0221
0221

En septiembre suben las jubilaciones, las asignaciones familiares y las AUH

Con otra suba en diciembre, las jubilaciones acumularían una suma de 51% anual, algo similar a la proyección de precios posterior a la última devaluación. Las AUH y las asignaciones familiares seguirán el mismo camino, aunque ninguno de los beneficios alcanzará para compensar la pérdida de poder adquisitivo de 2018.

Las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares subirán un 12,22% en septiembre y un 8,74% en diciembre. Así se desprende de la fórmula con la que se actualizan los haberes por inflación y salarios según la ley de movilidad, y que corresponde a la evolución del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y el indicador salarial Ripte del trimestre abril-mayo-junio. En el segundo trimestre del año, la inflación trepó casi 9,5% y los salarios registrados avanzaron casi 7%.

Con estas subas previstas, las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares acumularán una suba anual del 51,1%. El número es similar a las primeras estimaciones de inflación que realizaron consultoras privadas después de la devaluación posterior a las PASO, por lo que con el aumento de diciembre los haberes le empatarían a los precios. Sin embargo, en 2018 las jubilaciones, pensiones y asignaciones subieron 28,5% anual, casi 20 puntos menos que la inflación acumulada (47,6%).

Así, el giro económico de 2019 arruinó las previsiones del Gobierno de recuperar el poder adquisitivo del año pasado con los aumento de este. Como la actualización se hace con datos de precios y salarios del semestre previo, la mejora de poder adquisitivo necesita que la inflación sea descendente y en el país viene ocurriendo todo lo contrario. 

De todos modos, cabe destacar que con la suba de septiembre la jubilación mínima llegará a los 12.937 pesos y en diciembre, a 14.068. Del mismo modo, la asignación familiar más alta -que cobran los trabajadores registrados con salarios de hasta 39139 pesos- llegará en septiembre a 2.525 pesos, y con el aumento previsto para diciembre, trepará a 2.746. Esto debería hacer que suba la Asignación Universal por Hijo, luego del incremento extraordinario que el Gobierno dio en mayo, del 46%, a cuenta de los aumentos previstos por la ley de movilidad.

Así, con la suba prevista para fin de año, la AUH debería pasar de 2.652 a 2.746 pesos, para alcanzar la actualización del 51,1% prevista por la ley. Pero todavía el Gobierno no confirmó esta versión: la semana pasada el presidente Mauricio Macri anunció dos pagos extra para beneficiarios de la AUH de mil pesos cada uno por hijo, que se abonarían en sptiembre y octubre. Por lo tanto, esas sumas podrían computarse como pagos a cuenta, según indicaron desde Ansés.  

Con otra suba en diciembre, las jubilaciones acumularían una suma de 51% anual, algo similar a la proyección de precios posterior a la última devaluación. Las AUH y las asignaciones familiares seguirán el mismo camino, aunque ninguno de los beneficios alcanzará para compensar la pérdida de poder adquisitivo de 2018.

23 de agosto de 2019

Las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares subirán un 12,22% en septiembre y un 8,74% en diciembre. Así se desprende de la fórmula con la que se actualizan los haberes por inflación y salarios según la ley de movilidad, y que corresponde a la evolución del Índice de Precios al Consumidor (IPC) y el indicador salarial Ripte del trimestre abril-mayo-junio. En el segundo trimestre del año, la inflación trepó casi 9,5% y los salarios registrados avanzaron casi 7%.

Con estas subas previstas, las jubilaciones, pensiones y asignaciones familiares acumularán una suba anual del 51,1%. El número es similar a las primeras estimaciones de inflación que realizaron consultoras privadas después de la devaluación posterior a las PASO, por lo que con el aumento de diciembre los haberes le empatarían a los precios. Sin embargo, en 2018 las jubilaciones, pensiones y asignaciones subieron 28,5% anual, casi 20 puntos menos que la inflación acumulada (47,6%).

Así, el giro económico de 2019 arruinó las previsiones del Gobierno de recuperar el poder adquisitivo del año pasado con los aumento de este. Como la actualización se hace con datos de precios y salarios del semestre previo, la mejora de poder adquisitivo necesita que la inflación sea descendente y en el país viene ocurriendo todo lo contrario. 

De todos modos, cabe destacar que con la suba de septiembre la jubilación mínima llegará a los 12.937 pesos y en diciembre, a 14.068. Del mismo modo, la asignación familiar más alta -que cobran los trabajadores registrados con salarios de hasta 39139 pesos- llegará en septiembre a 2.525 pesos, y con el aumento previsto para diciembre, trepará a 2.746. Esto debería hacer que suba la Asignación Universal por Hijo, luego del incremento extraordinario que el Gobierno dio en mayo, del 46%, a cuenta de los aumentos previstos por la ley de movilidad.

Así, con la suba prevista para fin de año, la AUH debería pasar de 2.652 a 2.746 pesos, para alcanzar la actualización del 51,1% prevista por la ley. Pero todavía el Gobierno no confirmó esta versión: la semana pasada el presidente Mauricio Macri anunció dos pagos extra para beneficiarios de la AUH de mil pesos cada uno por hijo, que se abonarían en sptiembre y octubre. Por lo tanto, esas sumas podrían computarse como pagos a cuenta, según indicaron desde Ansés.  

COMENTARIOS

Con otra suba en diciembre, las jubilaciones acumularían una suma de 51% anual, algo similar a la proyección de precios posterior a la última devaluación. Las AUH y las asignaciones familiares seguirán el mismo camino, aunque ninguno de los beneficios alcanzará para compensar la pérdida de poder adquisitivo de 2018.