Inflación Waters: las entradas aumentaron más de un 4000% desde su primer recital
0221
0221

Inflación Waters: las entradas aumentaron más de un 4000% desde su primer recital

Desde la primera actuación de Waters en Argentina (en marzo de 2002) hasta los conciertos brindados en suelo platense esta semana que pasó, transcurrieron 16 años. En ese largo camino, la situación económica del país fluctuó y pasó de tener un dólar oscilando los $2 a uno que hoy ronda los $37. Pero el costo del ticket no respetó esta devaluación estimada en un 1750% en 16 años. Fue casi tres veces más ese número.

El bajista y compositor británico arribó por primera vez a tierras argentinas el 7 de marzo de 2002, tres meses después del colapso económico y el estallido social que terminó sellando la salida de la convertibilidad. La caótica situación del país provocó, entre otras cosas, que el concierto de Rod Stewart, pautado para algunas semanas antes que el de Waterstuviera que suspenderse.

Su llegada al país no fue una apuesta sencilla: In The Flesh Tour fue su primera gira en doce años luego de la presentación del disco Radio K.A.O.S en 1987; por aquel entonces, su nombre no era tan popular en Argentina fuera del círculo de fanáticos de Pink Floyd, por lo que muchas personas no sabían quién era realmente; esas variables, sumadas al valor del dólar, conformaron un cóctel que podría haber tenido resultados catastróficos para el músico y sus productores.

No obstante, las entradas para su presentación en el estadio de Vélez Sarsfield se vendieron en gran número, desterrando los pronósticos de un posible fracaso. El costo estipulado para el sector de la tribuna -con acceso a campo- se fijó en $35, llegando a agotarse el día del show. Considerando que el valor de la moneda norteamericana oscilaba los $2, el ticket más barato se vendió a 17 dólares.

Durante dos horas y media, más de 20.000 personas disfrutaron de los clásicos compuestos por Waters a lo largo de toda su carrera, desde Set The Controls For The Heart of The Sun (1968) hasta Each Small Candle (2000). El éxito de este primer recital allanó el camino para las futuras presentaciones del artista en el país.

Pasaron cinco años para que el británico regresara a Argentina, esta vez para presentar The Dark Side of The Moon Tour en el estadio de River Plate. Durante la gira, Waters interpretó el álbum de 1973 en su totalidad y numerosas canciones de su extenso repertorio. Gracias al concierto brindado en 2002, el público local no quiso perderse este nuevo espectáculo y agotó rápidamente las entradas para los días 17 y 18 de marzo.

En esta ocasión, la plaza más barata se vendió a $75 -unos 24 dólares, ya que en esa época la moneda cotizaba $3,12. Esto supuso un aumento del 114,29% con respecto al valor fijado en 2002 para el mismo sector del estadio; en dólares, el incremento alcanzó un 41,18%.

El país le sentó tan bien a Waters que, en 2012, se instaló allí durante dos semanas para interpretar las 29 canciones que conformaron su The Wall Tour. Con nueve conciertos impecables, el artista rompió el récord internacional de presentaciones en River establecido por los Rolling Stones en 1998 (cinco shows) y el nacional de Soda Stereo en 2007 (seis).

Para esta oportunidad, las entradas que en 2007 costaban $75 pasaron a valer $160 -36 dólares, teniendo en cuenta que el dólar cotizaba $4,36-. En términos de porcentaje en pesos, se produjo un aumento del 357,14% con respeto al concierto de Vélez (2002); en dólares, el incremento fue del 111,76%.

Finalmente, este año el bajista reclutó una nueva banda para traer a la ciudad el Us + Them Tour con el cual se presentó el martes 6 y este sábado 10 de noviembre en el Estadio Único. La puesta en escena contó con una enorme pantalla de alta definición que ocupó por completo la cabecera que da a calle 528, sonido envolvente, el clásico cerdo inflable, las chimeneas de la Battersea Power Station (inmortalizadas en la tapa del disco Animals) y una pirámide hecha de lásers.

Para esta gira, el salto no sólo fue de calidad sino también monetario. El costo estipulado para el sector de la tribuna -con acceso a campo- se fijó en $1.600 para el primer show -43 dólares, con la moneda extrajera a $37- y $1.950 para el segundo (54 dólares).

Sin dudas, la inflación en pesos sufrió un aumento sideral entre el 4471% y el 5471% desde la primera vez que vino Roger Waters al país mientras que en dólares fue entre 152% y 217%.

De todas maneras, eso no detuvo a los eufóricos fanáticos quienes acompañaron al artista en lo que parece ser su última gira internacional.

