0221
0221

Despidieron a la mitad del personal del Club Universitario y no hay actividades

Integrantes del órgano fiduciario que administran la institución decidieron echar a 23 trabajadores, lo que derivó en una permanencia por parte de dirigentes del gremio Utedyc. Desde el sindicato denuncian que la entidad tampoco puede garantizar el pago de las indemnizaciones y advirtió sobre las condiciones de funcionamiento del club. El comunicado de la Comisión Directiva.

La situación del Club Universitario de La Plata sigue agravándose. Luego de que la Justicia hiciera lugar al ingreso a la Ley de entidades deportivas para salir de la crisis que atraviesa, integrantes del órgano fiduciario decidieron despedir a 23 trabajadores y trabajadoras. Ante la reducción de la mitad del personal, el gremio Utedyc inició una permanencia en las sedes de la institución y se paralizaron todas las actividades.

Las notificaciones sobre las cesantías fueron notificadas este lunes. “Las autoridades del fideicomiso se acercaron al club y fue convocando a los compañeros y notificando de su despido. Además informó que ya habían sido enviadas las cartas documento. Inmediatamente nos avisaron”, detalló a 0221.com.ar Fernando Argüelles, Secretario General de la Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles seccional La Plata.

En ese marco, rechazó los despidos y agregó: “El club lógicamente no tiene los recursos para hacer frente a las indemnizaciones. Si mes a mes teníamos problemas para que los compañeros cobren, mal, fuera de término, de manera fraccionada, imagínate cómo van a pagar las indemnizaciones de compañeros que tienen 20 o 30 años de antigüedad en el club”

Ni bien tomaron conocimiento de la situación, los dirigentes se acercaron al portón de acceso a la sede de Gonnet, donde realizan una permanencia, al igual que en las instalaciones de Punta Lara. Argüelles confirmó que están suspendidas todas las actividades deportivas, los entrenamientos y que tampoco hay clases en la escuela y en el jardín. La medida se extenderá hasta que reciban una respuesta a los planteos del sindicato, que busca preservar las fuentes de trabajo. En tanto, se formalizó la denuncia por despidos masivos ante el Ministerio de Trabajo.     

Las autoridades son responsables de esta situación. La Comisión Directiva del club pretende dar un paso al costado, señalar al órgano fiduciario que asume la gestión del club en el marco de la Ley Racing, designados por el juez. Salen a aclarar que ellos no toman la decisión, lo cual es técnicamente cierto, pero la verdad es que el club está en una situación calamitosa. Está hiper endeudado, no pagan las cargas sociales de los trabajadores desde hace muchos años. Van a tener que responder en el fuero penal tributario por eso. No son ajenos a esta situación”, disparó el dirigente sindical.

Para Argüelles, el funcionamiento del club “hace bastante tiempo es desordenado y caótico”: “Está destruido, los servicios que se prestan al socio son deficientes”. Tampoco dudó en exigir la venta de la propiedad de calle 46 para que se pueda garantizar el pago de las indemnizaciones. “Lo que están haciendo es arrojar trabajadores a la calle, sin un peso. Por lo menos una actitud responsable, que se cumpla con la ley y se garanticen los recursos. Obviamente que la pretensión nuestra es preservar las fuentes de trabajo. Ahora, si el club no puede seguir adelante, por lo menos que prioritariamente de lo que corresponda por indemnización. Nada de esto está asegurado hoy en día", manifestó. 

Además, subrayó que el funcionamiento del club “ya no puede volver a ser el mismo”. “La sede de Punta Lara ya no va a poder funcionar porque despidieron al 80% de los trabajadores. En la pileta del club, que funciona durante todo el día, quedó un solo guardavida y con una jornada de 6 horas no va a poder funcionar, salvo que pretendan cometer la locura de habilitar una pileta sin la cobertura mínima de un guardavida en forma permanente. El club está en una situación casi terminal”, denunció y volvió a remarcar que se asegure el derecho de las y los trabajadores.

Ante este panorama, la Comisión Directiva del Club Universitario sacó un comunicado. Luego de remarcar que el Fideicomiso de Administración designado por el Juzgado Civil y Comercial N° 2, inició sus funciones el pasado 4 de octubre, remarcó que “las decisiones sobre el patrimonio, ingresos, egresos y planta de empleados/as están bajo su responsabilidad”. “La decisión de realizar despidos a parte del personal ha sido tomada por el nuevo órgano”, explicaron.   

