La extraña coincidencia que descubrió una enfermera entre los pacientes con coronavirus | 0221
0221
0221

La extraña coincidencia que descubrió una enfermera entre los pacientes con coronavirus

La mujer trabaja en el centro de salud de la ciudad que es el epicentro del brote, en el estado de Washington. Puede ser un nuevo síntoma que ya experimentaron muchas de las personas que trató.

Chelsey Earnest es una enfermera estadounidense que permanece en la trinchera del hospital que más casos atiende por coronavirus en el estado de Washington y descubrió una coincidencia entre muchos de los pacientes, desconocida hasta el momento.

La mujer atiende en el Life Care Center en Kirkland, el epicentro del brote por coronavirus COVID-19 en el estado de Washington, y en diálogo con la cadena de noticias CNN dijo que los ojos rojos eran “la señal más importante” de los residentes que tenían COVID-19. “Es algo que presencié en todos los pacientes. Tienen, como... ojos de alergia. La parte blanca del ojo no es roja. Es más como si tuvieran una sombra de ojos roja en el exterior de sus ojos", intentó describir.

El descubrimiento de la profesional de la salud, quien ve decenas de casos por días, es extraño y no responde a ningún otro síntoma conocido hasta el momento, incluidos aquellos nuevos que incluyen la pérdida del olfato y el gusto por algunos días. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos no tienen ojos rojos, ni ningún problema ocular, en su lista.

Lo que se incluye son fiebre, tos y falta de aliento. Por el contrario, los dolores o la presión persistentes en el pecho y los labios azulados son signos de emergencia y de que el paciente deberá ser atendido de inmediato porque su vida podría correr peligro. Sin embargo, la Academia Estadounidense de Oftalmología envió una alerta el domingo sobre informes de que el virus chino podría causar conjuntivitis, que es la inflamación de la membrana que recubre el párpado.

“Hemos tenido pacientes que solo tenían los ojos rojos como el único síntoma que vimos e ir al hospital para luego fallecer", dijo la mujer.

La mujer trabaja en el centro de salud de la ciudad que es el epicentro del brote, en el estado de Washington. Puede ser un nuevo síntoma que ya experimentaron muchas de las personas que trató.

25 de marzo de 2020

Chelsey Earnest es una enfermera estadounidense que permanece en la trinchera del hospital que más casos atiende por coronavirus en el estado de Washington y descubrió una coincidencia entre muchos de los pacientes, desconocida hasta el momento.

La mujer atiende en el Life Care Center en Kirkland, el epicentro del brote por coronavirus COVID-19 en el estado de Washington, y en diálogo con la cadena de noticias CNN dijo que los ojos rojos eran “la señal más importante” de los residentes que tenían COVID-19. “Es algo que presencié en todos los pacientes. Tienen, como... ojos de alergia. La parte blanca del ojo no es roja. Es más como si tuvieran una sombra de ojos roja en el exterior de sus ojos", intentó describir.

El descubrimiento de la profesional de la salud, quien ve decenas de casos por días, es extraño y no responde a ningún otro síntoma conocido hasta el momento, incluidos aquellos nuevos que incluyen la pérdida del olfato y el gusto por algunos días. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos no tienen ojos rojos, ni ningún problema ocular, en su lista.

Lo que se incluye son fiebre, tos y falta de aliento. Por el contrario, los dolores o la presión persistentes en el pecho y los labios azulados son signos de emergencia y de que el paciente deberá ser atendido de inmediato porque su vida podría correr peligro. Sin embargo, la Academia Estadounidense de Oftalmología envió una alerta el domingo sobre informes de que el virus chino podría causar conjuntivitis, que es la inflamación de la membrana que recubre el párpado.

“Hemos tenido pacientes que solo tenían los ojos rojos como el único síntoma que vimos e ir al hospital para luego fallecer", dijo la mujer.

COMENTARIOS

La mujer trabaja en el centro de salud de la ciudad que es el epicentro del brote, en el estado de Washington. Puede ser un nuevo síntoma que ya experimentaron muchas de las personas que trató.