Desde la primera actuación de Waters en Argentina (en marzo de 2002) hasta los conciertos brindados en suelo platense esta semana que pasó, transcurrieron 16 años. En ese largo camino, la situación económica del país fluctuó y pasó de tener un dólar oscilando los $2 a uno que hoy ronda los $37. Pero el costo del ticket no respetó esta devaluación estimada en un 1750% en 16 años. Fue casi tres veces más ese número.

11 de noviembre de 2018

El bajista y compositor británico arribó por primera vez a tierras argentinas el 7 de marzo de 2002, tres meses después del colapso económico y el estallido social que terminó sellando la salida de la convertibilidad. La caótica situación del país provocó, entre otras cosas, que el concierto de Rod Stewart, pautado para algunas semanas antes que el de Waterstuviera que suspenderse.

Su llegada al país no fue una apuesta sencilla: In The Flesh Tour fue su primera gira en doce años luego de la presentación del disco Radio K.A.O.S en 1987; por aquel entonces, su nombre no era tan popular en Argentina fuera del círculo de fanáticos de Pink Floyd, por lo que muchas personas no sabían quién era realmente; esas variables, sumadas al valor del dólar, conformaron un cóctel que podría haber tenido resultados catastróficos para el músico y sus productores.

No obstante, las entradas para su presentación en el estadio de Vélez Sarsfield se vendieron en gran número, desterrando los pronósticos de un posible fracaso. El costo estipulado para el sector de la tribuna -con acceso a campo- se fijó en $35, llegando a agotarse el día del show. Considerando que el valor de la moneda norteamericana oscilaba los $2, el ticket más barato se vendió a 17 dólares.

Durante dos horas y media, más de 20.000 personas disfrutaron de los clásicos compuestos por Waters a lo largo de toda su carrera, desde Set The Controls For The Heart of The Sun (1968) hasta Each Small Candle (2000). El éxito de este primer recital allanó el camino para las futuras presentaciones del artista en el país.

Pasaron cinco años para que el británico regresara a Argentina, esta vez para presentar The Dark Side of The Moon Tour en el estadio de River Plate. Durante la gira, Waters interpretó el álbum de 1973 en su totalidad y numerosas canciones de su extenso repertorio. Gracias al concierto brindado en 2002, el público local no quiso perderse este nuevo espectáculo y agotó rápidamente las entradas para los días 17 y 18 de marzo.

En esta ocasión, la plaza más barata se vendió a $75 -unos 24 dólares, ya que en esa época la moneda cotizaba $3,12. Esto supuso un aumento del 114,29% con respecto al valor fijado en 2002 para el mismo sector del estadio; en dólares, el incremento alcanzó un 41,18%.

El país le sentó tan bien a Waters que, en 2012, se instaló allí durante dos semanas para interpretar las 29 canciones que conformaron su The Wall Tour. Con nueve conciertos impecables, el artista rompió el récord internacional de presentaciones en River establecido por los Rolling Stones en 1998 (cinco shows) y el nacional de Soda Stereo en 2007 (seis).

Para esta oportunidad, las entradas que en 2007 costaban $75 pasaron a valer $160 -36 dólares, teniendo en cuenta que el dólar cotizaba $4,36-. En términos de porcentaje en pesos, se produjo un aumento del 357,14% con respeto al concierto de Vélez (2002); en dólares, el incremento fue del 111,76%.

Finalmente, este año el bajista reclutó una nueva banda para traer a la ciudad el Us + Them Tour con el cual se presentó el martes 6 y este sábado 10 de noviembre en el Estadio Único. La puesta en escena contó con una enorme pantalla de alta definición que ocupó por completo la cabecera que da a calle 528, sonido envolvente, el clásico cerdo inflable, las chimeneas de la Battersea Power Station (inmortalizadas en la tapa del disco Animals) y una pirámide hecha de lásers.

Para esta gira, el salto no sólo fue de calidad sino también monetario. El costo estipulado para el sector de la tribuna -con acceso a campo- se fijó en $1.600 para el primer show -43 dólares, con la moneda extrajera a $37- y $1.950 para el segundo (54 dólares).

Sin dudas, la inflación en pesos sufrió un aumento sideral entre el 4471% y el 5471% desde la primera vez que vino Roger Waters al país mientras que en dólares fue entre 152% y 217%.

De todas maneras, eso no detuvo a los eufóricos fanáticos quienes acompañaron al artista en lo que parece ser su última gira internacional.

COMENTARIOS