“Esta Comisión Directiva en sus 5 años de gestión ha realizado esfuerzos para reducir el déficit operativo que se arrastra hace décadas. Un Club con una planta de empleados/as sobredimensionada en relación a la realidad que atraviesa porque no puede cumplir con sus obligaciones salariales y fundamentalmente las cargas sociales. Comenzamos la gestión con 79 empleados/as de planta y mediante acuerdos, jubilaciones y retiros, logramos reducir la cantidad de empleados/as a 46 en la actualidad, sin haber realizado ningún despido”, puntualizaron.

También reconocieron que, pese a los esfuerzos, continua el déficit operativo y que en la actualidad las y los empleados no perciben sus salarios al día y “tampoco se pueden cubrir los pagos en concepto de cargas sociales”. A su vez, remarcaron los efectos de la crisis económica en los clubes, que se ve reflejada en “el brutal incremento de las facturas de servicios, la inflación constante y la falta de programas que den apoyo”.

“Lamentamos profundamente esta situación y esperamos que se pueda llegar a un equilibrio, que permita a nuestro querido club poder avanzar en forma definitiva hacia un saneamiento de su economía, recuperar socios/as y poner en valor nuestras sedes”, finalizaron.

Martín Bruzzone, vicepresidente del Club Universitario, remarcó en diálogo con 0221.com.ar que el ingreso a la "Ley Racing" fue votado por la asamblea de socios y socias en diciembre pasado. "Hace décadas que se arrastra un déficit operativo tremendo y hay una deuda generada de 80 millones de pesos. La realidad es que no se puede cumplir con los sueldos y que las cargas sociales no se pagan hace años", destacó. 

Dijo que las autoridades están atentas a cómo avanzan las negociaciones para poder destrabar esta situación. "Hoy el club amaneció con cadenas y candados en todas las puertas. No permitieron el acceso de los chicos al colegio y no se pudo cumplir con el día de clases. Es grave y nos preocupa. Entendemos la manifestación de las personas, la respetamos, porque más allá de la situación del club, atrás de cada despedido hay una persona, una familia. Muchos socios preocupados porque hay trabajadores y trabajadoras que han estado muchos años en el club y los conocen. Es muy duro", sostuvo. 

Integrantes del órgano fiduciario que administran la institución decidieron echar a 23 trabajadores, lo que derivó en una permanencia por parte de dirigentes del gremio Utedyc. Desde el sindicato denuncian que la entidad tampoco puede garantizar el pago de las indemnizaciones y advirtió sobre las condiciones de funcionamiento del club. El comunicado de la Comisión Directiva.

22 de octubre de 2019

La situación del Club Universitario de La Plata sigue agravándose. Luego de que la Justicia hiciera lugar al ingreso a la Ley de entidades deportivas para salir de la crisis que atraviesa, integrantes del órgano fiduciario decidieron despedir a 23 trabajadores y trabajadoras. Ante la reducción de la mitad del personal, el gremio Utedyc inició una permanencia en las sedes de la institución y se paralizaron todas las actividades.

Las notificaciones sobre las cesantías fueron notificadas este lunes. “Las autoridades del fideicomiso se acercaron al club y fue convocando a los compañeros y notificando de su despido. Además informó que ya habían sido enviadas las cartas documento. Inmediatamente nos avisaron”, detalló a 0221.com.ar Fernando Argüelles, Secretario General de la Unión Trabajadores de Entidades Deportivas y Civiles seccional La Plata.

En ese marco, rechazó los despidos y agregó: “El club lógicamente no tiene los recursos para hacer frente a las indemnizaciones. Si mes a mes teníamos problemas para que los compañeros cobren, mal, fuera de término, de manera fraccionada, imagínate cómo van a pagar las indemnizaciones de compañeros que tienen 20 o 30 años de antigüedad en el club”

Ni bien tomaron conocimiento de la situación, los dirigentes se acercaron al portón de acceso a la sede de Gonnet, donde realizan una permanencia, al igual que en las instalaciones de Punta Lara. Argüelles confirmó que están suspendidas todas las actividades deportivas, los entrenamientos y que tampoco hay clases en la escuela y en el jardín. La medida se extenderá hasta que reciban una respuesta a los planteos del sindicato, que busca preservar las fuentes de trabajo. En tanto, se formalizó la denuncia por despidos masivos ante el Ministerio de Trabajo.     

Las autoridades son responsables de esta situación. La Comisión Directiva del club pretende dar un paso al costado, señalar al órgano fiduciario que asume la gestión del club en el marco de la Ley Racing, designados por el juez. Salen a aclarar que ellos no toman la decisión, lo cual es técnicamente cierto, pero la verdad es que el club está en una situación calamitosa. Está hiper endeudado, no pagan las cargas sociales de los trabajadores desde hace muchos años. Van a tener que responder en el fuero penal tributario por eso. No son ajenos a esta situación”, disparó el dirigente sindical.

