0221
0221

Empujones, amenazas y violencia: la denuncia que tenía uno de los rugbiers de Universitario

Después de que una joven denunciara que un rugbier le tomó fotos íntimas sin su consentimiento para después difundirlas en su grupo de amigos, la ex pareja del acusado contó su historia y enumeró los hechos de violencia psicológica y física que debió atravesar. El joven se encuentra suspendido del club junto con otro implicado, a la espera de que el Tribunal de Disciplina tome una decisión. 

"Te cago a palos primero y después me doy a la fuga. De paso te violo y quemo la casa después. No me importa ir en cana". Así le respondía F.F. a su ex pareja, una joven de 25 años, después de que la relación se cortara. Luego de tres años y medio de relación, ella terminó realizando una denuncia a la Comisaría de la Mujer y pidiendo una restricción perimetral por los múltiples hechos de violencia psicológica y física a las que este jugador de Primera y abogado la había sometido.

El caso conmueve a La Plata y la región: un rugbier fue acusado de difundir fotos íntimas de una joven mientras ella tenía relaciones sexuales con otro; fotos a las que ella no había accedido (fueron tomadas por otra persona) y que después fueron desperdigadas a modo de "stickers" en grupos de WhatsApp del equipo. Ella denunció el hecho en Twitter y provocó una ola de comentarios, entre ellos, testimonios de chicas que habían sufrido lo mismo.

Después de la viralización del hecho, el Club Universitario suspendió a los jugadores que se intercambiaban este tipo de contenido, y anunció que están a la espera de que el Tribunal de Disciplina tome una decisión al respecto. "Entendemos que la problemática social basada en la desigualdad de género y las violencias se encuentran presentes en nuestra sociedad e institución, generando prácticas que evidencian diversas formas de abuso y violencia. Esto nos involucra e interpela como comunidad y como Club asumimos el deber de ocuparnos para contribuir en la transformación de las mismas", habían precisado.

Ahora, trascendieron nuevos hechos respecto a un acusado de sacar y difundir las fotos. Se trata de su ex pareja, que en un descargo vía Instagram (que fue denunciado y por eso republicado en Twitter) contó múltiples hechos de violencia que terminaron en amenazas y una medida perimetral. "Al principio parecía un amor, estudiaba, trabajaba y tenía una familia hermosa; pero al tiempo empecé a sufrir acoso principalmente psicológico, ya que me destrataba y me hacía sentir menos que él constantemente", comenzó la joven.

Contó que, por ejemplo, le restringió la entrada a un boliche del que él mismo era pública, amenazándola con que la echaría con los patovicas. La joven refirió también que F.F. le era infiel, y que una vez que ella se enteró discutieron y "me empujó reiteradamente contra los muebles, lo cual me dejó moretones, y posteriormente me echó de su casa de forma violenta con todas mis pertenencias".

"En otra situación similar, yo le había prestado mi teléfono ya que el suyo estaba roto. Descubrí que me seguía engañando con su ex y varias mujeres más, y con tal de 'resguardar su privacidad' -ya que yo quería mi celular de vuelta- lo estrelló contra el piso, acto seguido lo levantó y lo partió en dos con sus manos, para después tirarlo a la casa de un vecino", contó la chica.

Otros de los hechos que denuncia son patadas y roturas en la puerta de su departamento para entrar contra su voluntad, algo que destaca debido a que él tenía mucha fuerza por ser jugador de rugby. Hacia el final de la relación, la joven advierte dos hechos puntuales que precedieron la separación. "Un día estábamos discutiendo acostados y la cosa se elevó de tono, él se sentó arriba mío y me inmovilizó completamente, me agarró de la mandíbula para que no hable más y me dijo: Agradecé que no te cago a palos, te voy a matarEsta no fue su primera amenaza, tanto sea de pegarme como de matarme y hasta violarme", explicó.

Días más tarde, volvieron a discutir y el acusado se retiró de su edificio forzando la puerta de entrada, provocando el estupor de los vecinos que creían que alguien había entrado a robar. Fue algo que a la joven le dio "mucha vergüenza y por eso llegué al punto de denunciarlo formalmente" en la Comisaría de la Mujer. Muy rápidamente le fue otorgada una medida de restricción, que el acusado nunca respetó. 

"Esta es una parte sumamente reducida de mi relación con F.F., agradezco estar bien para poder contarla y para ayudar a chicas que sufren como yo lo hice. Para que no se repita y tomemos consciencia de la situación", cerró. 

Si sufrís abusos o violencia de género por parte de familiares, parejas o desconocidos, podés llamar al 144, acercarte a la Comisaría de la Mujer (en calle 1 entre 42 y 43) o a la Fiscalía de turno en 7 entre 56 y 57.

Después de que una joven denunciara que un rugbier le tomó fotos íntimas sin su consentimiento para después difundirlas en su grupo de amigos, la ex pareja del acusado contó su historia y enumeró los hechos de violencia psicológica y física que debió atravesar. El joven se encuentra suspendido del club junto con otro implicado, a la espera de que el Tribunal de Disciplina tome una decisión. 

15 de enero de 2020

"Te cago a palos primero y después me doy a la fuga. De paso te violo y quemo la casa después. No me importa ir en cana". Así le respondía F.F. a su ex pareja, una joven de 25 años, después de que la relación se cortara. Luego de tres años y medio de relación, ella terminó realizando una denuncia a la Comisaría de la Mujer y pidiendo una restricción perimetral por los múltiples hechos de violencia psicológica y física a las que este jugador de Primera y abogado la había sometido.

El caso conmueve a La Plata y la región: un rugbier fue acusado de difundir fotos íntimas de una joven mientras ella tenía relaciones sexuales con otro; fotos a las que ella no había accedido (fueron tomadas por otra persona) y que después fueron desperdigadas a modo de "stickers" en grupos de WhatsApp del equipo. Ella denunció el hecho en Twitter y provocó una ola de comentarios, entre ellos, testimonios de chicas que habían sufrido lo mismo.

Después de la viralización del hecho, el Club Universitario suspendió a los jugadores que se intercambiaban este tipo de contenido, y anunció que están a la espera de que el Tribunal de Disciplina tome una decisión al respecto. "Entendemos que la problemática social basada en la desigualdad de género y las violencias se encuentran presentes en nuestra sociedad e institución, generando prácticas que evidencian diversas formas de abuso y violencia. Esto nos involucra e interpela como comunidad y como Club asumimos el deber de ocuparnos para contribuir en la transformación de las mismas", habían precisado.

Ahora, trascendieron nuevos hechos respecto a un acusado de sacar y difundir las fotos. Se trata de su ex pareja, que en un descargo vía Instagram (que fue denunciado y por eso republicado en Twitter) contó múltiples hechos de violencia que terminaron en amenazas y una medida perimetral. "Al principio parecía un amor, estudiaba, trabajaba y tenía una familia hermosa; pero al tiempo empecé a sufrir acoso principalmente psicológico, ya que me destrataba y me hacía sentir menos que él constantemente", comenzó la joven.

Contó que, por ejemplo, le restringió la entrada a un boliche del que él mismo era pública, amenazándola con que la echaría con los patovicas. La joven refirió también que F.F. le era infiel, y que una vez que ella se enteró discutieron y "me empujó reiteradamente contra los muebles, lo cual me dejó moretones, y posteriormente me echó de su casa de forma violenta con todas mis pertenencias".

"En otra situación similar, yo le había prestado mi teléfono ya que el suyo estaba roto. Descubrí que me seguía engañando con su ex y varias mujeres más, y con tal de 'resguardar su privacidad' -ya que yo quería mi celular de vuelta- lo estrelló contra el piso, acto seguido lo levantó y lo partió en dos con sus manos, para después tirarlo a la casa de un vecino", contó la chica.

Otros de los hechos que denuncia son patadas y roturas en la puerta de su departamento para entrar contra su voluntad, algo que destaca debido a que él tenía mucha fuerza por ser jugador de rugby. Hacia el final de la relación, la joven advierte dos hechos puntuales que precedieron la separación. "Un día estábamos discutiendo acostados y la cosa se elevó de tono, él se sentó arriba mío y me inmovilizó completamente, me agarró de la mandíbula para que no hable más y me dijo: Agradecé que no te cago a palos, te voy a matarEsta no fue su primera amenaza, tanto sea de pegarme como de matarme y hasta violarme", explicó.

Días más tarde, volvieron a discutir y el acusado se retiró de su edificio forzando la puerta de entrada, provocando el estupor de los vecinos que creían que alguien había entrado a robar. Fue algo que a la joven le dio "mucha vergüenza y por eso llegué al punto de denunciarlo formalmente" en la Comisaría de la Mujer. Muy rápidamente le fue otorgada una medida de restricción, que el acusado nunca respetó. 

"Esta es una parte sumamente reducida de mi relación con F.F., agradezco estar bien para poder contarla y para ayudar a chicas que sufren como yo lo hice. Para que no se repita y tomemos consciencia de la situación", cerró. 

Si sufrís abusos o violencia de género por parte de familiares, parejas o desconocidos, podés llamar al 144, acercarte a la Comisaría de la Mujer (en calle 1 entre 42 y 43) o a la Fiscalía de turno en 7 entre 56 y 57.

COMENTARIOS

Después de que una joven denunciara que un rugbier le tomó fotos íntimas sin su consentimiento para después difundirlas en su grupo de amigos, la ex pareja del acusado contó su historia y enumeró los hechos de violencia psicológica y física que debió atravesar. El joven se encuentra suspendido del club junto con otro implicado, a la espera de que el Tribunal de Disciplina tome una decisión.