nuestro país. 

Aquel 22 de junio de 1986, adentro de la cancha, donde se vivió la verdadera batalla, Argentina se llevó la victoria. Y en las tribunas pasó lo mismo. A La Mano de Dios, el gol más lindo en la historia de los mundiales y el pasaje a las semifinales, se le sumó el triunfo de la violencia que fue tristemente festejado por muchos y que tuvo presencia Pincharrata desde el principio hasta el final.

A 34 años del día en que la barra de Estudiantes se enfrentó a los Hooligans en México '86
VIDEO

A 34 años del día en que la barra de Estudiantes se enfrentó a los Hooligans en México '86

Más de una docena de fanáticos del Pincha formaron parte de la histórica pelea frente a los hinchas ingleses.

22 de junio de 2020

Un 22 de junio, pero de 1986, la Selección albiceleste dirigida por Carlos Salvador Bilardo y comandada por Diego Armando Maradona protagonizó uno de los enfrentamientos más recordados en la historia de los mundiales de fútbol. 

El Estadio Azteca fue la arena de lucha en la que dos países definieron y se jugaron algo más que el pase a las semifinales del Mundial. La rivalidad entre Argentina e Inglaterra se vivía dentro y fuera de la cancha, con protagonistas bien marcados y reconocidos en cada uno de los ámbitos. En ese contexto Estudiantes contaba con representantes de su Escuela en el plantel, pero también con un grupo de fanáticos que conformaba la barra que lamentablemente terminó siendo una de las atracciones del aquel México ´86

Apoyados por el poder político de turno y con el aval de buena parte del ambiente futbolero y sus protagonistas, los barras argentinos coparon los paravalanchas de cada escenario en donde la Selección jugó. Un día como hoy, pero hace 34 años atrás, ese grupo de hinchas -junto a otros de varios equipos- se enfrentó a los Hooligans ingleses e hicieron que retrocedieran. 

Tal como cuenta Gustavo Grabia en una nota publicada en Infobae, para México se habían anotado 28 barras de Boca, liderados por José Barritta. A ellos se sumaron 12 de Estudiantes, siete de Chacarita, y otros tantos de Vélez, Talleres de Córdoba y Racing y hasta un grupito de Nueva Chicago. Fueron ellos quienes encabezaron la emboscada contra los reconocidos fanáticos de Inglaterra. 

El plan de ataque articulado mayoritariamente por los hinchas Xeneizes y Pinchas, contó con un aliado estratégico: los escoceses. Ellos sabían cada movimiento de sus pares del Reino Unido y conocían los puntos flacos de una de las barras bravas más temidas a nivel mundial. 

Tras un análisis del panorama, se acordó que el lugar para el primer duelo sería en el paseo de la Reforma, la vía principal de la ciudad mexicana, entre las avenidas Río Tiber y Florencia, justo donde hay una plaza que tiene el monumento a la Independencia, popularmente conocido como el Ángel. 

“Los hooligans del West Ham, Chelsea, Newcastle y Manchester United caminaban por Reforma con sus banderas, ya bastante alcoholizados y despreocupados. Apenas los vieron, los barras de Estudiantes, Central y Talleres empezaron a arriarlos hacia la plazoleta. Una vez allí, desde atrás, salió el resto del grupo, liderado por La Doce”, cuenta Grabia sobre lo sucedido aquel 22 de junio, una batalla que duró más de 20 minutos y que dejó a los argentinos con varias banderas y camisetas inglesas como trofeo. 

Pero toda la bronca y rivalidad, se trasladó adentro del Estadio Azteca. Mientras Maradona convertía dos goles emblemáticos y lideraba al equipo de Bilardo camino a las semifinales, en las tribunas los barras del Pincha y compañía buscaba un nuevo enfrentamiento ante los del Reino Unido. 

“Pasear la bandera inglesa por la tribuna, fue lo primero que hicieron los integrantes de la barra argentina que, en el entretiempo, sintiéndose dueños de la situación, comenzaron a orinar hacia abajo, donde estaban los ingleses. Y cuando estos quisieron reaccionar, una vez más fueron superados”, relata Grabia, periodista especializado y conocedor como pocos de la historia de las hinchadas de nuestro país. 

Aquel 22 de junio de 1986, adentro de la cancha, donde se vivió la verdadera batalla, Argentina se llevó la victoria. Y en las tribunas pasó lo mismo. A La Mano de Dios, el gol más lindo en la historia de los mundiales y el pasaje a las semifinales, se le sumó el triunfo de la violencia que fue tristemente festejado por muchos y que tuvo presencia Pincharrata desde el principio hasta el final.

COMENTARIOS

Más de una docena de fanáticos del Pincha formaron parte de la histórica pelea frente a los hinchas ingleses.