0221
0221

Horror: dos hijos golpearon y decapitaron a su propio padre

La víctima tenía 60 años y los acusados por el parricidio fueron detenidos.

Un macabro parricidio sacude a la ciudad neuquina de Zapala, donde dos jóvenes mataron a golpes a su padre y lo decapitaron en plena calle. Los asesinos fueron detenidos y este lunes serán acusados de homicidio agravado por el vínculo.

El hecho ocurrió este domingo en una casa ubicada entre las calles Sarqui y Cañadón. Los gritos despertaron a los vecinos, que alertaron a la Policía cerca de las 6, pero luego la pelea se calmó.

Según informa el diario La Mañana, el padre fue sacado a la calle y en ese contextouno de sus hijos le habría dicho: “Yo voy en cana, pero vos no le pegás más a mi mamá”. Es por ello que investigan si había antecedentes de violencia de género o familiar.

Tras el crimen, un nuevo llamado avisó del hecho al personal de la Comisaría 48 que cuando arribó al lugar, se encontró con una escena macabra: Orlando Jara, de 60 años, estaba muerto en la calle y su cabeza, que había sido decapitada y tenía un cuchillo incrustado, estaba apoyada sobre su tórax.

Sus dos hijos, de 20 y 27 años, fueron detenidos de inmediato sin oponer resistencia, llevados a la comisaría y quedaron a disposición del fiscal Marcelo Jara, que interviene en el hecho.

La víctima tenía 60 años y los acusados por el parricidio fueron detenidos.

27 de enero de 2020

Un macabro parricidio sacude a la ciudad neuquina de Zapala, donde dos jóvenes mataron a golpes a su padre y lo decapitaron en plena calle. Los asesinos fueron detenidos y este lunes serán acusados de homicidio agravado por el vínculo.

El hecho ocurrió este domingo en una casa ubicada entre las calles Sarqui y Cañadón. Los gritos despertaron a los vecinos, que alertaron a la Policía cerca de las 6, pero luego la pelea se calmó.

Según informa el diario La Mañana, el padre fue sacado a la calle y en ese contextouno de sus hijos le habría dicho: “Yo voy en cana, pero vos no le pegás más a mi mamá”. Es por ello que investigan si había antecedentes de violencia de género o familiar.

Tras el crimen, un nuevo llamado avisó del hecho al personal de la Comisaría 48 que cuando arribó al lugar, se encontró con una escena macabra: Orlando Jara, de 60 años, estaba muerto en la calle y su cabeza, que había sido decapitada y tenía un cuchillo incrustado, estaba apoyada sobre su tórax.

Sus dos hijos, de 20 y 27 años, fueron detenidos de inmediato sin oponer resistencia, llevados a la comisaría y quedaron a disposición del fiscal Marcelo Jara, que interviene en el hecho.

COMENTARIOS

La víctima tenía 60 años y los acusados por el parricidio fueron detenidos.