Tras un debate histórico, el Senado rechazó la legalización del aborto
0221
0221

Tras un debate histórico, el Senado rechazó la legalización del aborto

La iniciativa que había obtenido media sanción de Diputados fue frenada en una maratónica sesión en la Cámara Alta y recién podrá volver a tratarse en 2019. Millones de personas se manifestaron a favor y en contra fuera del Congreso Nacional. 

El Senado de la Nación rechazó en la madrugada de este jueves el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Tras más de 14 horas de un debate histórico, la votación fue 38 contra 31 tal cual se contemplaba en la previa. Además, hubo dos abstenciones y una ausencia.

De esta manera, se frenó la iniciativa que el 14 de junio había obtenido media sanción en Diputados, que recién podrá tratarse nuevamente en 2019.

En la maratónica sesión intervinieron 64 de los 72 legisladores que integran el cuerpo, concluyó con apenas algún esbozo de festejo y los senadores abandonaron el recinto inmediatamente. 

En cuanto a las exposiciones, fueron tomando temperatura a medida que avanzaban. El salteño Rodolfo Urtubey debió aclarar sus dichos sobre los abortos realizados en caso violación, hubo discursos contundentes a favor de la legalización como los de Beatriz Mirkin y Fernando "Pino" Solanas, y otros más emotivos como el de Gladys González, que terminó emocionada. 


A la hora de los cierres, uno de los discursos más esperados fue el de Cristina Fernández (FPV-Buenos Aires), quien justificó en "las miles y miles de chicas que se volcaron a las calles" su cambio de opinión luego de que, durante los ocho años que fue presidenta, se negó a habilitar su debate en el Congreso.  “No es cuestión de creencias y convicciones sino de dar respuesta como legisladores a un problema que existe", sostuvo la expresidenta.

"Este fue un tema que se nos pasó, tal vez les tuvimos miedo a estructuras dominantes y viejas, que aparecen siempre en posiciones retrógradas, como la Iglesia Católica y credos evangélicos", remarcó el jefe del bloque Justicialista Miguel Pichetto (Río Negro), en una clara autocrítica por no haber avanzado con el proyecto mientras su fuerza estuvo en el Gobierno.  

La iniciativa generó una profunda división en el seno del oficialismo, que quedó también evidenciado en el cierre, compartido por los radicales Silvia Elías (Tucumán) y Luis Naidenoff (Formosa).

"Rechazamos este proyecto porque conculca el derecho a la vida y a la libertad de conciencia, establece un derecho al aborto supraconstitucional y es discriminatorio y unitario", sentenció la senadora. Por su parte, Naidenoff consideró que aprobar la ley sería "un salto de calidad para la Argentina". "Este es un primer paso y más allá de mayorías circunstanciales, nada está perdido", arengó.

En las calles millones de mujeres seguían manifestándose a la espera de un resultado que parecía irreversible. A lo largo de toda la sesión distintos senadores se encargaron de dejar un mensaje alentador. Minutos antes de las tres de la madrugada el Senado votó en contra del proyecto, lo que generó algunos festejos y tristezas. Minutos después, algunos grupos aislados provocaron incidentes y hubo detenidos. 

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito consideró un triunfo la inmensa movilización popular que acompañó el debate en el Senado. Referentes del espacio sostuvieron que la legalización social es un hecho y que la Interrupción Voluntaria del Embarazo inexorablemente será Ley

La iniciativa que había obtenido media sanción de Diputados fue frenada en una maratónica sesión en la Cámara Alta y recién podrá volver a tratarse en 2019. Millones de personas se manifestaron a favor y en contra fuera del Congreso Nacional. 

09 de agosto de 2018

El Senado de la Nación rechazó en la madrugada de este jueves el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Tras más de 14 horas de un debate histórico, la votación fue 38 contra 31 tal cual se contemplaba en la previa. Además, hubo dos abstenciones y una ausencia.

De esta manera, se frenó la iniciativa que el 14 de junio había obtenido media sanción en Diputados, que recién podrá tratarse nuevamente en 2019.

En la maratónica sesión intervinieron 64 de los 72 legisladores que integran el cuerpo, concluyó con apenas algún esbozo de festejo y los senadores abandonaron el recinto inmediatamente. 

En cuanto a las exposiciones, fueron tomando temperatura a medida que avanzaban. El salteño Rodolfo Urtubey debió aclarar sus dichos sobre los abortos realizados en caso violación, hubo discursos contundentes a favor de la legalización como los de Beatriz Mirkin y Fernando "Pino" Solanas, y otros más emotivos como el de Gladys González, que terminó emocionada. 


A la hora de los cierres, uno de los discursos más esperados fue el de Cristina Fernández (FPV-Buenos Aires), quien justificó en "las miles y miles de chicas que se volcaron a las calles" su cambio de opinión luego de que, durante los ocho años que fue presidenta, se negó a habilitar su debate en el Congreso.  “No es cuestión de creencias y convicciones sino de dar respuesta como legisladores a un problema que existe", sostuvo la expresidenta.

"Este fue un tema que se nos pasó, tal vez les tuvimos miedo a estructuras dominantes y viejas, que aparecen siempre en posiciones retrógradas, como la Iglesia Católica y credos evangélicos", remarcó el jefe del bloque Justicialista Miguel Pichetto (Río Negro), en una clara autocrítica por no haber avanzado con el proyecto mientras su fuerza estuvo en el Gobierno.  

La iniciativa generó una profunda división en el seno del oficialismo, que quedó también evidenciado en el cierre, compartido por los radicales Silvia Elías (Tucumán) y Luis Naidenoff (Formosa).

"Rechazamos este proyecto porque conculca el derecho a la vida y a la libertad de conciencia, establece un derecho al aborto supraconstitucional y es discriminatorio y unitario", sentenció la senadora. Por su parte, Naidenoff consideró que aprobar la ley sería "un salto de calidad para la Argentina". "Este es un primer paso y más allá de mayorías circunstanciales, nada está perdido", arengó.

En las calles millones de mujeres seguían manifestándose a la espera de un resultado que parecía irreversible. A lo largo de toda la sesión distintos senadores se encargaron de dejar un mensaje alentador. Minutos antes de las tres de la madrugada el Senado votó en contra del proyecto, lo que generó algunos festejos y tristezas. Minutos después, algunos grupos aislados provocaron incidentes y hubo detenidos. 

La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito consideró un triunfo la inmensa movilización popular que acompañó el debate en el Senado. Referentes del espacio sostuvieron que la legalización social es un hecho y que la Interrupción Voluntaria del Embarazo inexorablemente será Ley

COMENTARIOS