martes 23 de julio de 2024

La Justicia platense investiga el intento de fuga del narco más peligroso del país

El plan consistía en escapar en helicóptero del penal de Ezeiza, la cárcel más segura del país. Buscan al piloto prófugo. Lunes de indagatorias

--:--

La justicia Federal de La Plata investiga el intento de fuga del capo narco Esteban Lindor Alvarado, que fue desbaratada este viernes 10 de marzo cuando se descubrió que pretendían rescatarlo en helicóptero del penal de Ezeiza. Hoy el juez Ernesto Kreplak, del juzgado Federal 3 de La Plata indagará a los sospechosos.

Los investigadores  determinaron que el plan contemplaba que la aeronave descendiera sobre el predio de la unidad penitenciaria, que el preso se trepara a una especie de red y que fuera trasladado colgado hasta General Rodríguez, donde lo iban a esperar cómplices para escapar.

Lee además

Los cuatro detenidos, entre ellos el propio Alvarado, serán indagados por el juez Kreplak, mientras los investigadores continúan con la búsqueda de un prófugo que ya está identificado, apodado "Lobo", que era quien piloteaba el helicóptero.

Según la pesquisa, el intento de fuga de uno de los capos narcos más importantes del país, líder de una organización enfrentada a "Los Monos" de Ariel Máximo "Guille" Cantero en Rosario, comenzó a planificarse hace seis meses.

Los investigadores de la Policía Federal lograron obtener el 2 de marzo último el dato a través de una persona que declaró como testigo de identidad reservada ante el Ministerio de Seguridad y, desde entonces, se comenzó a trabajar sobre el tema, con la colaboración de los fiscales de la Procunar, Diego Iglesias, su secretario Matías Álvarez, y la fiscal federal Cecilia Incardona.

Con la información obtenida, los pesquisas, que contaron con la colaboración de efectivos de las Direcciones de Seguridad y de Inteligencia del Servicio Penitenciario Federal (SPF), lograron acceder al teléfono celular que utilizaba el capo narco dentro de su pabellón y, mediante un sofisticado programa tecnológico, "clonar" su chat de Whatsapp y el de su interlocutor.

De acuerdo a lo que lograron obtener los pesquisas, en base a ese intercambio de mensajes de Alvarado con un hombre apodado "Lobo", los investigadores establecieron que la idea era llevar a cabo el rescate el viernes 3 de marzo, o sea al día siguiente de la denuncia realizada por el testigo ante el Ministerio a cargo de Aníbal Fernández.

Ese testigo había asegurado -según las fuentes- que Alvarado "emplearía un helicóptero ploteado de color negro que partiría desde una pista ubicada en el área rural circundante a Gualeguaychú", en Entre Ríos.

Efectivamente, la División Operaciones Federales de la PFA realizó tareas de campo y permitieron acreditar que en el lugar señalado por el testigo existía un aeródromo de agro-fumigación, con una pista de césped para aeronaves de pequeño porte.

Ese operativo de rescate se frustró, porque ese día, tres jueces de jurisdicciones distintas ordenaron la realización de distintos allanamientos en la cárcel de Ezeiza y del penal de Rawson, en el marco de operativos ante la sospecha de que desde el penal se organizaban balaceras y delitos vinculados al narcomenudeo.

De acuerdo a la investigación esa misma tarde los investigadores policiales realizaron un seguimiento de una camioneta Ford EcoSport en la que fueron individualizados un hombre y una mujer, pero que no lograron ser detenidos.

Detectives de la PFA lograron acceder de manera remota al teléfono de uno de los sospechosos que se hacía llamar "Lobo".

En ese teléfono, los investigadores establecieron que registraba tres únicos contactos, uno de los cuales era "Esteban", con quien mantuvo un intercambio en el que ultimaban detalles para un nuevo intento de rescate.

Además, establecieron que "Lobo" registraba ingresos a través de la red social YouTube en busca de videos de perfeccionamiento en el manejo de helicópteros Robinson 44.

Los investigadores también advirtieron una triangulación de llamadas entre "Esteban", el "Lobo" y una tercera persona identificada como "Gringuito", que -se presume- es un hombre que fue identificado como Gianluca Orpianesi.

Ante esa situación, la maniobra volvió a reflotarse ayer viernes, pero los pesquisas de la PFA y del SPF ya estaban al tanto de los movimientos.

Según las fuentes judiciales, cuando e activó el plan, el SPF resguardó a Alvarado dentro de otro pabellón de Ezeiza y aguardó la llegada del helicóptero al penal.

"La idea del piloto era descender la aeronave en el predio del Complejo Penitenciario I de Ezeiza, que Alvarado se pudiera trepar a una red que previamente había sido colocada en la base del helicóptero y desde allí llevarlo a un aeródromo de General Rodríguez, donde parte de la banda se lo llevaría", dijo un investigador a la agencia Télam.

Los efectivos de la División Drogas Peligrosas de la PFA lograron desbaratar la maniobra y detuvieron a tres sospechosos, como así también lograron el secuestro del helicóptero.

Sin embargo, el piloto de la aeronave, el hombre apodado "Lobo", logró escapar y ahora es intensamente buscado por la policía.

Los pesquisas lograron establecer que el helicóptero había sido comprado en Paraguay hace meses, en una maniobra que ahora es investigada ya que se sospecha que fue adquirido por dinero obtenido de la venta de drogas.

El juez Kreplak indagará a los detenidos vía telemática. En principio, tres de los apresados deberán responder por el delito de "facilitación de evasión y asociación ilícita" y el propio Alvarado por "asociación ilícita y evasión en grado de tentativa".

FOJA CRIMINAL

El 3 de junio pasado, Alvarado fue condenado a prisión perpetua por un tribunal que lo encontró penalmente responsable de liderar desde la cárcel una asociación ilícita dedicada a cometer en Rosario homicidios, extorsiones, amenazas y balaceras a edificios judiciales, entre el 2012 y 2018.

Según ese veredicto, el jefe narco fue quien ordenó en 2018 el secuestro y asesinato del prestamista Lucio Maldonado.

Días después, Alvarado fue condenado, el 9 de junio del año pasado, por el Tribunal Oral Federal 2 de Rosario a la pena de 15 años de prisión por el transporte de 493 kilos de marihuana en noviembre del 2017.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar