0221

Un partido político se mantiene vigente, a pesar de los tiempos

La Unión Cívica Radical demostró este lunes que su vida en la política argentina se encuentra vigente y goza de excelente salud.

28 de mayo de 2019

La Convención Nacional, que al igual que hace cuatro años atrás, mantuvo en vilo a todos los sectores políticos, demuestra que, muy lejos de las premoniciones de muerte del centenario partido, hoy siguen siendo fundamentales sus definiciones para los procesos políticos que vive nuestro país.

La Unión Cívica Radical demuestra así que, a pesar de los tiempos actuales, de la era de la información y de lo que ésta conlleva, siguen siendo posibles espacios de debate, democráticos, y plurales, en dónde las decisiones pueden ser tomadas de forma horizontal.

Claro que los debates arrancaron mucho antes, hace dos meses, cuando tres posturas sobre la continuidad o no del partido en la coalición Cambiemos irrumpieron en todos los escenarios políticos. Esos debates internos, y también muchas veces mediáticos, fueron tomando fuerza e hicieron que ayer llegaran convencionales de todo el país con posturas ya definidas.

Lo increíble, sobre todo en tiempos en que muchos se enteran de las decisiones de sus espacios de militancia por un mensaje de texto o por televisión, es que hasta hace muy poquitos días cualquier resultado era posible.

Largos debates, y desde ya que muchas negociaciones, machas y contramarchas, produjeron finalmente un resultado que cuenta con total legitimidad para que militantes de la Unión Cívica Radical sigan construyendo dentro Cambiemos: la continuidad, sí, pero con presencia en la toma de decisiones, con la posibilidad de la construcción de una coalición de gobierno, y con la posibilidad también de ampliar el espacio político, buscando una estrategia política que nos coloque en un mejor lugar para las elecciones que se avecinan.

En tiempos en los que en el mundo los partidos políticos están en franca desvalorización por los ciudadanos, y en grandes niveles de desconfianza, la repercusión de la Convención Nacional de la UCR es esperanzadora: muestra que los procesos de tomas de decisiones pueden construirse con transparencia y de forma democrática.

Y además, que es posible la construcción de espacios políticos modernos: los ciudadanos buscan cada vez más gestores que, con honestidad y capacidad, puedan mejorarles la calidad de vida. Los partidos políticos hoy deben prepararse para ese desafío, y ayer la Unión Cívica Radical demostró que se encuentra preparado para ello.

Mención especial para la paridad para cargos electivos y en reforma de la Carta Orgánica de la UCR: la Convención votó a favor de forma unánime, consagrándose así, una vez más a la vanguardia de los derechos de las mujeres, y entendiendo perfectamente el tiempo que vivimos: el de las mujeres.

COMENTARIOS