0221
0221

Ángel González, el polifuncional en ofensiva: su adaptación, relación con Milito y más

Desde su arribo el mendocino se transformó en una pieza fundamental. Brinda soluciones en lo táctico y es uno de los goleadores del equipo. La escuela de Estudiantes le sienta bien y se pone como objetivo “consolidarse en uno de los mejores equipos de la Argentina”.

“Siento que no me costó demasiado el cambio. Godoy Cruz es un club similar en algunas cosas a Estudiantes”, dice Ángel González a 0221.com.ar mientras empieza a explicar cómo fue dejar de entrenar con las montañas de fondo para hacerlo en el Country de City Bell. “Creo que me adapté bien porque vengo de una escuela en donde se enseñan y tratan de inculcar valores muy parecidos a los de acá”, sostiene el futbolista de 25 años. 

González llegó el pasado mercado de pases siendo pretendido por muchos otros equipos de la Superliga. Hasta fue presentado por redes sociales como jugador de Independiente, pero sin embargo nadie pudo sacárselo al Pincha. “Yo que vengo de Mendoza me doy cuenta que a Estudiantes no le dan la reputación que tiene que tener, siendo que es uno de los más grandes de la Argentina”, cuenta el hombre surgido en el Tomba, marcando la diferencia que existe en los medios nacionales al momento de informar. 

La rápida adaptación le permitió a Ángel transformarse en pieza fundamental para el entrenador. Supo jugar como mediapunta acompañando al delantero, como interno junto a otro mediocampista de marca, como extremo por izquierda y también por derecha, lugar donde él se siente más cómodo. Esa versatilidad le trajo muchas soluciones a Milito y lo hizo estar siempre dentro del equipo. 

“Obviamente que donde quiera que juegue Gabriel lo voy a hacer. Acá lo importante es estar a la altura y jugar”, dice el mediocampista poniendo en evidencia su compromiso con el equipo y la idea de juego propuesta por el DT. 

Al igual que la mayoría de los jugadores albirrojos, González no escatima en elogios al momento de hablar del actual entrenador del Pincha. “Milito más que un técnico es un maestro. Te enseña a jugar al fútbol. Me ha marcado desde que lo conocí, y para el día de mañana me va a marcar también”, confiesa Ángel y lo compara con algunos que tuvo desde su etapa de formación. “Sabemos que lo importante es ganar, pero a veces la forma no es la correcta. Acá Gabi tiene una mentalidad que nos hace trabajar de una forma para que consigamos el resultado, disfrutando desde adentro de la cancha y sintiéndonos bien”, agrega. 

El grado de docencia al momento de entrenar es algo que los dirigidos por Gabriel Milito destacan, como así también su capacidad para anticiparse a lo que puede ocurrir en un encuentro. “Siempre le doy gracias a Gabi por la confianza y siempre pensar en mí. Es verdad que nosotros se lo retribuimos dentro de la cancha, pero hay veces que no nos salen las cosas y él está para bancar. Cuando volví de la enfermedad que tuve, inmediatamente me hizo volver a tomar confianza y me apoyó para que retome mi nivel rápidamente”, recuerda y destaca el jugador de Estudiantes. 

Más allá del buen cierre de año que tuvo el Pincha y el rutilante mercado de pases que está realizando hasta el momento, con la posibilidad latente de sumar aún a Marcos Rojo, Ángel González tiene bien claro cuál es el objetivo para el arranque del año: “Nuestra meta principal es sumar. Si bien estamos cerca de la zona de arriba, también estamos cerca de la zona de abajo. En los primeros tres o cuatro partidos debemos conseguir alejarnos lo más posible de ese lugar y después ahí veremos para qué estamos”.

Con una docena de partidos en el semestre, González es ya uno de los pocos nombres que siempre se repiten entre los once albirrojos. Habiendo marcado el primer gol del regreso a  1 y 57, sin dudas escribió su nombre en una página de la rica historia de Estudiantes. Ahora busca “seguir siendo protagonista en un club de primer nivel” y se ilusiona con levantar una copa con el León.

Desde su arribo el mendocino se transformó en una pieza fundamental. Brinda soluciones en lo táctico y es uno de los goleadores del equipo. La escuela de Estudiantes le sienta bien y se pone como objetivo “consolidarse en uno de los mejores equipos de la Argentina”.

25 de enero de 2020

“Siento que no me costó demasiado el cambio. Godoy Cruz es un club similar en algunas cosas a Estudiantes”, dice Ángel González a 0221.com.ar mientras empieza a explicar cómo fue dejar de entrenar con las montañas de fondo para hacerlo en el Country de City Bell. “Creo que me adapté bien porque vengo de una escuela en donde se enseñan y tratan de inculcar valores muy parecidos a los de acá”, sostiene el futbolista de 25 años. 

González llegó el pasado mercado de pases siendo pretendido por muchos otros equipos de la Superliga. Hasta fue presentado por redes sociales como jugador de Independiente, pero sin embargo nadie pudo sacárselo al Pincha. “Yo que vengo de Mendoza me doy cuenta que a Estudiantes no le dan la reputación que tiene que tener, siendo que es uno de los más grandes de la Argentina”, cuenta el hombre surgido en el Tomba, marcando la diferencia que existe en los medios nacionales al momento de informar. 

La rápida adaptación le permitió a Ángel transformarse en pieza fundamental para el entrenador. Supo jugar como mediapunta acompañando al delantero, como interno junto a otro mediocampista de marca, como extremo por izquierda y también por derecha, lugar donde él se siente más cómodo. Esa versatilidad le trajo muchas soluciones a Milito y lo hizo estar siempre dentro del equipo. 

“Obviamente que donde quiera que juegue Gabriel lo voy a hacer. Acá lo importante es estar a la altura y jugar”, dice el mediocampista poniendo en evidencia su compromiso con el equipo y la idea de juego propuesta por el DT. 

Al igual que la mayoría de los jugadores albirrojos, González no escatima en elogios al momento de hablar del actual entrenador del Pincha. “Milito más que un técnico es un maestro. Te enseña a jugar al fútbol. Me ha marcado desde que lo conocí, y para el día de mañana me va a marcar también”, confiesa Ángel y lo compara con algunos que tuvo desde su etapa de formación. “Sabemos que lo importante es ganar, pero a veces la forma no es la correcta. Acá Gabi tiene una mentalidad que nos hace trabajar de una forma para que consigamos el resultado, disfrutando desde adentro de la cancha y sintiéndonos bien”, agrega. 

El grado de docencia al momento de entrenar es algo que los dirigidos por Gabriel Milito destacan, como así también su capacidad para anticiparse a lo que puede ocurrir en un encuentro. “Siempre le doy gracias a Gabi por la confianza y siempre pensar en mí. Es verdad que nosotros se lo retribuimos dentro de la cancha, pero hay veces que no nos salen las cosas y él está para bancar. Cuando volví de la enfermedad que tuve, inmediatamente me hizo volver a tomar confianza y me apoyó para que retome mi nivel rápidamente”, recuerda y destaca el jugador de Estudiantes. 

Más allá del buen cierre de año que tuvo el Pincha y el rutilante mercado de pases que está realizando hasta el momento, con la posibilidad latente de sumar aún a Marcos Rojo, Ángel González tiene bien claro cuál es el objetivo para el arranque del año: “Nuestra meta principal es sumar. Si bien estamos cerca de la zona de arriba, también estamos cerca de la zona de abajo. En los primeros tres o cuatro partidos debemos conseguir alejarnos lo más posible de ese lugar y después ahí veremos para qué estamos”.

Con una docena de partidos en el semestre, González es ya uno de los pocos nombres que siempre se repiten entre los once albirrojos. Habiendo marcado el primer gol del regreso a  1 y 57, sin dudas escribió su nombre en una página de la rica historia de Estudiantes. Ahora busca “seguir siendo protagonista en un club de primer nivel” y se ilusiona con levantar una copa con el León.

COMENTARIOS

Desde su arribo el mendocino se transformó en una pieza fundamental. Brinda soluciones en lo táctico y es uno de los goleadores del equipo. La escuela de Estudiantes le sienta bien y se pone como objetivo “consolidarse en uno de los mejores equipos de la Argentina”.