0221
0221

"Me gustaría que estas personas dejen de ir al club que amo": el descargo de un rugbier de Universitario

Un joven jugador se contactó con 0221.com.ar para contar algunos hechos que le tocó vivir como compañero o conocido de los jugadores que quedaron en el ojo de la tormenta, tras la difusión de fotos no consentidas tomadas a una joven. "Constantemente, en los grupos tanto juveniles como de plantel superior, se viven pasando fotos y videos de mujeres desnudas. Tanto porno (actrices), como de chicas con las que tuvieron relaciones sexuales y conocieron por redes sociales", aseguró.

"Practico este deporte desde que tengo 3 años y estoy ligado al club desde mi nacimiento, debido a que mi familia hace actividades en la institución. Hace años vienen sucediendo casos de violencia de género, violaciones, racismo y clasismo, en el popular deporte rugby. Pero les aseguro que no es el rugby, son las personas que lo practican. El Club Universitario es un lugar social, donde se pueden realizar actividades de distinto tipo, junto a tus amigos del colegio, del barrio o directamente con tus compañeros de deporte. Es un lugar maravilloso donde siempre se pondera el respeto y la igualdad social. Que un grupo de personas no se lleven el crédito de ensuciar el nombre de una magnífica institución. Me gustaría que estas personas dejen de frecuentar el club que amo", sostuvo un joven jugador del Universitario en diálogo con 0221.com.ar.

El chico, quien prefirió mantener el anonimato, advirtió que hizo este descargo para "ayudar a Narella -la primera denunciante-" a quien conoce desde hace muchos años. "Creo que hacer esto es estar del lado correcto, quiero hacer las cosas bien" , sostuvo el joven que además contó que mantuvo una buena relación con los chicos de la categoría '94 del Club Universitario y, aunque se llevaba bien y hasta se juntó a tomar algunas cervezas y jugar a los jueguitos, "muy pocas veces" frecuentó sus fiestas.

"Me ha tocado vivir situaciones en las cuales se han puesto violentos conmigo y también con chicas. Yo puedo asegurar esto, a mí me tocó vivir puntualmente una situación que me acuerdo muy patente", expresó y enseguida contó: "Estábamos en la casa de uno de los chicos haciendo previa, estábamos jugando al ping pong. Había muy pocas mujeres, entre ellas tres chicas que yo conocía. Una de ellas empieza a estar con H. (uno de los denunciados) y van hacia el baño de afuera. Lo que hicieron puertas adentro no lo sé, porque para eso están las puertas. El tema es que la chica accede a estar con uno y a los cinco minutos, mientras la chica estaba en el baño con él, otro de los jugadores se para y con consentimiento únicamente de H, no de la chica, se mete al baño para hacer el famoso trío. Se escuchó varias veces que la chica no quería, que no quería, y a pesar de eso fue tratada como prostituta, se le dijo 'trola' y cuando quise frenar esa situación, yo también sintiéndome parte de eso, sin lavarme las manos, me dijeron '¿qué sos, gay, homosexual?', simplemente por defender a una chica, su privacidad".

Esta situación puntual, que incluye a uno de los dos acusados por la joven que vio su privacidad ultrajada, no es una excepción. Por el contrario, este joven jugador advirtió que "hay muchos "vivos" o "chistosos" que le faltan el respeto a otras personas, solo por querer sentirse más que los demás. He tenido que ver cómo mis propios compañeros de plantel superior del club, abusaban de los derechos de las mujeres que ellos mismos invitaban a sus previas: encerrarlas en habitaciones para obligarlas a tener sexo con ellas, no dejarlas irse de previas, o hacer 'juegos' con el único fin de emborracharlas y así tomarlas más vulnerables. O directamente sacarles fotos intimas y pasarlas unos a otros vía grupos de WhatsApp", contó.

"Nunca vi a nadie de esa camada querer frenar una situación así. Diría más, se potencian y arengan entre ellos a cometer estos ilícitos debido a que para ellos es 'chistoso'. La respuesta de los acusados es siempre la misma. 'Tómatela de acá', 'vos sos un putito si pensás así' o 'por eso no salís con minas como nosotros'", narró el joven y contó que, una y otra vez, "en los grupos tanto de juveniles como los del plantel superior, se viven pasando fotos y videos de mujeres desnudas", tratándose tanto de actrices pornográficas "como de chicas con las que tuvieron relaciones sexuales y conocieron por redes sociales".

Según contó el angustiado deportista, las actitudes, está claro, no son nuevas. "Es una división que siempre le trajo muchos problemas al club. Hay un caso muy particular de un chico que casi termina preso por fracturarle en tres pedazos la mandíbula a otro. Son machirulos, no encuentro otra palabra. Son machirulos y se jactan de ver quién levanta más pesas en el gimnasio, quién se pelea más veces y quién está con más minas. Así siempre", cerró.

