Agradecimientos y tareas pendientes: la palabra de Tucho Fernández tras el freno al aborto
0221
0221

Agradecimientos y tareas pendientes: la palabra de Tucho Fernández tras el freno al aborto

El nuevo jefe de la iglesia platense se expresó después de que el Senado rechazara el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que venía con media sanción de Diputados. “Todavía no se ha discutido cómo haremos para acompañar los embarazos no deseados”, advirtió.

El no de la Cámara Alta a la legalización del aborto sigue dando que hablar. En las últimas horas, el arzobispo de La Plata, Víctor “Tucho” Fernández hizo dos posteos en redes sociales luego de que el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo fuera rechazado por 38 votos a 31.

El prelado se había expresado en duros términos cuando la iniciativa había logrado la media sanción en Diputados y luego del freno, volvió a hacer un descargo en sus perfiles de Facebook y Twitter. Ni bien terminó la sesión, el religioso agradeció a los senadores “que han recordado que representan al pueblo de sus provincias”.

“Sin embargo, no me atrevería a salir a festejar por el “no” al aborto, porque creo que ni los legisladores ni la sociedad en general pueden irse a dormir tranquilos. Todavía no se ha discutido cómo haremos para acompañar los embarazos no deseados, para ayudar a las mujeres con problemas a no tener que llegar al extremo del aborto, para facilitar la adopción, para prevenir el embarazo adolescente, para fomentar una paternidad responsable, para mejorar el acceso a la salud de las mujeres pobres (son muchas más las que mueren por llegar al parto desnutridas o enfermas que las que mueren por aborto)”, siguió el obispo. 

Además, monseñor Fernández tuvo palabras de agradecimiento para los sacerdotes, religiosos y laicos que militaron “para defender la vida de los más pequeños”. En ese sentido, destacó su reclamo pacífico y las movilizaciones bajo el frío y la lluvia.

No obstante, volvió a insistir con los desafíos pendientes. “Queda en pie el objetivo fundamental: lograr que los niños no sean abortados. Para eso no nos bastan los triunfos legales. Por eso les pido que mantengamos en pie el empeño evangelizador y la pasión en la defensa de la vida, de las maneras más variadas”, subrayó y dio paso a una serie de puntos para cumplir con esa meta. 

“Hoy quieren quitarle todo el calor y la pasión a la maternidad, e incluso dejarla sin poesía. Yo recuerdo, en cambio, una canción de Baglietto que escuchábamos en mi juventud y decía: ‘Era en abril el ritmo tibio de mi chiquito que danzaba dentro del vientre, como un prado en flor... Mi niño, mi niño, el ombligo el sol’. ¡Gracias a Dios nuestras convicciones nos ayudan también a mantener la poesía y el mejor humanismo!”, concluyó el arzobispo, en declaraciones que seguramente levantarán más polvareda.

El nuevo jefe de la iglesia platense se expresó después de que el Senado rechazara el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo, que venía con media sanción de Diputados. “Todavía no se ha discutido cómo haremos para acompañar los embarazos no deseados”, advirtió.

12 de agosto de 2018

El no de la Cámara Alta a la legalización del aborto sigue dando que hablar. En las últimas horas, el arzobispo de La Plata, Víctor “Tucho” Fernández hizo dos posteos en redes sociales luego de que el proyecto de ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo fuera rechazado por 38 votos a 31.

El prelado se había expresado en duros términos cuando la iniciativa había logrado la media sanción en Diputados y luego del freno, volvió a hacer un descargo en sus perfiles de Facebook y Twitter. Ni bien terminó la sesión, el religioso agradeció a los senadores “que han recordado que representan al pueblo de sus provincias”.

“Sin embargo, no me atrevería a salir a festejar por el “no” al aborto, porque creo que ni los legisladores ni la sociedad en general pueden irse a dormir tranquilos. Todavía no se ha discutido cómo haremos para acompañar los embarazos no deseados, para ayudar a las mujeres con problemas a no tener que llegar al extremo del aborto, para facilitar la adopción, para prevenir el embarazo adolescente, para fomentar una paternidad responsable, para mejorar el acceso a la salud de las mujeres pobres (son muchas más las que mueren por llegar al parto desnutridas o enfermas que las que mueren por aborto)”, siguió el obispo. 

Además, monseñor Fernández tuvo palabras de agradecimiento para los sacerdotes, religiosos y laicos que militaron “para defender la vida de los más pequeños”. En ese sentido, destacó su reclamo pacífico y las movilizaciones bajo el frío y la lluvia.

No obstante, volvió a insistir con los desafíos pendientes. “Queda en pie el objetivo fundamental: lograr que los niños no sean abortados. Para eso no nos bastan los triunfos legales. Por eso les pido que mantengamos en pie el empeño evangelizador y la pasión en la defensa de la vida, de las maneras más variadas”, subrayó y dio paso a una serie de puntos para cumplir con esa meta. 

“Hoy quieren quitarle todo el calor y la pasión a la maternidad, e incluso dejarla sin poesía. Yo recuerdo, en cambio, una canción de Baglietto que escuchábamos en mi juventud y decía: ‘Era en abril el ritmo tibio de mi chiquito que danzaba dentro del vientre, como un prado en flor... Mi niño, mi niño, el ombligo el sol’. ¡Gracias a Dios nuestras convicciones nos ayudan también a mantener la poesía y el mejor humanismo!”, concluyó el arzobispo, en declaraciones que seguramente levantarán más polvareda.

COMENTARIOS