Advierten que en medio de la cuarentena podrían empezar a faltar cigarrillos | 0221
0221
0221

Advierten que en medio de la cuarentena podrían empezar a faltar cigarrillos

La industria tabacalera es una de las tantas que se encuentra en emergencia ante la cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno nacional. La producción está frenada desde el 20 de marzo y esta semana las principales fabricantes de cigarrillos enviarán los camiones con el último stock que tienen disponible para comercializar.

En un comunicado, la Unión de Kiosqueros (UKRA) advirtió que los comercios de cercanía se están quedando sin tabaco. “Notamos con preocupación el faltante de productos esenciales para nuestros comercios, en particular, la creciente restricción en el abastecimiento de cigarrillos”, indicó la cámara. “Esto atenta, no sólo contra el objetivo deseado de aislamiento social, porque unos 8 millones de fumadores circulan por distintos kioscos en busca del producto, sino que, adicionalmente, y desde un punto de vista económico, esta escasez perjudica el buen funcionamiento de todos los comercios de cercanía”, agregó.

En este sentido, UKRA advirtió que los cigarrillos son “fundamentales” para los 100.000 kioscos del país, ya que representa el 50 por ciento de las ventas. “De prolongarse esta situación, se profundizará el desabastecimiento del producto y, sin dudas, muchos negocios se verán forzados a cerrar”, aseguraron los kiosqueros.

Por otra parte, los productores de tabaco e industrias tabacaleras enviaron cartas a los ministerios de Economía, Agricultura y Desarrollo Productivo y a los gobernadores de las provincias productoras en las que relatan las consecuencias del parate. La Cámara de la Industria del Tabaco (CIT), que agrupa a las principales fábricas (Massalin y BAT) expresó su preocupación en una nota a los ministros.

“La actividad tabacalera es un motor de la economía a nivel regional y un dinamizador social en todas aquellas provincias en las que se produce tabaco. Nuestro sector provee empleo a más de 200.000 personas de manera directa, y son más de 1.000.000 personas las que dependen, directa e indirectamente, de la producción tabacalera”, apuntaron los fabricantes.

Como el 80% del precio de un paquete de cigarrillos son impuestos, las tabacaleras recordaron que la parálisis de la actividad afecta al fisco. “Cada día en que los cigarrillos no salen de las fábricas industriales, dejan de ingresar $700 millones de pesos en impuestos: $90 millones corresponden al Fondo Especial del Tabaco (FET), $2 millones dejan de ser percibidos por las obras sociales sindicales y $610 millones dejan de ingresar en concepto de impuestos nacionales, coparticipación provincial y seguridad social”, indicaron.

La Federación Argentina de Productores de Tabaco, que agrupa a los que cosechan y llevan el insumo a las tabacaleras, hizo énfasis en el impacto que el parate tiene en las siete provincias en las que este sector productivo se desarrolla: Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, Chaco, Corrientes y Misiones.

Solo en Jujuy, dijo la Federación, la paralización de la actividad supone pérdidas de 350 millones de pesos. “Y afecta todo un año de nuestra producción, dado que en el mes de abril y mayo, los productores empiezan la preparación de suelos y almácigos para la campaña siguiente”, completaron.

La industria tabacalera es una de las tantas que se encuentra en emergencia ante la cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno nacional. La producción está frenada desde el 20 de marzo y esta semana las principales fabricantes de cigarrillos enviarán los camiones con el último stock que tienen disponible para comercializar.

07 de abril de 2020

En un comunicado, la Unión de Kiosqueros (UKRA) advirtió que los comercios de cercanía se están quedando sin tabaco. “Notamos con preocupación el faltante de productos esenciales para nuestros comercios, en particular, la creciente restricción en el abastecimiento de cigarrillos”, indicó la cámara. “Esto atenta, no sólo contra el objetivo deseado de aislamiento social, porque unos 8 millones de fumadores circulan por distintos kioscos en busca del producto, sino que, adicionalmente, y desde un punto de vista económico, esta escasez perjudica el buen funcionamiento de todos los comercios de cercanía”, agregó.

En este sentido, UKRA advirtió que los cigarrillos son “fundamentales” para los 100.000 kioscos del país, ya que representa el 50 por ciento de las ventas. “De prolongarse esta situación, se profundizará el desabastecimiento del producto y, sin dudas, muchos negocios se verán forzados a cerrar”, aseguraron los kiosqueros.

Por otra parte, los productores de tabaco e industrias tabacaleras enviaron cartas a los ministerios de Economía, Agricultura y Desarrollo Productivo y a los gobernadores de las provincias productoras en las que relatan las consecuencias del parate. La Cámara de la Industria del Tabaco (CIT), que agrupa a las principales fábricas (Massalin y BAT) expresó su preocupación en una nota a los ministros.

“La actividad tabacalera es un motor de la economía a nivel regional y un dinamizador social en todas aquellas provincias en las que se produce tabaco. Nuestro sector provee empleo a más de 200.000 personas de manera directa, y son más de 1.000.000 personas las que dependen, directa e indirectamente, de la producción tabacalera”, apuntaron los fabricantes.

Como el 80% del precio de un paquete de cigarrillos son impuestos, las tabacaleras recordaron que la parálisis de la actividad afecta al fisco. “Cada día en que los cigarrillos no salen de las fábricas industriales, dejan de ingresar $700 millones de pesos en impuestos: $90 millones corresponden al Fondo Especial del Tabaco (FET), $2 millones dejan de ser percibidos por las obras sociales sindicales y $610 millones dejan de ingresar en concepto de impuestos nacionales, coparticipación provincial y seguridad social”, indicaron.

La Federación Argentina de Productores de Tabaco, que agrupa a los que cosechan y llevan el insumo a las tabacaleras, hizo énfasis en el impacto que el parate tiene en las siete provincias en las que este sector productivo se desarrolla: Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, Chaco, Corrientes y Misiones.

Solo en Jujuy, dijo la Federación, la paralización de la actividad supone pérdidas de 350 millones de pesos. “Y afecta todo un año de nuestra producción, dado que en el mes de abril y mayo, los productores empiezan la preparación de suelos y almácigos para la campaña siguiente”, completaron.

COMENTARIOS

La industria tabacalera es una de las tantas que se encuentra en emergencia ante la cuarentena obligatoria decretada por el Gobierno nacional. La producción está frenada desde el 20 de marzo y esta semana las principales fabricantes de cigarrillos enviarán los camiones con el último stock que tienen disponible para comercializar.