El joven también se refirió a las definiciones tomadas por las autoridades de Universitario, quienes decidieron suspender a los acusados y emitieron un comunicado para dar a conocer la medida. "En un punto el Club actuó bien, porque como institución hasta que Narella no lleve la denuncia de las redes sociales a una oficial, no pueden hacer nada. Pero si lo veo por otro lado, creo que el club actuó mal, comenzando por la Comisión de Género, que sacó un comunicado diciendo que los chicos iban a quedar suspendidos provisionalmente".

"Hay muchos casos que se visibilizaron de esta camada, que es muy problemática. Ya han salido en los diarios por peleas a la salida de los boliches. Considero que hay pruebas suficientes como para decir: le creemos a esta mujer, hagamos las cosas bien, suspendamos a los chicos", lanzó el joven y agregó que "las reuniones de la comisión de Género están buenas, yo he ido a algunas; pero no va ninguna persona del rugby, tenemos cosas como para instruirnos, educarnos y deconstruirnos y no las aprovechamos. Considero que los chicos no deberían ser apartados del club, lo peor que le podés hacer a un ser humano que realiza un deporte es alejarlo del deporte o el club, porque eso lo lleva a hacer otras cosas peores. En el club por lo menos tienen contención. Pero se tienen que tomar medidas un poco más drásticas que simplemente lanzar un comunicado y decir que están suspendidos", opinó.

La denuncia realizada por Narella, una joven platense que se atrevió, después de mucho sufrimiento, a contar su historia, sacudió a la U y a toda la ciudad. En ese sentido, el joven rugbier reflexionó: "Yo desde los 15 años que veo cosas que están mal. Pero que en el pasado uno estaba desinformado y no sabía realmente qué bien o qué mal hacía. Cada uno es dueño de sus actos. Yo durante muchos años fui cómplice de mis compañeros. Hoy le tocó a una amiga, en mi club. Me dio lugar a la reflexión, a darme cuenta que las cosas hay que hablarlas para resolverlas. Por eso cuento todo esto. E invito a los lectores hombres, a darse cuenta y hacer memoria, de cuantas veces fuimos cómplices de violencia machista”.

Un joven jugador se contactó con 0221.com.ar para contar algunos hechos que le tocó vivir como compañero o conocido de los jugadores que quedaron en el ojo de la tormenta, tras la difusión de fotos no consentidas tomadas a una joven. "Constantemente, en los grupos tanto juveniles como de plantel superior, se viven pasando fotos y videos de mujeres desnudas. Tanto porno (actrices), como de chicas con las que tuvieron relaciones sexuales y conocieron por redes sociales", aseguró.

16 de enero de 2020

"Practico este deporte desde que tengo 3 años y estoy ligado al club desde mi nacimiento, debido a que mi familia hace actividades en la institución. Hace años vienen sucediendo casos de violencia de género, violaciones, racismo y clasismo, en el popular deporte rugby. Pero les aseguro que no es el rugby, son las personas que lo practican. El Club Universitario es un lugar social, donde se pueden realizar actividades de distinto tipo, junto a tus amigos del colegio, del barrio o directamente con tus compañeros de deporte. Es un lugar maravilloso donde siempre se pondera el respeto y la igualdad social. Que un grupo de personas no se lleven el crédito de ensuciar el nombre de una magnífica institución. Me gustaría que estas personas dejen de frecuentar el club que amo", sostuvo un joven jugador del Universitario en diálogo con 0221.com.ar.

El chico, quien prefirió mantener el anonimato, advirtió que hizo este descargo para "ayudar a Narella -la primera denunciante-" a quien conoce desde hace muchos años. "Creo que hacer esto es estar del lado correcto, quiero hacer las cosas bien" , sostuvo el joven que además contó que mantuvo una buena relación con los chicos de la categoría '94 del Club Universitario y, aunque se llevaba bien y hasta se juntó a tomar algunas cervezas y jugar a los jueguitos, "muy pocas veces" frecuentó sus fiestas.

"Me ha tocado vivir situaciones en las cuales se han puesto violentos conmigo y también con chicas. Yo puedo asegurar esto, a mí me tocó vivir puntualmente una situación que me acuerdo muy patente", expresó y enseguida contó: "Estábamos en la casa de uno de los chicos haciendo previa, estábamos jugando al ping pong. Había muy pocas mujeres, entre ellas tres chicas que yo conocía. Una de ellas empieza a estar con H. (uno de los denunciados) y van hacia el baño de afuera. Lo que hicieron puertas adentro no lo sé, porque para eso están las puertas. El tema es que la chica accede a estar con uno y a los cinco minutos, mientras la chica estaba en el baño con él, otro de los jugadores se para y con consentimiento únicamente de H, no de la chica, se mete al baño para hacer el famoso trío. Se escuchó varias veces que la chica no quería, que no quería, y a pesar de eso fue tratada como prostituta, se le dijo 'trola' y cuando quise frenar esa situación, yo también sintiéndome parte de eso, sin lavarme las manos, me dijeron '¿qué sos, gay, homosexual?', simplemente por defender a una chica, su privacidad".

