¿Qué decimos cuando decimos La Plata?
0221

¿Qué decimos cuando decimos La Plata?

19 de noviembre de 2018

Una ciudad es, por definición, inabarcable. Las experiencias, vidas y pasiones que la cruzan son siempre difíciles de reducir a una frase, y creo que es por eso que muchas veces el arte acierta donde las ciencias sociales fallan. “La Ciudad de la Furia”, bautizó a Buenos Aires Gustavo Cerati y la nombró para siempre. ¿Qué piensa la Argentina cuando piensa La Plata? Ciudad masónica, ciudad planificada, ciudad “racionalizada”. Ciudad de tilos y diagonales, plazas y bosque.

Ciudad polo científico y tecnológico: ciudad del conocimiento y de las ideas, articulada en torno a su corazón que es la universidad. El hecho de que Dardo Rocha haya sido a la vez el fundador de la ciudad y el primer rector de la universidad sintetiza de qué manera estas son indistinguibles. La universidad es la ciudad y la ciudad es la universidad (volver a hacer de esta simbiosis un diferencial nacional para nuestra ciudad es hoy nuestro desafío principal).

La Plata, ciudad humanista y politizada. Tenemos una profunda historia de lucha y compromiso en tiempos de dictadura y democracia. Hasta el día de hoy, la política late en La Plata y esa es otra de nuestras ventajas comparativas. Los que empezamos a hacer política hace tiempo sabemos que de esa energía nunca hay que renegar, sino traducirla y potenciarla. La fuerza del movimiento estudiantil, de la lucha de las mujeres, de las organizaciones sociales con su valiosísima tarea en el territorio castigado de la ciudad, son un valor que debemos rescatar.

Pero también La Plata es la patria chica de las vanguardias artísticas. Desde Emilio Petorutti hasta Federico Moura, del arte abstracto al rock nacional de la democracia: cuna de la Cofradía de la Flor Solar, Virus, Los Redonditos de Ricota, Estelares, El Mató a un Policía Motorizado. El periodista Daniel Gigena escribía en 2016 en el diario La Nación que La Plata es un “polo literario heterodoxo y pujante”, tanto por la cantidad de nueva narrativa y de editoriales que están surgiendo como por los nuevos nombres que hicieron de nuestra ciudad la sede de sus ficciones, como Mariana Enríquez o Leopoldo Brizuela. En síntesis: La Plata es una fábrica cultural de arte, de rock y literatura, que tenemos que alentar y desarrollar.

¡La Plata futbolera! Nuestro clásico es mundialmente famoso. También los platenses célebres que han descollado a lo largo de los años en la escena futbolística nacional. Pero bajo la espectacularidad de nuestras rivalidades del superclásico se esconde una escena deportiva local muy importante, de fútbol pero también de rugby y muchos otros deportes.

Y La Plata solidaria. Los que vivimos las inundaciones de 2013 sabemos el espíritu de hermandad colectiva que inspiraron, la única buena noticia de esa inmensa y evitable catástrofe. Descubrimos un sentido de pertenencia que desconocíamos, en una ciudad en donde muchísimos de nosotros llegamos a estudiar terminando la adolescencia. Una ciudad de Nacidos y Adoptados más que de Nacidos y Criados. Y encontramos una voluntad de servicio que creo que aún perdura. La Argentina entera se hizo eco y estuvo con nosotros, esas semanas en que el país decía “Somos todos La Plata”.

Es cierto que tenemos muchos problemas, algunos históricos, otros más recientes como producto de los cambios sociales y el aumento de la desigualdad. Pero no menos cierto es que nuestra energía transformadora late en todas las esquinas.

¿Qué hacemos con toda esta energía colectiva, toda esta creatividad, toda esta pasión? La iniciativa de Dialogar La Plata tiene precisamente esa propuesta: abrir un foro en donde podamos conversar, escucharnos y generar puentes sólidos entre todas estas La Plata que existen, superpuestas una sobre la otra. Encontrar la manera de potenciarnos, de sumar, de evolucionar, de integrar y de alcanzar acuerdos que puedan llevarnos a consolidar algunas “políticas de Estado” transversales que sean el sostén de nuestra ciudad en los años por venir. Están todas y todos invitados.

COMENTARIOS