domingo 25 de febrero de 2024

Amenazas, ataques y temor: el sistema de salud platense a merced de la violencia

La Agremiación Médica Platense encargó un detallado informe para conocer a qué situaciones están expuestos los profesionales sanitarios de la región. El resultado arrojó porcentajes alarmantes. Los residentes y los enfermeros los que más sufren la violencia que se vive en los hospitales públicos y privados.

--:--

La situación de los hospitales públicos y privados vuelve a estar en el ojo de la tormenta. Si bien es cierto que la mayoría de las denuncias tienen que ver con falta de insumos e inversión en infraestructura, la Agremiación Médica Platense (AMP) encargó un trabajo de investigación para saber cuál es el estado actual de los médicos y enfermeros de los hospitales de la ciudad. El estudio apunta a conocer los hechos violencia que se dan en el sistema de salud local.

Lee además

El informe se presentó como un libro bajo el título de  “Las diferentes caras de la violencia en la salud”. Las conclusiones finales detallan un diagnóstico preocupante de la situaciones de maltrato a las que son sometidos los médicos de La Plata. El Instituto de Políticas Sociales para Argentina (IPSOAR) entrevistó y encuestó a 733 miembros del equipo de salud de la región.

Los datos son el fiel reflejo de la alarmante realidad a las que están expuestos los profesionales sanitarios de los hospitales locales. En concreto, el 87% de quienes se desempeñan en este ámbito manifestaron preocupación por la violencia en sus lugares de trabajo y siete de cada diez denunció haber sufrido algún episodio de maltrato. En el sector privado la realidad no es muy diferente, aunque si afecta a menos personas: allí se registraron casos en el 53% de los entrevistados.

El 62% fueron mujeres víctimas de desmanes en el horario laboral. En esa línea, durante el último año, un 25% de las médicas refirieron haber sufrido episodios de violencia entre los propios miembros del equipo sanitario. Entre los varones solo un 20% aseguró haber vivido este tipo de experiencia en el mismo período.

El IPSOAR detalló que los hombres son los que más sufren agresiones físicas, mientras que las mujeres son las más afectadas por este tipo de hechos. El 59% de ellas afirmó haber sufrido maltrato psicológico, ítem en el que se incluyen las amenazas, insultos y frases discriminatorias.

El impactante informe también reveló que los más jóvenes del sistema son los más expuestos a los episodios de desmanes. La encuesta arrojó que un 75% de los menores de 25 años están expuestos a hechos de inseguridad en su ámbito laboral, un porcentaje mayor al registrado entre los profesionales de otras franjas etarias.

De estos números se desprende que los médicos residentes, aquellos que están en etapa de formación de posgrado, son los que más violencia psicológica sufren en sus trabajos, presente en un 73% de los casos entrevistados.

El estudio también remarca que los enfermeros constituyen el sector más afectado por las circuntancias relatadas. El 31% de ellos confirma que fue victima de una agresión, al tiempo que constituyen la rama más perjudicada por la llamada “violencia interna” y, como consecuencia, son quienes más decidieron cambiar su lugar de trabajo en busca de mejores condiciones laborales.

La investigación de la AMP se basó en 733 testimonios de profesionales de los hospitales San Martín, Sor María Ludovica, Rossi, San Juan de Dios, Alejandro Korn de Melchor Romero, Italiano, IPENSA y Español, entre otros.

Las autoridades del ente platense tomaron nota de los números que describen en profundidad un panorama alarmante para los hospitales del Gran La Plata. En ese sentido, la AMP planea comenzar a trabajar, a partir de datos estadísticos, en la implementación de políticas que generen mejoras importantes dentro de los ámbitos laborales, que afecten directa e indirectamente a todos los trabajadores que componen el sistema sanitario local.

El dramático estudio revela la crítica situación que viven los profesionales de la salud, a merced de los arranques de violencia de quienes, desafortunadamente, se ven expuestos a situaciones de gran estrés y dolor. Una realidad que deberá cambiar en el futuro cercano, para prevenir antes que lamentar.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar