lunes 27 de mayo de 2024

Federico Martelli: del piquete al grupo Callao, el precandidato más joven del peronismo

Fundador del MUP, un movimiento que nació en la calle con la crisis de 2001 al margen de las estructuras políticas orgánicas, se integró al PJ de la mano del kirchnerismo. Fue funcionario nacional, rompió con críticas en 2015 y lo enfrentó en 2017 para luego responder a la convocatoria de Alberto Fernández.

--:--

Cuando a principios de la década pasada, Federico Martelli encabezaba un piquete en la Ruta 2 a la altura de la localidad de El Peligro, donde reclamaba la acción municipal ante la aparición de casos fatales de hantavirus, difícilmente imaginara que algunos años después pudiera integrarse como funcionario de algún gobierno nacional. Era entonces un joven de apenas 20 años, miembro fundador del Movimiento de Unidad Popular (MUP), una organización creada por distintos sectores que construían en los márgenes de la política, por fuera de los partidos tradicionales. Los primeros años del nuevo milenio fueron vertiginosos y rápidamente lo verían simpatizando con el gobierno de Néstor Kirchner, seducido desde el vamos por el discurso del 25 de mayo de 2003. Más tarde se integraría al PJ, donde ocupó cargos institucionales, y finalmente sería parte activa del Gobierno ya en la gestión de Cristina Fernández de Kirchner (CFK). Se distanciaría tras la derrota con Cambiemos en 2015 para plegarse a las huestes de Florencio Randazzo, a quien acompañó en 2017. Vuelve a compartir espacio ahora, con 40 años, ya lanzado como precandidato a intendente de la mano de otro retornado, el fundador del Grupo Callao y candidato presidencial, Alberto Fernández.

Lee además

Martelli nació y se crió en City Bell. Podría decirse que es un producto típico de una familia de clase media de esa zona norte del distrito. Fue a la Escuela Primaria 12 y al Colegio Juan Manuel Estrada, donde tuvo su primer acercamiento a la militancia adolescente y jugó al rugby varios años en Los Tilos.

Pero la militancia más intensa llegó cuando empezó a cursar en la faculta de Periodismo. Su paso por la UNLP fue breve pero intenso desde el punto de vista político. Formó parte de la agrupación Agua Negra, brazo estudiantil de la organización de perfil anarquista Auca, que en 2001 logró la conducción de la Federación Universitaria de La Plata (FULP) hecho en el que Martelli tuvo activa participación. En paralelo, el joven militante profundizó su territorialización dentro del por entonces recientemente fundado MUP, con fuerte presencia en El Peligro, Gorina y Altos de San Lorenzo. Por entonces la organización era caratulada por sus propios integrantes como “libertaria”, porque además de anarquistas reunía a marxistas e independientes.

Agua Negra se disolvió en 2003 y Martelli dejó rápido la carrera de Periodismo. El MUP mantuvo su perfil al margen de los partidos político con un perfil político emparentado al de las organizaciones sociales de la actualidad. Fue así hasta 2005 cuando llegó el momento de la peronización a través de la estructura del Frente para la Victoria.

Ese mismo año se convirtió en secretario general de la organización (cargo que mantiene hasta ahora) y debutó en campaña trabajando por la candidatura a senadora de Cristina en el triunfo contra Hilda “Chiche” Duhalde.   

Tres años después, en 2008, ya con CFK en la Presidencia, el MUP se transformó en una corriente interna del PJ y Martelli en un activo dirigente de la Juventud Peronista. Fue secretario de la JP platense y vicepresidente de esa misma organización a nivel bonaerense. “Hemos adoptado al peronismo como filosofía y como doctrina política, nos reconocemos como peronistas y somos parte del PJ a nivel nacional” dice el propio Martelli al caracterizar la agrupación.

Ya inserto de lleno en la gestión ocupó dos lugares: entre 2009 y 2014 estuvo en el ministerio de Desarrollo Social de Alicia Kirchner, como director de Comunicación. Y en los últimos dos años de gobierno kirchnerista fue asesor especial para la Participación Social en Ámbitos del Mercosur. Aquellos años fueron los que más críticas generaron en su contra, especialmente de los medios detractores que cuestionaban su preparación para el rol.

La derrota con Cambiemos en 2015 marcó un punto de inflexión en su relación con el kirchnerismo y un regreso al llano, fuera de la estructura del Estado, con emprendimientos privados de asesoría política y el desarrollo de su organización cultural Casa Pulsar.

Expresó un nivel de autocrítica extendida hacia “algunas metodologías” y “algunas peleas” encaradas por la entonces presidenta. Marca el conflicto con el campo por la resolución 125 de retenciones a las exportaciones de granos y la guerra desatada con el grupo Clarín.

Eso lo llevó a alinearse con el ex ministro de Ministerio del Interior y Transporte Florencio Randazzo a quien acompañó en las elecciones legislativas de 2017 integrando una de las listas de concejales platenses del frente PJ-Cumplir. Esa primera experiencia electoral no fue buena: cargó con el arrastre de la polarización que a nivel provincial provocaron Cambiemos y Unidad Ciudadana y perdió en las PASO con la otra lista que respondía a Randazzo y encabezaba Paula Lambertini. El propio Martelli rescata de aquel momento no haber dejado la estructura partidaria y jugado con el sello PJ.

Meses después de aquella incursión electoral, uno de los mentores de Cumplir, el ahora precandidato presidencial Alberto Fernández, lo convocó para formar parte del Grupo Callao, un espacio de discusión política con fuerte presencia de dirigentes platenses que levantó el perfil luego del anuncio de la fórmula Fernández – Fernández.   

El MUP sigue inserto dentro de la estructura del PJ con un fuerte elineamiento con Gabriel Katopodis y Gustavo Menéndez, el cual tuvo continuidad en la conducción partidaria de Fernando Gray. A nivel nacional se percibe muy alineados con el gobernador de San Juan Sergio Uñac, quien llegó a mencionarlo como su candidato en La Plata, y con el tucumano Juan Manzur. También cultiva buenas relaciones con Carlos Rovira en Misiones, con Martín Soria en Río Negro y Espartaco Marín en La Pampa.

En el cierre de listas del 22 de junio Martelli sostuvo su candidatura contra viento y marea, incluso cuando muchos auguraban que se bajaría.  

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar