martes 20 de febrero de 2024

Espeluznante relato de la sobreviviente de un crimen con torturas que se juzga en La Plata

La mujer narró escenas dramática que padeció la noche que su ex mató a su pareja. Una amiga confirmó los celos y maltratos psicológicos del acusado.

--:--

El juicio por jurados por el crimen de un hombre en La Plata sumó dos testimonios que pueden resultar centrales para la resolución del caso. Con la declaración de la sobreviviente y una amiga, el fuero Penal local es escenario de un nuevo juicio oral. En el banquillo de los acusados está el remisero procesado por el crimen de la pareja de su ex esposa luego de una noche de tortura y muerte que conmocionó al país, tal como informó 0221.com.ar.

Gabriel Adrián Landívar fue procesado por "homicidio calificado por alevosía, tenencia ilegal de arma de uso civil, lesiones agravadas por el vínculo y por alevosía", según se desprende de documentación judicial. Pero la fiscal de juicio amplió la acusación a intento de femicidio por el salvaje ataque que sufrió la mujer, cuya identidad se mantendrá en reserva. Se sospecha que el acusado mató al novio de su expareja mientras ambos cenaban en la casa de la mujer. Después de la detención del asesino, que alegó que se trató de un "tema familiar", salieron a la luz los detalles del ataque, que duró toda una madrugada.

Lee además

Esa secuencia fue retratada por la sobreviviente, quien dio una versión espeluznante del padecimiento. Se salvó de milagro. También declaró una amiga de la mujer que sostuvo que el acusado era celoso, controlador y que ejercía violencia psicológica sobre su ex mujer.

Tras el ataque, se sospecha que el acusado montó una escena para tapar su responsabilidad. En la escena de los hechos dejó elementos sexuales, vaselina, psicofármacos y al menos una botella de bebida blanca. Se cree que intentó encubrir su accionar montando una escena de drogas, sexo y alcohol. Pero su ex esposa sobrevivió y pudo narrar con detalles la violencia de género que padeció.

Gabriel Adrián Landívar 1.jpg
La sobreviviente, uruguaya, y el acusado se casaron en la ciudad de La Plata

La sobreviviente, uruguaya, y el acusado se casaron en la ciudad de La Plata

También declaró una oficial de policía que preservó la escena del crimen y del intento de femicidio. Aportó un dato central. En el lugar encontraron una bolsa de nylon y una manguera de gas cortada. Ese dato fue apuntado desde el bloque acusatorio por entender que robustece su teoría del caso.

LA CAUSA

En la investigación penal preparatoria se dio por acreditado que la tortura comenzó en la casa ubicada en calle 140 entre 48 y 50 del barrio San Carlos, desde la noche del viernes 5 de octubre de 2018 hasta las primeras horas del sábado. En esa propiedad vive la expareja del acusado, identificada en la causa como E.R.. Ambos habían tenido una relación tóxica, que terminó con un divorcio conflictivo. Sus dos hijos se habían quedado con ella.

Después de varios meses, la mujer comenzó una nueva relación con Fernando Waldemar Torres Guerra, un uruguayo de 49 años. Se conocían desde hacía muchos años, hasta que decidieron dar un paso más en el vínculo.

Landívar, quien según los familiares de E.R nunca aceptó la separación, estaba al tanto del noviazgo de su ex. "Mientras estés vos acá y él en Uruguay, todo bien. Si viene, la cosa va a cambiar", le habría advertido.

sin título (7 de 12).jpg
Victoria Huergo, fiscal de juicio de La Plata

Victoria Huergo, fiscal de juicio de La Plata

El exmarido cumplió con su amenaza. Cuando se enteró de que Torres Guerra había viajado a La Plata para reencontrarse con ella, planeó con lujo de detalles el homicidio. Mientras la pareja cenaba una pizza en el comedor de la casa, el remisero entró con un arma y una bolsa de nylon en la mano. Estaba sacado y dispuesto a todo.

"EMPEZÓ LA FIESTA"

"Ahora sí empezó la fiesta", les habría dicho, según reveló la hermana de E.R. Cuando vio a su expareja, se enojó aún más: "Te planchaste el pelo. ¡Mirá cómo se produce para vos! Para mí nunca te pusiste así", le habría reprochado.

La tortura estaba por comenzar. Landívar sacó una botella, precintos, pastillas, una picana y guantes de goma. Al primero que agredió fue a Torres Guerra, que no tenía posibilidades de defenderse porque permanecía atado. Según detallaron los investigadores, los obligó a ambos a tomar una mezcla de fármacos y alcohol. Mientras, los insultaba.

En la reconstrucción de los hechos, las autoridades determinaron que el acusado arrancó la manguera de gas de una estufa, hizo un alargue y se la acercó al novio de su ex, a quien ya le había puesto la bolsa de nylon en la cabeza. Sin embargo, el informe preliminar de la autopsia determinó que el hombre murió por ahorcamiento. "Con un brazo rodearon su cuello y con el otro ejercieron presión, tirando hacia arriba", aclararon en el escrito.

Juicio por jurados a Gabriel Landívar por un homicidio en La Plata
Los abogados Gonzalo Alba y Juan Pablo Marti están a cargo de la defensa

Los abogados Gonzalo Alba y Juan Pablo Marti están a cargo de la defensa

Tras asesinarlo, dejó a E.R tirada en el suelo de la cocina, desmayada por las torturas y los efectos del preparado que la había obligado a tomar. Cuando la Policía llegó a la escena del crimen, Guerra Torres ya estaba muerto y la joven fue trasladada al Hospital de Gonnet.

A Landívar lo detuvieron pocas horas después, cuando lo interceptaron en la puerta de su casa, a pocas cuadras de la vivienda de su expareja. Ya en la comisaría, al acusado le colocaron bolsas de papel en sus manos para resguardar las posibles muestras de ADN.

La acusación está en manos de la fiscal de Juicio, Victoria Huergo. La defensa es de los abogados Juan Pablo Martí y Gonzalo Alba. El juicio oral se desarrollará mediante el mecanismo de jurado popular y la dirección del debate estará en manos del juez Andrés Vitali del Tribunal Oral Criminal III de La Plata.

El mecanismo de juicio por jurados se activó por pedido de la defensa. Será un jurado ciudadano el que deberá decidir si el acusado es culpable o inocente. En caso de culpabilidad será un juez técnico el que imponga la pena a cumplir, en base a la calificación legal dispuesta por el jurado de una serie de opciones que valorará la fiscalía de juicio y, de corresponder, una serie de atenuantes y agravantes que deberán valorar las partes. La defensa podrá recurrir a una instancia judicial superior. Pero en un marco de absolución la acusación no tendrá posibilidad de apelar, el caso se cerrará y el acusado recuperará la libertad.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar