martes 18 de junio de 2024

Amalia Mazzarello, la boxeadora de La Plata que no baja los brazos ante la adversidad

En una charla exclusiva con 0221.com.ar, Amalia Mazzarello habló de su vida y el boxeo, todo lo que busca lograr desde La Plata y la realidad del deporte.

Nacida en La Plata, la historia de Amalia Mazzarello es la de una deportista que no se detiene ante nada. La boxeadora local es una de las exponentes más destacadas de la disciplina en Argentina y aunque cuenta con todos los requisitos para serlo, todavía lucha por ser reconocida como la N°1 del país.

Aunque es una de las más importantes boxeadoras del país, la falta de apoyo para desarrollar su labor todavía hoy le pesa y en la mente de Mazzarello resuena una triste pregunta: ¿por qué todavía continúa boxeando? Antes de la llegada de la pandemia viajó a Alemania para probar suerte y allí fue recibida como lo que es: una verdadera campeona.

Lee además

Reconocida recientemente como "Personalidad Destacada" de la ciudad por parte del Concejo Deliberante, por su desempeño y trayectoria, se acercó a las gestiones municipal y provincial para sumarse a una mesa de referentes deportivos que intentará responder a las necesidades de cientos de deportistas no solo en la ciudad sino en toda la región y el territorio bonaerense.

Una infancia plagada de deporte en La Plata

¿Cambiaste varias veces de deporte antes del boxeo?

—Sí, yo empecé con 3 años gimnasia artística porque era muy inquieta. Era muy difícil que me aceptaran porque era muy bebé, pero enseguida agarré onda y empecé a competir a los 5. Hice hasta los 11, después me cansé y ahí hice atletismo, me fue muy bien... hasta rompí un récord provincial.

Amalia Mazzarello Boxeo 5.jpg
Amalia Mazzarello, la boxeadora nacida en La Plata preparada para pelear.

Amalia Mazzarello, la boxeadora nacida en La Plata preparada para pelear.

También probaste surte en el handball y recibiste el llamado de la Selección Argentina.

—Sí, cuando estaba en Estudiantes. Hice un año con el equipo juvenil porque no estaba con las mayores, pero me empezaron a mezclar un poquito y en el segundo año recibo el llamado de la Selección Argentina para empezar a entrenar con los juveniles.

En ese momento tuve como un ataque de pánico, no sé qué pasó; y cuando estaba hablando por teléfono les dije que no quería, que no estaba interesada. Con el tiempo me di cuenta, creo, que toda mi vida había estado en competencia y con muchísimas presiones y nunca había estado acompañada psicológicamente. Me quisieron hacer cambiar de opinión a toda costa, pero no quise. Sé que si entraba en la Selección me iba a ir bien, pero no era por ahí.

¿Cómo llegaste al mundo del boxeo?

—Viene siendo algo intrigante para mí: si bien digo que soy boxeadora, como que todavía le estoy encontrando el por qué. Nunca fui ni soy del ambiente. Tuve mucha confianza entrenado en el boxeo, porque ser del ambiente es que vos seas de clase media para abajo y yo era clase media... nunca tuve ningún tipo de necesidad e iba con brillitos a entrenar.

Amalia Mazzarello Boxeo 4.jpg
Mazzarello todavía lucha por ser considerada la boxeadora N°1 de Argentina, aunque ya cuenta con méritos sobrados para ello.

Mazzarello todavía lucha por ser considerada la boxeadora N°1 de Argentina, aunque ya cuenta con méritos sobrados para ello.

Cuando empecé a entrar en las competencias o fui a mi primer torneo nacional de amateur sabía qué comer, cómo dar el peso y tenía todo mi equipo alrededor, que eran chicas que ya tenían hijos y eran todas muchísimo más chicas que yo. Tenía 27 años y había chicas de 14 o 16 años, fue una realidad de la que nunca había imaginado ser parte y verla. Me lo hicieron notar sin darme su confianza rápido y tiene sentido... se preguntarían: "¿Quién es esta loca?".

¿Por qué decidiste ir a probar suerte a Alemania?

—Fueron 2 años y significó un viaje que me cambió todo, me fui como amateur. Yo había ganado un torneo nacional y todos los posibles y sin embargo en la Selección Argentina estaba otra persona, con la cual peleé, le gané y sin embargo seguía. Entonces vos sabes que el entongue viene por otro lado, las cosas típicas y el deporte no zafa de eso: es todo política. Yo estaba muy fastidiada y decía: "¿Para qué estoy haciendo esto?". Entonces se presentó la posibilidad de Alemania y me fui para allá.

Había un gimnasio que se llamaba Mariposa Boxing Club y yo dije: "¿Mariposa Boxing Club?, qué loco". Y empecé a hablar y se engancharon a full y me dijeron "venite, te damos tres peleas, la licencia alemana y, si todo marcha bien, vemos cómo hacer para que te quedes acá".

Amalia Mazzarello Boxeo.jpg
Amalia probó suerte en Alemania, donde tuvo destacadas actuaciones, y tras la pandemia decidió regresar al país.

Amalia probó suerte en Alemania, donde tuvo destacadas actuaciones, y tras la pandemia decidió regresar al país.

Fui para allá y respondieron a cada cosa: gané las tres peleas, me dijeron que vuelva a Argentina, me pagaron el pasaje de ida y de vuelta; y que volviera con la visa para estar ahí. Me pagaron todo y es una locura eso para un deportista amateur. En ese momento, cuando vuelvo, me incluyen en el equipo de Baviera y empecé a hacer torneos con ellos hasta que apareció la pandemia. Después volví de nuevo y desde entonces tengo comunicación, porque uno de los profes está tratando de ayudarme y de conseguirme peleas. "Sos campeona nacional", me decían y acá no le importa a nadie. Cuando llegué lo primero que hizo el profesor fue darme un abrazo, y siendo alemán.

Amalia Mazzarello más allá del ring de boxeo

—¿Ahora la idea es también ayudar desde la gestión?

—Lo sigo pensando todavía, de por qué estoy acá. Encontré tantas problemáticas desde adentro y cada vez me meto más en eso, y es lo que me da el pie de estar trabajando con la Subsecretaría de Deportes de la provincia de Buenos Aires y la Municipalidad de La Plata, porque mis vivencias y cómo lo puedo ver yo, quizás estas mismas chicas no lo pueden ver desde adentro porque nacieron con esas problemáticas. Todo esto está yendo a que yo me esté interiorizando cada vez más de las cosas que se pueden hacer para que un chico o una chica amateur, por lo menos acá en la ciudad, tenga dónde ir a hacerse estudios médicos y cosas básicas que no están, porque estaba totalmente invisibilizado el boxeo acá en La Plata.

Involucrarse ya viene con uno, en el colegio ya estaba en el centro de estudiantes, como siempre estando ahí. Lo mío siempre fue de hacer deporte y quedarme y hablar con los chicos y las chicas del gimnasio y ver qué les pasa y en qué puedo llegar a ayudarlos con mi experiencia, es algo innato.

La realidad del boxeo en La Plata y Argentina

¿Ganar el título sudamericano fue un renacer en tu carrera?

—Al final no, porque es como te digo: las cosas no funcionan como deberían funcionar. Cuando gané el título, quedé primera en el ranking nacional y 12 en el mundo, de 300; y decís "tiene que aparecer gente en Argentina que me quiera meter en la cartelera", pero no. Acá los promotores se encargan de que sus boxeadores no peleen contra nadie y que sigan haciendo ranking. A mí me pusieron una encima, que ni siquiera es de mi categoría; y dije "bueno peleemos con el título argentino vacante", pero no lo van a hacer.

Ahora no peleo desde noviembre, sigue pasando el tiempo y se te van las ganas de pelear acá porque no hay una correlación de los hechos. Ahora estoy hablando con gente de afuera si se puede ir a pelear allá.

¿Qué significa ser personalidad destacada de La Plata?

—Estuvo bueno porque al deporte no se le daba mucha importancia, esto fue muy bueno. Capaz que parecen cosas sin sentido, pero en este momento que no tenés peleas, decís "qué lindo el reconocimiento" y también me pude acercar a la nueva gestión que a mí me interesa.

Marcelo Galland (presidente del Concejo Deliberante) y Ángel Cerisola (subsecretario de Deportes de La Plata) parecen gente que realmente tiene ganas de trabajar, que automáticamente dijeron que se querían reunir conmigo, que están haciendo una mesa de deportistas en la ciudad. También en la Subsecretaría de la provincia de Buenos Aires hay gente muy capaz.

Amalia Mazzarello Boxeo 6.jpg
Mazzarello no lucha desde noviembre, pero sigue entrenando con las mismas ganas para estar preparada

Mazzarello no lucha desde noviembre, pero sigue entrenando con las mismas ganas para estar preparada "llegue lo que llegue".

¿Qué es lo que se viene?

—El tema es que no hay horizonte de nada en este momento, lo digo por mí y los deportistas profesionales que tengo alrededor, ya sea kickboxing o de MMA. No se están haciendo eventos ni nada por el estilo, los tiene que hacer la tele y son privados y los canales trabajan con promotores. Si vos no estás con un promotor es difícil y se está acotando el presupuesto. Los técnicos también están frustrados porque tampoco consiguen peleas, es un entramado complicado. Me propongo estar entrenada y que aparezca lo que tiene que aparecer. Estoy medio a la deriva, pero llegue lo que llegue voy a estar preparada.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar