Revolución digital: las preguntas que no quieren contestar los empresarios
0221
0221

Revolución digital: las preguntas que no quieren contestar los empresarios

Los negocios cambian continuamente, lo que siempre funcionó en algún momento deja de funcionar sin avisarnos con suficiente tiempo. Es importante poder leer las señales del contexto para estar atentos a los cambios. Y esto esta exacerbado con la revolución tecnológica  actual.

La revolución tecnológica de los 90 fue de eficiencia, podíamos imprimir más rápido, compartir documentos, mejorar procesos, ahorrar tiempos. La actual implica cambios en las formas de construir valor de  cada  negocio.

La flexibilidad estratégica pasa a ser una capacidad a desarrollar en todas las empresas. En las Pymes debería ser fácil, por su anatomía y origen, pero esto no siempre es así. Si bien las decisiones las toman unos pocos, ciertamente en la mayoría de los casos son ellos mismos quienes tienen más recelo de modificar la manera de hacer las cosas. Conocen una  fórmula exitosa, desarrolladas por ellos mismos y es difícil el cambio.

Los tiempos eran más ventajosos con los cambios de modelos, KODAK no murió de un día para el otro, simplemente siguió su rumbo sin tener en cuenta que ellos mismos tenían la clave del nuevo negocio (fueron los primeros en tener cámara digital), pero se ataron a la comodidad. El enamorarse de su producto hizo que pierdan el foco en el negocio.  

Hay preguntas que duelen a los empresarios, que son difíciles de contestar, pero en las que radica la clave de ser flexible estratégicamente: ¿Era el mismo tu negocio hace 5 años? ¿Hace 6 meses? ¿El mes pasado? ¿Y dentro de un mes?

Qué categoría de productos no cambió últimamente, y cuál no va a cambiar en los próximos tiempos. Los negocios cambian y los cambios son constantes, no llegamos a adaptarnos al nuevo negocio que tenemos que estar preparados para el próximo cambio.

En los últimos seis meses, nos han tocado de cerca varios cambios en negocios que parecían interminables, los taxis, el delivery, el diseño de productos, el diseño de marcas.

Glovo impactó en muchas categorías de producto. No sólo en gastronomía, sino en regalería, farmacia, verdulerías. ¡Pero este negocio va a cambiar también! Porque hoy están invirtiendo en hábitos. ¿Qué estamos haciendo en este sentido nosotros?

La transformación tecnológica implica ahora un cambio mucho más importante y difícil, el cambio de la cultura empresarial, porque cambia continuamente el  modelo de construcción de valor de las empresas, y necesariamente debemos ser flexibles, no sólo operativamente, sino también en las estrategias.

¿Ya pensamos cómo va a impactar en nuestro negocio la impresora 3D?  Tiene varias implicancias como por ejemplo la impresión de comida, diseñada nutricionalmente o bien la industria de los repuestos de maquinarias de todo tipo, que solamente deberán pagar por los diseños e imprimirlos en sus propias impresoras.

Las empresas deben tener claro que la constante es el cambio. Los modelos de construcción de valor de cada negocio van a cambiar continuamente gracias a los aportes tecnológicos que impactan horizontal y verticalmente en todas las categorías de producto. La flexibilidad estratégica pasa a ser una capacidad a desarrollar necesariamente en las nuevas culturas de gestión.

Los negocios cambian continuamente, lo que siempre funcionó en algún momento deja de funcionar sin avisarnos con suficiente tiempo. Es importante poder leer las señales del contexto para estar atentos a los cambios. Y esto esta exacerbado con la revolución tecnológica  actual.

28 de noviembre de 2018

La revolución tecnológica de los 90 fue de eficiencia, podíamos imprimir más rápido, compartir documentos, mejorar procesos, ahorrar tiempos. La actual implica cambios en las formas de construir valor de  cada  negocio.

La flexibilidad estratégica pasa a ser una capacidad a desarrollar en todas las empresas. En las Pymes debería ser fácil, por su anatomía y origen, pero esto no siempre es así. Si bien las decisiones las toman unos pocos, ciertamente en la mayoría de los casos son ellos mismos quienes tienen más recelo de modificar la manera de hacer las cosas. Conocen una  fórmula exitosa, desarrolladas por ellos mismos y es difícil el cambio.

Los tiempos eran más ventajosos con los cambios de modelos, KODAK no murió de un día para el otro, simplemente siguió su rumbo sin tener en cuenta que ellos mismos tenían la clave del nuevo negocio (fueron los primeros en tener cámara digital), pero se ataron a la comodidad. El enamorarse de su producto hizo que pierdan el foco en el negocio.  

Hay preguntas que duelen a los empresarios, que son difíciles de contestar, pero en las que radica la clave de ser flexible estratégicamente: ¿Era el mismo tu negocio hace 5 años? ¿Hace 6 meses? ¿El mes pasado? ¿Y dentro de un mes?

Qué categoría de productos no cambió últimamente, y cuál no va a cambiar en los próximos tiempos. Los negocios cambian y los cambios son constantes, no llegamos a adaptarnos al nuevo negocio que tenemos que estar preparados para el próximo cambio.

En los últimos seis meses, nos han tocado de cerca varios cambios en negocios que parecían interminables, los taxis, el delivery, el diseño de productos, el diseño de marcas.

Glovo impactó en muchas categorías de producto. No sólo en gastronomía, sino en regalería, farmacia, verdulerías. ¡Pero este negocio va a cambiar también! Porque hoy están invirtiendo en hábitos. ¿Qué estamos haciendo en este sentido nosotros?

La transformación tecnológica implica ahora un cambio mucho más importante y difícil, el cambio de la cultura empresarial, porque cambia continuamente el  modelo de construcción de valor de las empresas, y necesariamente debemos ser flexibles, no sólo operativamente, sino también en las estrategias.

¿Ya pensamos cómo va a impactar en nuestro negocio la impresora 3D?  Tiene varias implicancias como por ejemplo la impresión de comida, diseñada nutricionalmente o bien la industria de los repuestos de maquinarias de todo tipo, que solamente deberán pagar por los diseños e imprimirlos en sus propias impresoras.

Las empresas deben tener claro que la constante es el cambio. Los modelos de construcción de valor de cada negocio van a cambiar continuamente gracias a los aportes tecnológicos que impactan horizontal y verticalmente en todas las categorías de producto. La flexibilidad estratégica pasa a ser una capacidad a desarrollar necesariamente en las nuevas culturas de gestión.

COMENTARIOS