Esta situación puntual, que incluye a uno de los dos acusados por la joven que vio su privacidad ultrajada, no es una excepción. Por el contrario, este joven jugador advirtió que "hay muchos "vivos" o "chistosos" que le faltan el respeto a otras personas, solo por querer sentirse más que los demás. He tenido que ver cómo mis propios compañeros de plantel superior del club, abusaban de los derechos de las mujeres que ellos mismos invitaban a sus previas: encerrarlas en habitaciones para obligarlas a tener sexo con ellas, no dejarlas irse de previas, o hacer 'juegos' con el único fin de emborracharlas y así tomarlas más vulnerables. O directamente sacarles fotos intimas y pasarlas unos a otros vía grupos de WhatsApp", contó.

"Nunca vi a nadie de esa camada querer frenar una situación así. Diría más, se potencian y arengan entre ellos a cometer estos ilícitos debido a que para ellos es 'chistoso'. La respuesta de los acusados es siempre la misma. 'Tómatela de acá', 'vos sos un putito si pensás así' o 'por eso no salís con minas como nosotros'", narró el joven y contó que, una y otra vez, "en los grupos tanto de juveniles como los del plantel superior, se viven pasando fotos y videos de mujeres desnudas", tratándose tanto de actrices pornográficas "como de chicas con las que tuvieron relaciones sexuales y conocieron por redes sociales".

Según contó el angustiado deportista, las actitudes, está claro, no son nuevas. "Es una división que siempre le trajo muchos problemas al club. Hay un caso muy particular de un chico que casi termina preso por fracturarle en tres pedazos la mandíbula a otro. Son machirulos, no encuentro otra palabra. Son machirulos y se jactan de ver quién levanta más pesas en el gimnasio, quién se pelea más veces y quién está con más minas. Así siempre", cerró.

El joven también se refirió a las definiciones tomadas por las autoridades de Universitario, quienes decidieron suspender a los acusados y emitieron un comunicado para dar a conocer la medida. "En un punto el Club actuó bien, porque como institución hasta que Narella no lleve la denuncia de las redes sociales a una oficial, no pueden hacer nada. Pero si lo veo por otro lado, creo que el club actuó mal, comenzando por la Comisión de Género, que sacó un comunicado diciendo que los chicos iban a quedar suspendidos provisionalmente".

"Hay muchos casos que se visibilizaron de esta camada, que es muy problemática. Ya han salido en los diarios por peleas a la salida de los boliches. Considero que hay pruebas suficientes como para decir: le creemos a esta mujer, hagamos las cosas bien, suspendamos a los chicos", lanzó el joven y agregó que "las reuniones de la comisión de Género están buenas, yo he ido a algunas; pero no va ninguna persona del rugby, tenemos cosas como para instruirnos, educarnos y deconstruirnos y no las aprovechamos. Considero que los chicos no deberían ser apartados del club, lo peor que le podés hacer a un ser humano que realiza un deporte es alejarlo del deporte o el club, porque eso lo lleva a hacer otras cosas peores. En el club por lo menos tienen contención. Pero se tienen que tomar medidas un poco más drásticas que simplemente lanzar un comunicado y decir que están suspendidos", opinó.

La denuncia realizada por Narella, una joven platense que se atrevió, después de mucho sufrimiento, a contar su historia, sacudió a la U y a toda la ciudad. En ese sentido, el joven rugbier reflexionó: "Yo desde los 15 años que veo cosas que están mal. Pero que en el pasado uno estaba desinformado y no sabía realmente qué bien o qué mal hacía. Cada uno es dueño de sus actos. Yo durante muchos años fui cómplice de mis compañeros. Hoy le tocó a una amiga, en mi club. Me dio lugar a la reflexión, a darme cuenta que las cosas hay que hablarlas para resolverlas. Por eso cuento todo esto. E invito a los lectores hombres, a darse cuenta y hacer memoria, de cuantas veces fuimos cómplices de violencia machista”.

COMENTARIOS

Un joven jugador se contactó con 0221.com.ar para contar algunos hechos que le tocó vivir como compañero o conocido de los jugadores que quedaron en el ojo de la tormenta, tras la difusión de fotos no consentidas tomadas a una joven. "Constantemente, en los grupos tanto juveniles como de plantel superior, se viven pasando fotos y videos de mujeres desnudas. Tanto porno (actrices), como de chicas con las que tuvieron relaciones sexuales y conocieron por redes sociales", aseguró.