Para Argüelles, el funcionamiento del club “hace bastante tiempo es desordenado y caótico”: “Está destruido, los servicios que se prestan al socio son deficientes”. Tampoco dudó en exigir la venta de la propiedad de calle 46 para que se pueda garantizar el pago de las indemnizaciones. “Lo que están haciendo es arrojar trabajadores a la calle, sin un peso. Por lo menos una actitud responsable, que se cumpla con la ley y se garanticen los recursos. Obviamente que la pretensión nuestra es preservar las fuentes de trabajo. Ahora, si el club no puede seguir adelante, por lo menos que prioritariamente de lo que corresponda por indemnización. Nada de esto está asegurado hoy en día", manifestó. 

Además, subrayó que el funcionamiento del club “ya no puede volver a ser el mismo”. “La sede de Punta Lara ya no va a poder funcionar porque despidieron al 80% de los trabajadores. En la pileta del club, que funciona durante todo el día, quedó un solo guardavida y con una jornada de 6 horas no va a poder funcionar, salvo que pretendan cometer la locura de habilitar una pileta sin la cobertura mínima de un guardavida en forma permanente. El club está en una situación casi terminal”, denunció y volvió a remarcar que se asegure el derecho de las y los trabajadores.

Ante este panorama, la Comisión Directiva del Club Universitario sacó un comunicado. Luego de remarcar que el Fideicomiso de Administración designado por el Juzgado Civil y Comercial N° 2, inició sus funciones el pasado 4 de octubre, remarcó que “las decisiones sobre el patrimonio, ingresos, egresos y planta de empleados/as están bajo su responsabilidad”. “La decisión de realizar despidos a parte del personal ha sido tomada por el nuevo órgano”, explicaron.   

“Esta Comisión Directiva en sus 5 años de gestión ha realizado esfuerzos para reducir el déficit operativo que se arrastra hace décadas. Un Club con una planta de empleados/as sobredimensionada en relación a la realidad que atraviesa porque no puede cumplir con sus obligaciones salariales y fundamentalmente las cargas sociales. Comenzamos la gestión con 79 empleados/as de planta y mediante acuerdos, jubilaciones y retiros, logramos reducir la cantidad de empleados/as a 46 en la actualidad, sin haber realizado ningún despido”, puntualizaron.

También reconocieron que, pese a los esfuerzos, continua el déficit operativo y que en la actualidad las y los empleados no perciben sus salarios al día y “tampoco se pueden cubrir los pagos en concepto de cargas sociales”. A su vez, remarcaron los efectos de la crisis económica en los clubes, que se ve reflejada en “el brutal incremento de las facturas de servicios, la inflación constante y la falta de programas que den apoyo”.

“Lamentamos profundamente esta situación y esperamos que se pueda llegar a un equilibrio, que permita a nuestro querido club poder avanzar en forma definitiva hacia un saneamiento de su economía, recuperar socios/as y poner en valor nuestras sedes”, finalizaron.

Martín Bruzzone, vicepresidente del Club Universitario, remarcó en diálogo con 0221.com.ar que el ingreso a la "Ley Racing" fue votado por la asamblea de socios y socias en diciembre pasado. "Hace décadas que se arrastra un déficit operativo tremendo y hay una deuda generada de 80 millones de pesos. La realidad es que no se puede cumplir con los sueldos y que las cargas sociales no se pagan hace años", destacó. 

Dijo que las autoridades están atentas a cómo avanzan las negociaciones para poder destrabar esta situación. "Hoy el club amaneció con cadenas y candados en todas las puertas. No permitieron el acceso de los chicos al colegio y no se pudo cumplir con el día de clases. Es grave y nos preocupa. Entendemos la manifestación de las personas, la respetamos, porque más allá de la situación del club, atrás de cada despedido hay una persona, una familia. Muchos socios preocupados porque hay trabajadores y trabajadoras que han estado muchos años en el club y los conocen. Es muy duro", sostuvo. 

COMENTARIOS

Integrantes del órgano fiduciario que administran la institución decidieron echar a 23 trabajadores, lo que derivó en una permanencia por parte de dirigentes del gremio Utedyc. Desde el sindicato denuncian que la entidad tampoco puede garantizar el pago de las indemnizaciones y advirtió sobre las condiciones de funcionamiento del club. El comunicado de la Comisión Directiva.