¿El e-commerce le escapa a la crisis?
0221
0221

¿El e-commerce le escapa a la crisis?

Por Darío Santandrea

Febrero del 2019 marcó un hito importante en un comercio de la ciudad. La Florería El Rosedal de La Plata logró que las ventas online representen casi el 60% de la facturación mensual. Si bien el rubro de las flores en febrero tuvo una fecha comercial muy importante, que en gran medida ayudó a lograr ese hito -el Día de los Enamorados-, la tienda online para este negocio cada vez tiene más peso.

Pese a que el 2018 fue un mal año para el consumo, el comercio electrónico en Argentina tuvo un crecimiento del 66% con respecto al 2017, según datos de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE).

¿Esto quiere decir que hay más ventas por internet? No necesariamente. Volviendo al caso de la Florería El Rosedal, la facturación total no varió mucho. Lo que pasó fue que los clientes optaron por otro canal de venta. En febrero la tienda online no tenía ni precios exclusivos, ni promociones, ni financiación exclusiva, ni nada extra. Entonces, ¿por qué este aumento de ventas en internet para este negocio? Principalmente, por comodidad.

La comodidad, según varios estudios a nivel mundial, es el principal factor que motiva a los consumidores a realizar compras online. Y esto se ve claramente en eventos como el Hot Sale o el Cyber Monday, donde en minutos los consumidores pueden acceder a ofertas exclusivas en diferentes negocios de todo el país. Hacer esto en el mundo offline sería prácticamente imposible. Este comportamiento también lo vemos con el éxito de aplicaciones como Pedidos Ya o Glovo, que nos permiten comprar y recibir comida sin tener que tratar (en la mayoría de los casos) con nadie en todo el proceso hasta que llega el pedido. En conclusión, desde el punto de vista del consumidor la comodidad es el principal factor de compra online. ¿Pero qué pasa desde el punto de vista del negocio?

El segundo factor por el que los clientes compran online es el precio. Pero en la mayoría de los casos competir por precio es prácticamente inviable. Muchos negocios ya trabajan al límite de su rentabilidad, más aún en este contexto económico. Y además, una acción como bajar los precios puede ser fácilmente replicado por cualquier competidor. Por lo tanto, la primera medida para pensar en un e-commerce exitoso, es generar confianza.

Hace varios años, quienes realizan comercio electrónico en serio dicen que la tienda online es su mejor tienda. De hecho, hay varias marcas pequeñas que tienen un promedio de más de 60 ventas al día por internet y tienen un local físico solo para inspirar confianza al consumidor. Pero, ¿por qué la confianza es crítica en el comercio electrónico?

Una característica que tiene el consumidor online es la de investigar bastante antes de concretar una compra. Por un lado, investiga acerca del producto y por otro investiga acerca del vendedor. Lo que antes era el boca en boca literal, hoy se actualizó a opiniones/calificaciones en Google y en Facebook.

Este dato no es menor, dado que vender por Internet es cada vez más complejo y costoso. La competencia aumenta y a su vez es más profesional. La rentabilidad de un e-commerce en la primera venta a un cliente en la mayoría de los casos tiende a ser nula. Es por eso que el desafío para la mayoría de los negocios minoristas es generar recompra en los clientes. Algo que se puede lograr tranquilamente con Marketing, Tecnología, Diseño, Ofertas, etc. Pero principalmente brindando una excelente experiencia de compra ¿Y que sería esto? Asesorar correctamente, hacerse cargo de posibles problemas y cumplir con lo prometido, al margen de la tecnología.

El e-commerce permite llegar a un público gigante a un costo mucho menor que el de abrir sucursales. Puede ser una buena opción para afrontar la crisis y aumentar ventas, pero no es una solución mágica.  Es cada vez más profesional y necesita que la empresa se lo tome en serio. Requiere inversión, estrategia y continuidad.

*Director de Tiendup

20 de marzo de 2019

Por Darío Santandrea

Febrero del 2019 marcó un hito importante en un comercio de la ciudad. La Florería El Rosedal de La Plata logró que las ventas online representen casi el 60% de la facturación mensual. Si bien el rubro de las flores en febrero tuvo una fecha comercial muy importante, que en gran medida ayudó a lograr ese hito -el Día de los Enamorados-, la tienda online para este negocio cada vez tiene más peso.

Pese a que el 2018 fue un mal año para el consumo, el comercio electrónico en Argentina tuvo un crecimiento del 66% con respecto al 2017, según datos de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE).

¿Esto quiere decir que hay más ventas por internet? No necesariamente. Volviendo al caso de la Florería El Rosedal, la facturación total no varió mucho. Lo que pasó fue que los clientes optaron por otro canal de venta. En febrero la tienda online no tenía ni precios exclusivos, ni promociones, ni financiación exclusiva, ni nada extra. Entonces, ¿por qué este aumento de ventas en internet para este negocio? Principalmente, por comodidad.

La comodidad, según varios estudios a nivel mundial, es el principal factor que motiva a los consumidores a realizar compras online. Y esto se ve claramente en eventos como el Hot Sale o el Cyber Monday, donde en minutos los consumidores pueden acceder a ofertas exclusivas en diferentes negocios de todo el país. Hacer esto en el mundo offline sería prácticamente imposible. Este comportamiento también lo vemos con el éxito de aplicaciones como Pedidos Ya o Glovo, que nos permiten comprar y recibir comida sin tener que tratar (en la mayoría de los casos) con nadie en todo el proceso hasta que llega el pedido. En conclusión, desde el punto de vista del consumidor la comodidad es el principal factor de compra online. ¿Pero qué pasa desde el punto de vista del negocio?

El segundo factor por el que los clientes compran online es el precio. Pero en la mayoría de los casos competir por precio es prácticamente inviable. Muchos negocios ya trabajan al límite de su rentabilidad, más aún en este contexto económico. Y además, una acción como bajar los precios puede ser fácilmente replicado por cualquier competidor. Por lo tanto, la primera medida para pensar en un e-commerce exitoso, es generar confianza.

Hace varios años, quienes realizan comercio electrónico en serio dicen que la tienda online es su mejor tienda. De hecho, hay varias marcas pequeñas que tienen un promedio de más de 60 ventas al día por internet y tienen un local físico solo para inspirar confianza al consumidor. Pero, ¿por qué la confianza es crítica en el comercio electrónico?

Una característica que tiene el consumidor online es la de investigar bastante antes de concretar una compra. Por un lado, investiga acerca del producto y por otro investiga acerca del vendedor. Lo que antes era el boca en boca literal, hoy se actualizó a opiniones/calificaciones en Google y en Facebook.

Este dato no es menor, dado que vender por Internet es cada vez más complejo y costoso. La competencia aumenta y a su vez es más profesional. La rentabilidad de un e-commerce en la primera venta a un cliente en la mayoría de los casos tiende a ser nula. Es por eso que el desafío para la mayoría de los negocios minoristas es generar recompra en los clientes. Algo que se puede lograr tranquilamente con Marketing, Tecnología, Diseño, Ofertas, etc. Pero principalmente brindando una excelente experiencia de compra ¿Y que sería esto? Asesorar correctamente, hacerse cargo de posibles problemas y cumplir con lo prometido, al margen de la tecnología.

El e-commerce permite llegar a un público gigante a un costo mucho menor que el de abrir sucursales. Puede ser una buena opción para afrontar la crisis y aumentar ventas, pero no es una solución mágica.  Es cada vez más profesional y necesita que la empresa se lo tome en serio. Requiere inversión, estrategia y continuidad.

*Director de Tiendup

COMENTARIOS