Caligaris, la banda que combate a la tristeza llega con "Espíritu Payaso"
0221
0221

Caligaris, la banda que combate a la tristeza llega con "Espíritu Payaso"

Con canciones, circo, baile y narices rojas encendidas, llega este domingo al Teatro Sala Ópera “Espíritu payaso, el show más divertido del mundo”.

Los Caligaris se presentarán este domingo con "Espíritu payaso". Con un innovador estilo, la banda cordobesa trae un show con aires de circo y una puesta teatral que se ensambla con las canciones de todos los géneros.

El lema y objetivo de Caligaris es “Divertir hasta el final”. Es que la banda  integrada por doce músicos y amigos desde la adolescencia tiene raíces circenses y, desde sus comienzos, allá por 1998, sus atuendos payasescos y piruetas atrajeron a su primer público.

Hoy, a 22 años del nacimiento de la banda, su espíritu y ganas de llevar alegría a los escenarios del mundo está intacto. Su música conquistó México, desde donde lograron abrirse a otros mercados. “El show más feliz del mundo” es su primer CD/DVD, que fue registrado en vivo en el Palacio de los Deportes de México y también dio nombre a la gira más exitosa que los llevó a diferentes escenarios de nuestro país, Estados Unidos, México, Colombia, Chile y España.

Sus integrantes son: Martín Pampiglione (voz, guitarra y coros), Diego Pampiglione "Raúl Sencillez" (baterista), Juan Carlos Taleb (voz, guitarra y coros), Agustín Pablo Cuadrado (trompeta), Marcos Ozamis (saxofón), Gabriel Garita Onandía (bajo), Lautaro Bartoli (guitarra), Federico Zapata (trombón), Mariano Baigorria (guitarra), Ramiro Mauricio Ambrosi (percusión y accesorios), Valentín Scagliola (teclados, acordeón y coros), Armando Ezequiel Mansilla "Zurdo” (percusión).

0221.com.ar dialogó con Valentín Scagliola antes del show y contó sobre la presentación, los 22 años de la banda, su popularidad en México y el nuevo material próximo a salir.

-¿Qué nos podés adelantar del show del domingo?

-Repasa un poco los discos, está basado en lo visual y lo teatral. Como este show lo preparamos  para el Auditorio Nacional de México es un show muy importante para nosotros. Es como un show de teatro, le pusimos muchas cosas teatrales. Tenemos estas últimas presentaciones con “Espíritu payaso El show más feliz del mundo”, hasta octubre que sale un nuevo disco. Y ya largamos con un nuevo show.

-¿Es uno de los últimos escenarios?

-Exactamente estamos casi cerrando la gira en La Plata, porque después ya nos vamos a Colombia. En argentina casi ya no tocamos.

-¿Se viene lo nuevo?

Estamos por sacar un nuevo disco. En julio nos metemos a grabar, sin shows. Nos internamos  en el estudio, 15 o 20 días y grabamos. Y va a salir en el mes de septiembre, octubre.

-¿Cómo viven ese proceso?

A mí es lo que más me gusta, estar dentro del estudio, soy medio productor, me encanta, es la parte que más disfruto.  Ahora es como que lo estamos haciendo muy comunitario es como que yo era el arreglador musical y ahora nos metemos en el estudio y tocamos, le vamos encontrando la versión, está más bueno es como más orgánico.

-¿Tienen material listo?

Ya tenemos las canciones casi listas. Ahora se viene la elección de las canciones

-¿Cómo hacen esa elección?

-Democracia, se levanta la mano y se elige. Los doce y los productores también.

-¿Siempre trabajaron de esta manera? ¿Así llevan estos 22 años de grupo?

-La verdad que sí. Somos una banda super respetuosa de eso porque imagínate que somos doce los músicos y siempre tuvimos que tomar muchas decisiones y a veces estás de acuerdo y a veces no. Las votaciones se respetan sí o sí. Igual más o menos concordamos en las canciones. Pero presentamos  80 canciones y hay  doce que ya estamos casi todos de acuerdo. Si viene bien, si esta vez no es tan conflictivo. Aparte, no hemos podido dedicarle tanto a componer en estos años. Estamos más tocando. Nos tuvimos que sentar a componer porque dijimos loco hagamos un disco y nos pusimos en la gira con la guitarra.

-¿Quiénes componen?

-No todos, debemos ser ocho. Yo escribo, los cantantes, el baterista. Siempre hacemos canciones propias. Nos la jugamos con lo nuestro.

-¿Surgen cosas nuevas para incorporar como trap? ¿Hay algo de eso?

-Hay unos de los temas que estamos considerando, pero es como un detallito de trap. Hemos sido siempre muy versátiles, no nos quedamos con un solo género musical. Jamás. Si escuchas un tema nuestro decís que raro un cuarteto mezclado con un tema de distorsión. Siempre fuimos desprejuiciados con eso. No hubo problema. Asique ahora quizás un poquito de trap. Estamos ahí negociando con el productor.

-¿Cómo llegan a los escenarios en este marco económico y social de Argentina?

-A nosotros nos toca la realidad de que estamos viajando muchísimo y estamos tocando mucho afuera sinceramente y por ahí volvemos a la argentina y percibimos que acá hay una crisis económica que está difícil. Nosotros siempre hemos atravesado momentos complicados, imaginate que empezamos con una crisis fenomenal en el país en el 2001, salimos con nuestro primer disco. Se sale trabajando. En este momento estamos bastante bien, estamos tocando afuera, nos va bien en México, se nos han abierto un montón de mercados y no dependemos solo de la argentina. Igual en la argentina estamos en un super buen momento. Estamos tocando muchísimo. Se percibe la crisis en todo. Cuando volvés a la argentina, cuesta. Creo que esa es la clave del porqué nos está yendo bien no solo en argentina sino en México que es un país que necesita alegría. Entonces esa la idea y un poco la de la familia: nos está yendo a ver muchas familias abuelos con los nietos que van vestidos de payasos.

-¿Cómo es eso?

-Espontáneamente se empezaron a vender narices de payaso afuera de los shows. Nosotros tenemos de logo un payaso y somos músicos payasos, no de los payasos clásicos. Y en un momento toda la gente que iba al show tenía una nariz de payaso de las que prenden y apagan y  se arma todo un espectáculo. Por ejemplo  en México cuando tocamos se juntan 500 payasos en el subte, entonces hay como una intervención en la ciudad. Se llena de payasos es muy gracioso.

 

-¿Hay una historia circense no?

-Los fundadores  de la banda Martín y Diego Pampiglione nacieron en el circo. Estaban en un tráiler y andaban de pueblo en pueblo cuando eran chiquitos. Martin era payaso y ahí curtieron toda la onda del circo. Y cuando empezamos a tocar nosotros no nos iba a ver  nadie, en el 1998, entonces bajábamos del escenario y hacíamos piruetas abajo y eso fue un poco distintivo de la banda  y dijimos che esto gusta asique lo vamos a seguir haciendo. Se nos ocurrió mezclar lo audiovisual con el circo y se fue armando el frankestein que somos ahora.

-Tienen una legión de fanáticos en México donde los aman, son famosos allá... ¿cómo explican este fenómeno?

-Nosotros hicimos un trabajo de ir a México un montón de veces a tocar para nadie. La primera vez fuimos de soporte de Los Decadentes pero empezamos a ir a tocar para 10, 15 personas y después esos 10 fueron 50 y ya cuando fueron 100 e hicimos la firma de autógrafos para 100. Fue como muy paulatino, creo que fuimos 8 veces hasta la primera vez que se juntó  un poquito de gente. Fue un trabajo super planificado porque lo vimos.  Cuando fuimos la primera vez  dijimos acá hay una movida increíble, con un montón de festivales;  están en un mejor momento en  la industria musical hace rato. Cuando hacíamos firma para 2000 personas estábamos 15 horas firmando, íbamos a eso,  a trabajar y terminábamos haciendo show ahí en esa firma de autógramos y como que se generó esa cosa espontánea y ya cuando tocábamos empezaron a ir 2000, 3000 personas y cuando ya eran 3000 ya fueron 10 mil y ahora ya son 60 mil en noviembre. La próxima –risas- vamos a llamar a un veedor del record Guiness. Si, vamos a estar 48 horas firmando autógrafos.

-¿Cómo es la relación entre ustedes despúes de tanto tiempo juntos?

-Somos un gran poliamor. Nos queremos mucho somos amigos desde los 18 años. Veinte años de banda hemos vivido una vida juntos. Noviazgos, divorcios y seguimos juntos.  Un dato de color: hicimos terapia de grupo, fuimos a un psicólogo todos juntos, hicimos primero sesiones individuales, después todos juntos. Fue durante unos meses,  en una época rara que no había show y dijimos bueno vamos a hacer terapia si no tenemos shows. Hay una locurita en la banda. Nos sirvió muchísimo se lo recomendamos a todas las bandas, porque realmente destraba un montón de cosas.

-¿Sostienen a esos encuentros?

-No, pero adquirimos el hábito de todos los lunes juntarnos a hablar y que nada dure más que un lunes. Felicitaciones, lo malo se dice los lunes.

 

-¿Cuál fue el momento que sintieron que la banda había pasado al estado de la popularidad?

-Vive Latino uno de los festivales en México.  Subimos en el escenario principal y todo el estadio cantaba nuestras canciones fue super loco. Ahí nos dimos cuenta de que algo estaba pasando. Cuando fue la primera vez que sintieron el Condesa, que llenamos y tuvimos que hacer dos.

-¿Cuál es la diferencia entre el público mexicano y argentino?

-El público argentino es más rockero me parece, tenemos una tradición mas rockera, mas rioplatense y tanguera, quizás un poco triste. En México son más como Colombia, hay  más cumbia y  el rock está asociado con el baile. El rock latinoamericano es un poco distinto que el argentino. Allá es más pachanga. El rock ingles medio Stone allá no lo casan pero van Los Decadentes y se arma un fiestón bárbaro. Es más bailantero del caribe para arriba.

-¿Adelantos del próximo álbum?

-Hay una canción que para mí va a ser un éxito mundial que le decimos la abundancia yo te garantizo que con ese vamos a  romper todo.

-¿Qué cosas te dio la popularidad?

-Te da comodidad en las giras porque ahora y descansamos bien. Y después nosotros no vivimos como rockstart a mí me fían en el almacén. Soy el conocido del barrio. Nos pasó mucho tiempo de ser famosos en México y volver a la Argentina y nada. Nos tomábamos un avión y llegábamos al aeropuerto de México  y  500 personas que no nos dejaban salir del aeropuerto, a ese nivel. Y volvíamos acá y no te frenan los taxis. Y nos reímos de eso y nos mantenemos con los pies sobre la tierra porque vivir así tipo rockstar debe ser waaau un pco intenso. Entonces el equilibrio que tenemos nos gusta.

Con canciones, circo, baile y narices rojas encendidas, llega este domingo al Teatro Sala Ópera “Espíritu payaso, el show más divertido del mundo”.

14 de junio de 2019

Los Caligaris se presentarán este domingo con "Espíritu payaso". Con un innovador estilo, la banda cordobesa trae un show con aires de circo y una puesta teatral que se ensambla con las canciones de todos los géneros.

El lema y objetivo de Caligaris es “Divertir hasta el final”. Es que la banda  integrada por doce músicos y amigos desde la adolescencia tiene raíces circenses y, desde sus comienzos, allá por 1998, sus atuendos payasescos y piruetas atrajeron a su primer público.

Hoy, a 22 años del nacimiento de la banda, su espíritu y ganas de llevar alegría a los escenarios del mundo está intacto. Su música conquistó México, desde donde lograron abrirse a otros mercados. “El show más feliz del mundo” es su primer CD/DVD, que fue registrado en vivo en el Palacio de los Deportes de México y también dio nombre a la gira más exitosa que los llevó a diferentes escenarios de nuestro país, Estados Unidos, México, Colombia, Chile y España.

Sus integrantes son: Martín Pampiglione (voz, guitarra y coros), Diego Pampiglione "Raúl Sencillez" (baterista), Juan Carlos Taleb (voz, guitarra y coros), Agustín Pablo Cuadrado (trompeta), Marcos Ozamis (saxofón), Gabriel Garita Onandía (bajo), Lautaro Bartoli (guitarra), Federico Zapata (trombón), Mariano Baigorria (guitarra), Ramiro Mauricio Ambrosi (percusión y accesorios), Valentín Scagliola (teclados, acordeón y coros), Armando Ezequiel Mansilla "Zurdo” (percusión).

0221.com.ar dialogó con Valentín Scagliola antes del show y contó sobre la presentación, los 22 años de la banda, su popularidad en México y el nuevo material próximo a salir.

-¿Qué nos podés adelantar del show del domingo?

-Repasa un poco los discos, está basado en lo visual y lo teatral. Como este show lo preparamos  para el Auditorio Nacional de México es un show muy importante para nosotros. Es como un show de teatro, le pusimos muchas cosas teatrales. Tenemos estas últimas presentaciones con “Espíritu payaso El show más feliz del mundo”, hasta octubre que sale un nuevo disco. Y ya largamos con un nuevo show.

-¿Es uno de los últimos escenarios?

-Exactamente estamos casi cerrando la gira en La Plata, porque después ya nos vamos a Colombia. En argentina casi ya no tocamos.

-¿Se viene lo nuevo?

Estamos por sacar un nuevo disco. En julio nos metemos a grabar, sin shows. Nos internamos  en el estudio, 15 o 20 días y grabamos. Y va a salir en el mes de septiembre, octubre.

-¿Cómo viven ese proceso?

A mí es lo que más me gusta, estar dentro del estudio, soy medio productor, me encanta, es la parte que más disfruto.  Ahora es como que lo estamos haciendo muy comunitario es como que yo era el arreglador musical y ahora nos metemos en el estudio y tocamos, le vamos encontrando la versión, está más bueno es como más orgánico.

-¿Tienen material listo?

Ya tenemos las canciones casi listas. Ahora se viene la elección de las canciones

-¿Cómo hacen esa elección?

-Democracia, se levanta la mano y se elige. Los doce y los productores también.

-¿Siempre trabajaron de esta manera? ¿Así llevan estos 22 años de grupo?

-La verdad que sí. Somos una banda super respetuosa de eso porque imagínate que somos doce los músicos y siempre tuvimos que tomar muchas decisiones y a veces estás de acuerdo y a veces no. Las votaciones se respetan sí o sí. Igual más o menos concordamos en las canciones. Pero presentamos  80 canciones y hay  doce que ya estamos casi todos de acuerdo. Si viene bien, si esta vez no es tan conflictivo. Aparte, no hemos podido dedicarle tanto a componer en estos años. Estamos más tocando. Nos tuvimos que sentar a componer porque dijimos loco hagamos un disco y nos pusimos en la gira con la guitarra.

-¿Quiénes componen?

-No todos, debemos ser ocho. Yo escribo, los cantantes, el baterista. Siempre hacemos canciones propias. Nos la jugamos con lo nuestro.

-¿Surgen cosas nuevas para incorporar como trap? ¿Hay algo de eso?

-Hay unos de los temas que estamos considerando, pero es como un detallito de trap. Hemos sido siempre muy versátiles, no nos quedamos con un solo género musical. Jamás. Si escuchas un tema nuestro decís que raro un cuarteto mezclado con un tema de distorsión. Siempre fuimos desprejuiciados con eso. No hubo problema. Asique ahora quizás un poquito de trap. Estamos ahí negociando con el productor.

-¿Cómo llegan a los escenarios en este marco económico y social de Argentina?

-A nosotros nos toca la realidad de que estamos viajando muchísimo y estamos tocando mucho afuera sinceramente y por ahí volvemos a la argentina y percibimos que acá hay una crisis económica que está difícil. Nosotros siempre hemos atravesado momentos complicados, imaginate que empezamos con una crisis fenomenal en el país en el 2001, salimos con nuestro primer disco. Se sale trabajando. En este momento estamos bastante bien, estamos tocando afuera, nos va bien en México, se nos han abierto un montón de mercados y no dependemos solo de la argentina. Igual en la argentina estamos en un super buen momento. Estamos tocando muchísimo. Se percibe la crisis en todo. Cuando volvés a la argentina, cuesta. Creo que esa es la clave del porqué nos está yendo bien no solo en argentina sino en México que es un país que necesita alegría. Entonces esa la idea y un poco la de la familia: nos está yendo a ver muchas familias abuelos con los nietos que van vestidos de payasos.

-¿Cómo es eso?

-Espontáneamente se empezaron a vender narices de payaso afuera de los shows. Nosotros tenemos de logo un payaso y somos músicos payasos, no de los payasos clásicos. Y en un momento toda la gente que iba al show tenía una nariz de payaso de las que prenden y apagan y  se arma todo un espectáculo. Por ejemplo  en México cuando tocamos se juntan 500 payasos en el subte, entonces hay como una intervención en la ciudad. Se llena de payasos es muy gracioso.

 

-¿Hay una historia circense no?

-Los fundadores  de la banda Martín y Diego Pampiglione nacieron en el circo. Estaban en un tráiler y andaban de pueblo en pueblo cuando eran chiquitos. Martin era payaso y ahí curtieron toda la onda del circo. Y cuando empezamos a tocar nosotros no nos iba a ver  nadie, en el 1998, entonces bajábamos del escenario y hacíamos piruetas abajo y eso fue un poco distintivo de la banda  y dijimos che esto gusta asique lo vamos a seguir haciendo. Se nos ocurrió mezclar lo audiovisual con el circo y se fue armando el frankestein que somos ahora.

-Tienen una legión de fanáticos en México donde los aman, son famosos allá... ¿cómo explican este fenómeno?

-Nosotros hicimos un trabajo de ir a México un montón de veces a tocar para nadie. La primera vez fuimos de soporte de Los Decadentes pero empezamos a ir a tocar para 10, 15 personas y después esos 10 fueron 50 y ya cuando fueron 100 e hicimos la firma de autógrafos para 100. Fue como muy paulatino, creo que fuimos 8 veces hasta la primera vez que se juntó  un poquito de gente. Fue un trabajo super planificado porque lo vimos.  Cuando fuimos la primera vez  dijimos acá hay una movida increíble, con un montón de festivales;  están en un mejor momento en  la industria musical hace rato. Cuando hacíamos firma para 2000 personas estábamos 15 horas firmando, íbamos a eso,  a trabajar y terminábamos haciendo show ahí en esa firma de autógramos y como que se generó esa cosa espontánea y ya cuando tocábamos empezaron a ir 2000, 3000 personas y cuando ya eran 3000 ya fueron 10 mil y ahora ya son 60 mil en noviembre. La próxima –risas- vamos a llamar a un veedor del record Guiness. Si, vamos a estar 48 horas firmando autógrafos.

-¿Cómo es la relación entre ustedes despúes de tanto tiempo juntos?

-Somos un gran poliamor. Nos queremos mucho somos amigos desde los 18 años. Veinte años de banda hemos vivido una vida juntos. Noviazgos, divorcios y seguimos juntos.  Un dato de color: hicimos terapia de grupo, fuimos a un psicólogo todos juntos, hicimos primero sesiones individuales, después todos juntos. Fue durante unos meses,  en una época rara que no había show y dijimos bueno vamos a hacer terapia si no tenemos shows. Hay una locurita en la banda. Nos sirvió muchísimo se lo recomendamos a todas las bandas, porque realmente destraba un montón de cosas.

-¿Sostienen a esos encuentros?

-No, pero adquirimos el hábito de todos los lunes juntarnos a hablar y que nada dure más que un lunes. Felicitaciones, lo malo se dice los lunes.

 

-¿Cuál fue el momento que sintieron que la banda había pasado al estado de la popularidad?

-Vive Latino uno de los festivales en México.  Subimos en el escenario principal y todo el estadio cantaba nuestras canciones fue super loco. Ahí nos dimos cuenta de que algo estaba pasando. Cuando fue la primera vez que sintieron el Condesa, que llenamos y tuvimos que hacer dos.

-¿Cuál es la diferencia entre el público mexicano y argentino?

-El público argentino es más rockero me parece, tenemos una tradición mas rockera, mas rioplatense y tanguera, quizás un poco triste. En México son más como Colombia, hay  más cumbia y  el rock está asociado con el baile. El rock latinoamericano es un poco distinto que el argentino. Allá es más pachanga. El rock ingles medio Stone allá no lo casan pero van Los Decadentes y se arma un fiestón bárbaro. Es más bailantero del caribe para arriba.

-¿Adelantos del próximo álbum?

-Hay una canción que para mí va a ser un éxito mundial que le decimos la abundancia yo te garantizo que con ese vamos a  romper todo.

-¿Qué cosas te dio la popularidad?

-Te da comodidad en las giras porque ahora y descansamos bien. Y después nosotros no vivimos como rockstart a mí me fían en el almacén. Soy el conocido del barrio. Nos pasó mucho tiempo de ser famosos en México y volver a la Argentina y nada. Nos tomábamos un avión y llegábamos al aeropuerto de México  y  500 personas que no nos dejaban salir del aeropuerto, a ese nivel. Y volvíamos acá y no te frenan los taxis. Y nos reímos de eso y nos mantenemos con los pies sobre la tierra porque vivir así tipo rockstar debe ser waaau un pco intenso. Entonces el equilibrio que tenemos nos gusta.

COMENTARIOS