miércoles 19 de junio de 2024

"Mi hijo se muere": una mujer que tuvo a su bebé en la calle y denuncia a un hospital

La madre asegura que en el nosocomio no quisieron recibirla y la mandaron de regreso a su casa poniendo en riesgo al pequeño.

--:--

Dos padres vivieron momentos de extrema tensión y sufrimiento, luego de que la dulce espera se transformara en una verdadera pesadilla cuando decidieron tener su bebé en la salita del barrio Las Perlas de Cipolletti, Río Negro. Hasta allí acudió la madre y nunca la vio un médico, la mandaron a la casa con una inyección y terminó dando a luz en el medio de la calle.

El infierno comenzó a las 4 de la mañana del sábado, cuando Rosa -mamá del niño- comenzó a sentir fuertes contracciones. Sin la posibilidad de contar con un auto, Cristian propuso ir al Centro de salud “Balsa” que está ubicado a unas 15 cuadras de su casa aproximadamente. Tomaron las cosas y emprendieron la caminata hacia al hospital.

Lee además

Ni bien llegaron, los recibió una enfermera que les dijo que se trataba de una “falsa alarma” y le aseguró a Rosa que “no estaba preparada para realizar un parto aún”. Claro, la información que les dio la enfermera los tranquilizó, aunque las contracciones que sufría la joven seguían haciéndose presentes. “Había un enfermero y una enfermera. Ella le dijo que no estaba para ser atendida, que todavía le faltaba y le colocó una inyección para calmar las contracciones. Después la mandó para su casa”, contó a TN Karina Espínola, la tía de Cristian, que fue una de las primeras personas en asistir a la pareja.

De acuerdo al relato de Karina, Cruz le insistió a la enfermera para que revise a su pareja, ya que veía que “la pancita de ella estaba para abajo”. Sin embargo, la respuesta de la empleada fue negativa y no tuvieron más opción que volverse a su casa, nuevamente a pie. Pero las 15 cuadras que separaban a la casa de los futuros padres del centro de salud se hicieron eternas y Rosa no llegó a soportar el dolor de las contracciones.

En ese momento quedaron sentados en el medio de la solitaria vereda a punto de tener a su hijo ahí, a la intemperie. Él, en estado de shock, trató de ayudarla en lo que pudo. Se sentó y esperó las indicaciones de ella, que a los pocos segundos le dijo que estaba por salir el bebé.

“El bebé estaba resbalando y no pudo agarrarlo justo a tiempo. Llegó a tocar la tierra porque con el líquido que había estaba muy resbaladizo”, detalló Karina sobre el tenso momento. Luego, Cristian se sacó la remera, lo cubrió y se lo dejó a Rosa para ir a buscar ayuda. La única opción era su tía, Karina, que vivía a una cuadra y media de donde estaban.

Karina los vio tirados en el suelo con el bebé en brazos de Rosa, que estaba muy angustiada. “Me decía ´mi bebé se muere, tengo miedo´. Era muy angustiante y desesperante la situación. Traté de buscar a alguien, pero la calle estaba vacía”, explicó la tía de Cristian. Fue en ese momento que apareció el salvador. Varios minutos después, un joven pasó por la calle a bordo de una camioneta traffic blanca, pero no frenó. Al rato, dio la vuelta, observó la situación y acudió en su ayuda para llevarlos nuevamente a la salita. “Él nos dijo que pensó que había sido un accidente, pero que le pareció raro porque no vio ningún auto. Ahí fue cuando dio la vuelta y nos ayudó”, contó la mujer.

Ya en la salita, nuevamente, la pareja le reclamó a los enfermeros que nada de lo que ocurrió hubiese sucedido si revisaban bien a Rosa. En el centro de salud les pidieron disculpas y la dejaron internada a ella y al bebé recién nacido, que se encuentra en estado de observación, pero en buenas condiciones de salud.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar