miércoles 17 de abril de 2024

El nuevo servicio de recolección: un contenedor a 70 pasos y posibles conflictos entre vecinos

La empresa que se haga cargo del servicio tendrá que empezar con el sistema de contenerización por etapas en la zona céntrica, donde los receptores podrán estar “soterrados”. Después avanzará sobre los barrios donde deberán buscarse acuerdos sobre los lugares de ubicación. ¿Quién mediará si no hay consenso entre los frentistas?

--:--

La implementación del sistema de contenedores en el nuevo servicio de recolección de residuos que está en proceso de licitación en estos días en La Plata es el elemento distintivo planteado por el gobierno municipal. Se trata de un esquema que ya se utiliza en la ciudad de Buenos Aires y en otras grandes ciudades y que requiere de acciones de consensos entre los vecinos en el momento de determinar en qué lugar de cada calle se colocarán los equipos. Este último puede ser un elemento que genere polémicas y conflictos, los cuales según se establece en los pliegos deberán ser mediados y resueltos por la Municipalidad.

Una característica que deberá tener el servicio una vez que se extienda a la totalidad de las zonas previstas es que ningún vecino deberá caminar más de 70 pasos desde su casa para llegar al lugar donde arrojar su bolsa. Así se plantea expresamente en el pliego: “La condición a respetar en todo momento será que la distancia de cualquier vecino al contenedor no podrá ser superior a 70 metros medidos desde la línea municipal del mismo”.

Lee además

En una primera etapa, una vez definida la adjudicación, la empresa que preste el servicio deberá colocar al menos un contenedor por cuadra del casco urbano apara que allí se depositen los residuos domiciliarios. No se descarta en una etapa posterior también se sume a ese sistema a las bolsas verdes con los residuos secos.

LAS EMPRESAS

El devenir del proceso de licitación determinará si la empresa que preste el servicio de recolección será la misma que ejecute la colocación de los contenedores en la ciudad. Como se informó, el primer llamado del que participaron tres empresas quedó desierto por incumplimiento de los requisitos y para el segundo serían dos las compañías que compraron los pliegos: la actual prestataria, Esur S.A., y Martín y Martín S.A. Esta última había sido “bajada” de la primera convocatoria por tener sus balances “posdatados” respecto del vencimiento de los plazos de presentación de las condiciones.

Aunque es una especulación, los actores y observadores del proceso coinciden en que el escenario actual favorece a que la empresa Esur S.A. gane la licitación y siga a cargo del servicio en todo el distrito (pese a que el pliego contempla la división en dos zonas) por otros 10 años. Todo empezará a dilucidarse el 21 de agosto cuando se conozcan las propuestas técnicas.

TIPOS DE CONTENEDORES

El pliego de condiciones no establece qué tipo de contenedores se usará en cada zona y esa decisión también está reservada a la Municipalidad. Pero sí se contemplan las diferentes posibilidades: podrán ser soterrados en áreas comerciales o para ser ubicados en las aceras, como ya hay algunas en zonas de emprendimientos gastronómicos.

Los contenedores soterrados son los más novedosos y en caso de utilizarse demandarán una obra previa que la empresa que resulte adjudicataria tendrá que tener contemplada. La ventaja de ese sistema es obvia: la estructura que queda en superficie es mucho más chica y ofrece menos complicaciones para la circulación si se piensa en zonas de espacios reducidos como los centros comerciales de calle 8 y calle 12. Ese tipo de contenedores ya se usan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) y se propusieron para Rosario.

LAS ETAPAS

El programa de contenedores de residuos que deberá aplicar la empresa que resulte adjudicataria del servicio se implementará en cinco etapas. La primera de ellas deberá cubrir sectores del casco urbano donde haya centros comerciales. Pero la extensión de ese tipo de prestación deberá después incrementarse en un 25 por ciento cada dos años hasta alcanzar todo el cuadrado fundacional. En paralelo se irán incorporando contenedores en las zonas periféricas a requerimiento del propio intendente.

La idea original del intendente Julio Garro era que en esa primera etapa todos los centros comerciales tengan este sistema para que la recolección consista en la llegada del camión, el enganche del contenedor y su vaciamiento (video). Los paseos de calle 12 y calle 8 en el casco urbano, y los centros comerciales de Los Hornos y City Bell, son los primeros a los que apuntaba el jefe comunal cada vez que hablaba del proyecto.

