0221
0221

Un investigador de la UNLP estudia cómo crear cultivos resistentes a las inundaciones

El doctor en Ciencias Biológicas integró el equipo de trabajo de la Universidad de California, en Riverside, Estados Unidos. La investigación fue publicada por la revista Sciencie y significa un gran avance que podría garantizar que el suministro de alimentos no corra riesgo por el avance del cambio climático.

Una investigación publicada en la prestigiosa revista Science descubrió los genes que tienen en común los principales cultivos alimentarios, y que se activan en respuesta a las inundaciones. El hallazgo coloca a la ciencia a las puertas de crear especies capaces resistir y sobrevivir a prolongados períodos bajo el agua. El avance científico fue desarrollado en Estados Unidos y contó con la participación de un investigador de la UNLP- CONICET, Mauricio Reynoso.

En las últimas décadas el cambio climático generó un incremento en la intensidad y en la frecuencia de las lluvias, provocando inundaciones sobre diversas regiones del planeta. Además de generar peligro para las personas, también se suman los graves efectos sobre los cultivos y la consecuente pérdida de millones de hectáreas.

El arroz fue el único que demostró tener la capacidad de sobrevivir en condiciones extremas en terrenos inundados. Sin embargo, con este descubrimiento se podrían crear nuevos cultivos resistentes al estrés hídrico y se podría garantizar que el suministro de alimentos no corra riesgo.

Mauricio Reynoso, doctor en Ciencias Biológicas, investigador del Instituto de Biotecnología y Biología Molecular UNLP-CONICET, integró el equipo de trabajo de la Universidad de California, en Riverside. Allí junto a investigadores de prestigiosas casas de altos estudios de todo el mundo, desarrollaron este avance científico que contó con la  colaboración internacional financiada por el Programa de Investigación del Genoma Vegetal de la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Se trata de una verdadera revolución en el campo de la biología ya que, por primera vez se logró observar en detalle la manera en que el ADN le da instrucciones a una célula para crear una respuesta de estrés particular. El desarrollo busca activar en diferentes especies vegetales, una serie de genes específicos para ayudarlas a sobrevivir al anegamiento del suelo.

“El grupo donde realicé el post doctorado estudió el rol del gen de arroz SUB1A que provee tolerancia a la planta de arroz sumergida prolongadamente. Contrario al arroz, la mayoría de los cultivos son altamente susceptibles a la inundación, tanto por el inundado de las raíces como por mantener el tejido aéreo sumergido. Las lluvias prolongadas causan la devastación de cultivos”, detalló Reynoso.

El arroz fue domesticado a partir de especies silvestres que crecían en regiones tropicales donde se adaptó para soportar los monzones y la saturación de agua. Algunos de los genes involucrados en esa adaptación existen en otras plantas analizadas pero no han evolucionado para encenderse cuando las raíces están siendo inundadas.

En ese marco, los científicos estudiaron la manera en que responden diferentes cultivos cuando están sumergidos en agua; y se estableció, además, una comparación con el comportamiento del arroz. Se descubrió que las plantas utilizadas en los ensayos -un tomate silvestre, un tomate utilizado para la agricultura, y una planta similar a la alfalfa- comparten al menos 68 familias de genes que se activan en respuesta a las inundaciones.

“Profundizando aún más, el equipo analizó los genes de estas células de la punta de la raíz, para entender si sus genes se activaban cuando estaban cubiertos de agua y privados de oxígeno, y cómo lo hacían”, remarcó el investigador de la UNLP y añadió: "Observamos la forma en que el ADN instruye a una célula para crear una respuesta de estrés particular con un nivel de detalle sin precedentes”.

El doctor en Ciencias Biológicas integró el equipo de trabajo de la Universidad de California, en Riverside, Estados Unidos. La investigación fue publicada por la revista Sciencie y significa un gran avance que podría garantizar que el suministro de alimentos no corra riesgo por el avance del cambio climático.

20 de septiembre de 2019

Una investigación publicada en la prestigiosa revista Science descubrió los genes que tienen en común los principales cultivos alimentarios, y que se activan en respuesta a las inundaciones. El hallazgo coloca a la ciencia a las puertas de crear especies capaces resistir y sobrevivir a prolongados períodos bajo el agua. El avance científico fue desarrollado en Estados Unidos y contó con la participación de un investigador de la UNLP- CONICET, Mauricio Reynoso.

En las últimas décadas el cambio climático generó un incremento en la intensidad y en la frecuencia de las lluvias, provocando inundaciones sobre diversas regiones del planeta. Además de generar peligro para las personas, también se suman los graves efectos sobre los cultivos y la consecuente pérdida de millones de hectáreas.

El arroz fue el único que demostró tener la capacidad de sobrevivir en condiciones extremas en terrenos inundados. Sin embargo, con este descubrimiento se podrían crear nuevos cultivos resistentes al estrés hídrico y se podría garantizar que el suministro de alimentos no corra riesgo.

Mauricio Reynoso, doctor en Ciencias Biológicas, investigador del Instituto de Biotecnología y Biología Molecular UNLP-CONICET, integró el equipo de trabajo de la Universidad de California, en Riverside. Allí junto a investigadores de prestigiosas casas de altos estudios de todo el mundo, desarrollaron este avance científico que contó con la  colaboración internacional financiada por el Programa de Investigación del Genoma Vegetal de la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Se trata de una verdadera revolución en el campo de la biología ya que, por primera vez se logró observar en detalle la manera en que el ADN le da instrucciones a una célula para crear una respuesta de estrés particular. El desarrollo busca activar en diferentes especies vegetales, una serie de genes específicos para ayudarlas a sobrevivir al anegamiento del suelo.

“El grupo donde realicé el post doctorado estudió el rol del gen de arroz SUB1A que provee tolerancia a la planta de arroz sumergida prolongadamente. Contrario al arroz, la mayoría de los cultivos son altamente susceptibles a la inundación, tanto por el inundado de las raíces como por mantener el tejido aéreo sumergido. Las lluvias prolongadas causan la devastación de cultivos”, detalló Reynoso.

El arroz fue domesticado a partir de especies silvestres que crecían en regiones tropicales donde se adaptó para soportar los monzones y la saturación de agua. Algunos de los genes involucrados en esa adaptación existen en otras plantas analizadas pero no han evolucionado para encenderse cuando las raíces están siendo inundadas.

En ese marco, los científicos estudiaron la manera en que responden diferentes cultivos cuando están sumergidos en agua; y se estableció, además, una comparación con el comportamiento del arroz. Se descubrió que las plantas utilizadas en los ensayos -un tomate silvestre, un tomate utilizado para la agricultura, y una planta similar a la alfalfa- comparten al menos 68 familias de genes que se activan en respuesta a las inundaciones.

“Profundizando aún más, el equipo analizó los genes de estas células de la punta de la raíz, para entender si sus genes se activaban cuando estaban cubiertos de agua y privados de oxígeno, y cómo lo hacían”, remarcó el investigador de la UNLP y añadió: "Observamos la forma en que el ADN instruye a una célula para crear una respuesta de estrés particular con un nivel de detalle sin precedentes”.

COMENTARIOS

El doctor en Ciencias Biológicas integró el equipo de trabajo de la Universidad de California, en Riverside, Estados Unidos. La investigación fue publicada por la revista Sciencie y significa un gran avance que podría garantizar que el suministro de alimentos no corra riesgo por el avance del cambio climático.