0221
0221

Garro fue a la asunción de Kicillof y pidió dejar de lado las diferencias políticas

El intendente de La Plata, Julio Garro, llegó a la Legislatura bonaerense para el traspaso de mando entre Vidal y Kicillof: “A veces los políticos nos quedamos en una pelea chiquita. Ojalá terminemos de hablar de herencias y colores políticos”, señaló.

"Va a depender de él, pero en estos momentos uno espera un discurso razonable, que llame a la unidad, que no invite a confrontar. La gente tiene muchos problemas, le cuesta llegar a fin de mes, y muchas veces los políticos no miramos estas cosas y miramos lo chiquito. Ojalá terminemos de hablar de herencia, de colores políticos, y nos sentemos en una mesa a trabajar juntos", expresó el intendente de La Plata Julio Garro minutos antes de que comience la jura del gobernador electo, Axel Kicllof.

 

En diálogo con Letra P, sostuvo que "hay mucho por hacer juntos y sobre todo en el medio hay mucha gente. Hay que terminar con los caprichos políticos de este juego, no nos conducen a nada; Doña Rosa tiene que ir al almacén este mediodía, o a cobrar su jubilación, hay que mandar a los chicos al colegio... la vida sigue", sintetizó el mandatario, que quedó al mando de la ciudad bajo el paraguas de Juntos por el Cambio luego de una victoria importante del Frente de Todos.

"Como dirigencia política lo bueno sería que haya un mensaje de concordia, de marcar lo que no se hizo, reconocer lo que se hizo bien, pero en ningún momento hablar de "tierra arrasada", porque la gente sabe que no es así. Se hizo mucho y también falta mucho", advirtió, refiriéndose al discurso que dará el exministro de Economía de la Nación.

Y pidió "diálogo. Poder hablar con él, que nos escuche para llevarle nuestras necesidades, las necesidades de nuestra querida ciudad. Poder sentarse en una mesa con él para charlar por los platenses, que también son bonaerenses y argentinos", cerró. 

El intendente de La Plata, Julio Garro, llegó a la Legislatura bonaerense para el traspaso de mando entre Vidal y Kicillof: “A veces los políticos nos quedamos en una pelea chiquita. Ojalá terminemos de hablar de herencias y colores políticos”, señaló.

11 de diciembre de 2019

"Va a depender de él, pero en estos momentos uno espera un discurso razonable, que llame a la unidad, que no invite a confrontar. La gente tiene muchos problemas, le cuesta llegar a fin de mes, y muchas veces los políticos no miramos estas cosas y miramos lo chiquito. Ojalá terminemos de hablar de herencia, de colores políticos, y nos sentemos en una mesa a trabajar juntos", expresó el intendente de La Plata Julio Garro minutos antes de que comience la jura del gobernador electo, Axel Kicllof.

 

En diálogo con Letra P, sostuvo que "hay mucho por hacer juntos y sobre todo en el medio hay mucha gente. Hay que terminar con los caprichos políticos de este juego, no nos conducen a nada; Doña Rosa tiene que ir al almacén este mediodía, o a cobrar su jubilación, hay que mandar a los chicos al colegio... la vida sigue", sintetizó el mandatario, que quedó al mando de la ciudad bajo el paraguas de Juntos por el Cambio luego de una victoria importante del Frente de Todos.

"Como dirigencia política lo bueno sería que haya un mensaje de concordia, de marcar lo que no se hizo, reconocer lo que se hizo bien, pero en ningún momento hablar de "tierra arrasada", porque la gente sabe que no es así. Se hizo mucho y también falta mucho", advirtió, refiriéndose al discurso que dará el exministro de Economía de la Nación.

Y pidió "diálogo. Poder hablar con él, que nos escuche para llevarle nuestras necesidades, las necesidades de nuestra querida ciudad. Poder sentarse en una mesa con él para charlar por los platenses, que también son bonaerenses y argentinos", cerró. 

COMENTARIOS

El intendente de La Plata, Julio Garro, llegó a la Legislatura bonaerense para el traspaso de mando entre Vidal y Kicillof: “A veces los políticos nos quedamos en una pelea chiquita. Ojalá terminemos de hablar de herencias y colores políticos”, señaló.