Sin embargo, en ese rubro los pliegos de condiciones son bastante difusos y ahora precisiones respecto a la extensión del plan de contenedores en las distintas etapas. Sólo explicita: “Para la primera etapa se tomarán en cuenta las calles del área comercial y de gran densidad de población que se encuentran en el microcentro y los accesos principales al mismo, así como en los Centros Comunales”.

Los planos no tuvieron una circulación abierta entre los concejales que trataron en el recinto los pliegos de licitación. Eso fue un motivo de queja de los opositores. Efectivamente, ese esquema que marca la evolución en “cinco etapas” para la colocación de los contenedores no está difundido junto al pliego y sus anexos subidos por la Municipalidad a su página web.

Algunos de los que tuvieron acceso indicaron a 0221.com.ar que la única especificación es la de la primera etapa. Incluye el cuadrado céntrico del casco urbano, delimitado por las avenidas 7, 19, 44 y 60. A ello se sumarían los centros comerciales de Los Hornos y City Bell mencionados por el jefe comunal.

Respecto de las características de los contenedores en el resto del distrito, el equipo del intendente planifico -y a eso apuntan los pliegos- un sistema que ya es usado en CABA. El camión se detiene al lado del contenedor y con su sistema hidráulico los engancha, derrama los residuos en su interior y vuelve a dejarlo junto al cordón.

Debido a la gran generación de residuos que se produce en los sectores contemplados para la primera etapa, las condiciones de la licitación menciona que los equipos serán mecanizados y variará la tecnología y capacidad que se usará en función de los que defina la propia Municipalidad. Pero ya está determinado que en la zona del microcentro los contenedores “deberán ser de tecnología de carga lateral y de una capacidad conforme a un estudio previo de densidad poblacional”.

“En el caso de los centros comunales, se evaluará la tipología, capacidad y tecnología de los contenedores de acuerdo a cada zona”, dice el pliego. Pero más allá de eso, también se establece que la Municipalidad podrá, en cualquier momento de la ejecución del contrato, requerir la colocación de los contenedores que cuenten con la tecnología y capacidad necesarias para cubrir la totalidad del Casco Urbano Histórico, así como de los centros comunales y sus arterias principales.

También podrá pedir que se coloquen nuevos contenedores en cualquier zona de la ciudad o su reemplazo por otros de mayor tamaño o tecnología. Y la empresa que preste el servicio “tendrá en cuenta dentro de sus costos la provisión, colocación, reparación, limpieza, desinfección, repintado, ploteo, numeración y colocación de mensajes de difusión a la comunidad en los mismos y todo aquel servicio que permita mantener a los contenedores urbanos o receptáculos cerrados en perfecto estado de presentación e higiene”.

Y en caso de ser necesaria la reposición, la contratista será la encargada de proveer y colocarlos a su costo y cargo.

EL ASPECTO

Respecto de las características formales, los contenedores deberán llevar una inscripción y un número identificatorio con el logotipo de la Municipalidad, un teléfono para reclamos y una leyenda informativa sobre las condiciones de uso y horario de disposición de los residuos.

Y en cuanto a las especificaciones técnicas, podrán ser plásticos o metálicos, pero en todos los casos con tapa. “Será obligación de la contratista garantizar las condiciones higiénicas-sanitarias con el adecuado equipamiento y estéticas de los contenedores y mantenimiento en perfecto estado, siendo la única responsables del cuidado de los mismos”.

Como ya se indicó, el pliego contempla la colocación “como mínimo” de un contenedor por cuadra y su ubicación será “en lugares estratégicos a designar por la Municipalidad”. Ese punto puede ser polémico, como lo fue cuando se ejecutó el mismo servicio en CABA, por los conflictos entre vecinos que no querían semejante estructura instalada en la puerta de su casa

El pliego de licitación contempla esa posibilidad. “De originarse conflictos entre vecinos, la Municipalidad será la mediadora” establece. Y como criterio básico para la decisión remarca que deberán respetarse los lugares destinados al transporte público u otros lugares que tienen otro destino de uso de la población.

Será también su obligación calcular la capacidad o la cantidad correcta de contenedores para cada sector, cuadra o grupo de viviendas, para evitar que se desborde se basura entre cada ciclo de recolección. En este rubro, aunque no se lo indica en el pliego, entraría una situación que ya se da en el microcentro de la ciudad: en zonas donde se concentran emprendimientos gastronómicos y se genera gran cantidad de residuos ya existen contenedores. La empresa que se haga cargo deberá calcular la frecuencia de recolección para que los equipos no colapsen.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar