El exjuez César Melazo comparte pabellón con empresarios kirchneristas detenidos
0221
0221

El exjuez César Melazo comparte pabellón con empresarios kirchneristas detenidos

Fue trasladado al penal de Ezeiza junto con el ex jefe de la barra de Estudiantes de La Plata, Rubén Orlando “El Tucumano” Herrera. La mayoría de los procesados en la causa denominada “la banda de los jueces” fueron ubicados bajo la órbita del Servicio Penitenciario Federal.

Con las prisiones preventivas confirmadas a los detenidos en el marco de la investigación denominada “la banda de los jueces” que operó en La Plata desde, al menos, el año 2008 hasta su desarticulación que comenzó el 23 de julio pasado, los procesados abandonaron los calabozos de la Policía Federal y fueron trasladados a las cárceles de Ezeiza y Marcos Paz que dependen del Servicio Penitenciario Federal, confirmaron fuentes judiciales a 0221.com.ar.

Todos los detenidos de esta causa están bajo el Sistema de Intervención para la Reducción de Índices de Corruptibilidad (IRIC), un esquema especial de ambos penales donde no conviven con presos por otros tipos de delitos.

En el penal de Ezeiza quedaron alojados el exjuez de Garantías platense César Melazo; el ex líder de la barra brava de Estudiantes de La Plata, Rubén Orlando “El Tucumano” Herrera; el presunto chofer de la banda, Ángel Custodio “Pipi” Yalet; el vendedor de seguros Carlos Bertoni, hermano del ex futbolista de Independiente y Javier Ronco, excuñado de Herrera.

Todos ya son compañeros de detención del referente de UOCRA La Plata, Juan Pablo "Pata" Medina; los empresarios kirchneristas Fabián De Sousa y José María Núñez Carmona y el exvicepresidente Amado Boudou, condenado por la causa Ciccone. Melazo y Medina son viejos amigos. El sindicalista era uno de los habituales invitados a las fastuosas fiestas de cumpleaños que el magistrado celebraba en su mansión de Gorina.

Al penal de Marcos Paz fueron derivados el presunto operador político Enrique Petrullo, el comisario Gustavo Bursztyn (hasta su captura prestaba servicios en el Comando de Patrullas) y el expolicía Gustavo Mena, también cesanteado por otra causa penal.

Este lote comparte presidio con el exministro de Planificación Federal, Julio de Vido; los empresarios detenidos en el marco de la causa “cuadernos” y el contador de la familia Kirchner, Víctor Manzanares.

En otra situación se encuentran el empleado de Astillero y barra de Gimnasia y Esgrima La Plata,  Martín Ezequiel “Gaucho” Fernández, y Héctor “Pepe” Vega, quienes siguen detenidos en una dependencia de la Policía Federal a la espera de cupo penitenciario. El mismo estado es para la reciente detenida funcionaria de Casación bonaerense, Eugenia Mercado, quien en su indagatoria negó todos los cargos. Se sospecha que la mujer, en su función de jefa de despacho del juez Martín Ordoqui (desplazado por 90 días del cargo y con juicio político en trámite) participó en el cobro de coimas para otorgar beneficios procesales.

Mientras tanto el exfiscal Tomas Moran goza de un arresto domiciliario en su bucólica mansión de Parque Sicardi, beneficio al que se opuso la fiscal María Eugenia Di Lorenzo y el juez de Garantías Pablo Raele pero fue otorgado por la Sala II de la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata, integrada por los jueces Sergio AlmeidaRicardo Szelagowski y Laura Lasaga.

En tanto los imputados Jorge Gómez de Saravia,  Carlos “Macha” Barroso Luna y el policía Marcos Chiusaroli siguen ligados al proceso pero en libertad, luego de ser excarcelados en distintas etapas.

La instrucción que llevan adelante las fiscales Betina Lacki y María Eugenia Di Lorenzo sigue avanzando con la recolección de nuevas medidas de pruebas. No se descarta que la lista de detenidos se nutra de nuevos imputados.

Por su parte las defensas avanzan con la gestión de pericias ambientales para solicitar arrestos domiciliarios para todos los detenidos. La próxima semana pedirán audiencias orales ante la Cámara de Apelaciones, antes que resuelvan las morigeraciones. El objetivo de máxima es que los sospechosos reciban 2019 junto a su familia.

Esta mega investigación se deriva del expediente por el homicidio de Juan Farías, exintegrante de la banda mixta de policías y ladrones con presunta protección judicial. La víctima fue asesinada el 1 de diciembre de 2010 en un edificio de avenida 44 entre 26 y 27. Se sospecha que fue un ajuste de cuentas por el escruche  a la casa del técnico de fútbol Roberto Zapata.

Fue trasladado al penal de Ezeiza junto con el ex jefe de la barra de Estudiantes de La Plata, Rubén Orlando “El Tucumano” Herrera. La mayoría de los procesados en la causa denominada “la banda de los jueces” fueron ubicados bajo la órbita del Servicio Penitenciario Federal.

07 de diciembre de 2018

Con las prisiones preventivas confirmadas a los detenidos en el marco de la investigación denominada “la banda de los jueces” que operó en La Plata desde, al menos, el año 2008 hasta su desarticulación que comenzó el 23 de julio pasado, los procesados abandonaron los calabozos de la Policía Federal y fueron trasladados a las cárceles de Ezeiza y Marcos Paz que dependen del Servicio Penitenciario Federal, confirmaron fuentes judiciales a 0221.com.ar.

Todos los detenidos de esta causa están bajo el Sistema de Intervención para la Reducción de Índices de Corruptibilidad (IRIC), un esquema especial de ambos penales donde no conviven con presos por otros tipos de delitos.

En el penal de Ezeiza quedaron alojados el exjuez de Garantías platense César Melazo; el ex líder de la barra brava de Estudiantes de La Plata, Rubén Orlando “El Tucumano” Herrera; el presunto chofer de la banda, Ángel Custodio “Pipi” Yalet; el vendedor de seguros Carlos Bertoni, hermano del ex futbolista de Independiente y Javier Ronco, excuñado de Herrera.

Todos ya son compañeros de detención del referente de UOCRA La Plata, Juan Pablo "Pata" Medina; los empresarios kirchneristas Fabián De Sousa y José María Núñez Carmona y el exvicepresidente Amado Boudou, condenado por la causa Ciccone. Melazo y Medina son viejos amigos. El sindicalista era uno de los habituales invitados a las fastuosas fiestas de cumpleaños que el magistrado celebraba en su mansión de Gorina.

Al penal de Marcos Paz fueron derivados el presunto operador político Enrique Petrullo, el comisario Gustavo Bursztyn (hasta su captura prestaba servicios en el Comando de Patrullas) y el expolicía Gustavo Mena, también cesanteado por otra causa penal.

Este lote comparte presidio con el exministro de Planificación Federal, Julio de Vido; los empresarios detenidos en el marco de la causa “cuadernos” y el contador de la familia Kirchner, Víctor Manzanares.

En otra situación se encuentran el empleado de Astillero y barra de Gimnasia y Esgrima La Plata,  Martín Ezequiel “Gaucho” Fernández, y Héctor “Pepe” Vega, quienes siguen detenidos en una dependencia de la Policía Federal a la espera de cupo penitenciario. El mismo estado es para la reciente detenida funcionaria de Casación bonaerense, Eugenia Mercado, quien en su indagatoria negó todos los cargos. Se sospecha que la mujer, en su función de jefa de despacho del juez Martín Ordoqui (desplazado por 90 días del cargo y con juicio político en trámite) participó en el cobro de coimas para otorgar beneficios procesales.

Mientras tanto el exfiscal Tomas Moran goza de un arresto domiciliario en su bucólica mansión de Parque Sicardi, beneficio al que se opuso la fiscal María Eugenia Di Lorenzo y el juez de Garantías Pablo Raele pero fue otorgado por la Sala II de la Cámara de Apelaciones y Garantías de La Plata, integrada por los jueces Sergio AlmeidaRicardo Szelagowski y Laura Lasaga.

En tanto los imputados Jorge Gómez de Saravia,  Carlos “Macha” Barroso Luna y el policía Marcos Chiusaroli siguen ligados al proceso pero en libertad, luego de ser excarcelados en distintas etapas.

La instrucción que llevan adelante las fiscales Betina Lacki y María Eugenia Di Lorenzo sigue avanzando con la recolección de nuevas medidas de pruebas. No se descarta que la lista de detenidos se nutra de nuevos imputados.

Por su parte las defensas avanzan con la gestión de pericias ambientales para solicitar arrestos domiciliarios para todos los detenidos. La próxima semana pedirán audiencias orales ante la Cámara de Apelaciones, antes que resuelvan las morigeraciones. El objetivo de máxima es que los sospechosos reciban 2019 junto a su familia.

Esta mega investigación se deriva del expediente por el homicidio de Juan Farías, exintegrante de la banda mixta de policías y ladrones con presunta protección judicial. La víctima fue asesinada el 1 de diciembre de 2010 en un edificio de avenida 44 entre 26 y 27. Se sospecha que fue un ajuste de cuentas por el escruche  a la casa del técnico de fútbol Roberto Zapata.

COMENTARIOS