Declaró otro policía por la masacre de Monte, se despegó del caso y complicó a sus jefes
0221
0221

Declaró otro policía por la masacre de Monte, se despegó del caso y complicó a sus jefes

Leonardo Daniel Ecilape manejaba uno de los patrulleros que protagonizó la persecución del Fiat 147 en el que viajaban los adolescentes muertos. Si firma no aparece en ninguna de las actas falsificadas para encubrir el caso, situación que lo beneficia.

La justicia Penal de La Plata obtuvo un testimonio que puede resultar clave en el esclarecimiento de la causa denominada como la masacre de San Miguel de Monte en la que fallecieron cuatro adolescentes luego de una persecución policial que incluyó disparos de policías hacia las víctimas.

El oficial Leonardo Daniel Ecilape (26)  manejaba el móvil policial que inició la persecución. En su declaración aseveró que é todo el tiempo cumplió las órdenes que dictaba su superior, el capitán Rubén Alberto García, quien fue uno de los que disparó su arma reglamentaria y quedó filmado.

Asistido por su abogado defensor Marcelo Di Siervi, el acusado sostuvo ante el fiscal que no tuvo intención de producir ese desenlac fatal, que solo manejó el patrullero y cumplió con las órdenes de sus susperiores.

Tras el choque del auto en el que viajaban las víctimas contra un camión, Ecilape aseguró que fue el primero en bajar del patrullero y solicitar ayuda para los adolescentes.

Luego volvió a la comisaría de la zona, en estado de shock, y se durmió en la cocina. No participó de la confección de las actas policiales falsas que se confeccionaron con el objetivo de encubrir la trama de responsabilidades policiales y simular un accidente de tránsito.

Por el caso permanecen detenidos 12 policías y un funcionario comunal, acusados de la muerte de Camila López (13), Gonzalo Domínguez (14), Danilo Sansone (13) y Carlos Aníbal Suárez (22).

Cuatro de los efectivos están acusados de homicidio agravado, mientras que los restantes afrontan acusaciones por encubrimiento y falsedad ideológica.

La única sobreviviente del choque es Rocío Gugliarello una adolescente de 13 años que sigue internada en la terapia intensiva del Hospital El Cruce de la localidad de Florencio Varela.

Leonardo Daniel Ecilape manejaba uno de los patrulleros que protagonizó la persecución del Fiat 147 en el que viajaban los adolescentes muertos. Si firma no aparece en ninguna de las actas falsificadas para encubrir el caso, situación que lo beneficia.

13 de junio de 2019

La justicia Penal de La Plata obtuvo un testimonio que puede resultar clave en el esclarecimiento de la causa denominada como la masacre de San Miguel de Monte en la que fallecieron cuatro adolescentes luego de una persecución policial que incluyó disparos de policías hacia las víctimas.

El oficial Leonardo Daniel Ecilape (26)  manejaba el móvil policial que inició la persecución. En su declaración aseveró que é todo el tiempo cumplió las órdenes que dictaba su superior, el capitán Rubén Alberto García, quien fue uno de los que disparó su arma reglamentaria y quedó filmado.

Asistido por su abogado defensor Marcelo Di Siervi, el acusado sostuvo ante el fiscal que no tuvo intención de producir ese desenlac fatal, que solo manejó el patrullero y cumplió con las órdenes de sus susperiores.

Tras el choque del auto en el que viajaban las víctimas contra un camión, Ecilape aseguró que fue el primero en bajar del patrullero y solicitar ayuda para los adolescentes.

Luego volvió a la comisaría de la zona, en estado de shock, y se durmió en la cocina. No participó de la confección de las actas policiales falsas que se confeccionaron con el objetivo de encubrir la trama de responsabilidades policiales y simular un accidente de tránsito.

Por el caso permanecen detenidos 12 policías y un funcionario comunal, acusados de la muerte de Camila López (13), Gonzalo Domínguez (14), Danilo Sansone (13) y Carlos Aníbal Suárez (22).

Cuatro de los efectivos están acusados de homicidio agravado, mientras que los restantes afrontan acusaciones por encubrimiento y falsedad ideológica.

La única sobreviviente del choque es Rocío Gugliarello una adolescente de 13 años que sigue internada en la terapia intensiva del Hospital El Cruce de la localidad de Florencio Varela.

COMENTARIOS