viernes 14 de junio de 2024

El Lobo perdió ante Barracas sin merecerlo y le anularon dos goles con polémica

El árbitro Nicolás Lamolina le anuló dos goles al elenco mens sana y desató la bronca del plantel que conduce Chirola Romero.

--:--

El Lobo cayó 1 a 0 ante Barracas Central en un duelo plagado de polémicas. Es que el árbitro Nicolás Lamolina, con apoyo del VAR, le anuló dos tantos al elenco de Sebastián Chirola Romero, que de esta forma acumula su tercera en lo que va de esta Liga Profesional. El único gol del encuentro lo marcó el defensor Carlos Arce.

A los 10, Ricardo Centurión dio un aviso de lo que vendría, minutos más tarde, y con un enganche de izquierda a derecha, en centímetros, se hizo del espacio, se sacó a su marca de encima y sacó un remate que pasó cerca del arco defendido por Tomás Durso.

Lee además

Después de ese aviso, llegó la primera definición del partido. A los 18 minutos, la defensa tripera se durmió, y tras un córner desde la derecha, la pelota le quedó a Carlos Arce, quien la bajó de pecho y la tomó de zurda, cruzó su remate y desató el primer festejo de la tarde.

Ya en desventaja, Gimnasia mejoró, creció en el campo rival y empezó a llegarle al arquero Desábato. Pero el Lobo no pudo romper con claridad en las primeras aproximaciones, y necesitó de pelotas largas y remates de media distancia.

A los 26 minutos, los dirigidos por Sebastián Romero se salvaron del segundo gol, cuando Maximiliano Puij tocó la pelota con la mano, tras caerse y antes de levantarse, antes de rematar cuando le salía Tomas Durso y lo vulneraba.

Con el gol anulado por el VAR, tras la revisión del árbitro Lamolina, la visita de plantó de igual a igual en el campo de juego del estadio Claudio Chiqui Tapia y pudo llegar al empate. Primero con un remate de Alan Sosa, y después con un envío fuerte de Ignacio Miramón, el cual desvió el arquero local en el ángulo superior derecho.

El segundo tiempo lo encontró al local manejando la pelota y haciéndose cargo del juego, en los primeros minutos, pero la visita logró revertir ese dominio y se adueñó de las principales acciones de riesgo.

De manera sorpresiva, a los 6 minutos Alan Sosa desperdició una situación muy clara, al rematar muy desviado, delante del arco, por el centro del área chica, cuando Eric Ramírez lo asistió desde la derecha, tras dejar al arquero en el camino.

A los 40 minutos, después de buscar por abajo, por arriba y desde afuera del área, el Lobo encontró el gol del empate tras una buena jugada entre Domínguez y Tarragona. Cuando los equipos se dispusieron a sacar, el VAR intervino y anuló el empate transitorio por una supuesta mano del juvenil tripero. Lo llamativo para los futbolistas, al igual que para los hinchas, es que primero hubo mano del defensor de Barracas y Lamolina, quien se acercó hasta la pantalla para observar la acción, eligió no sancionarla. 

El conjunto de Chirola siguió yendo en busca del empate y casi tiene su premio. Primero lo tuvo Miramón -la pelota dio en el travesaño-, luego Tomás Muro -gran respuesta de Desábato- y por último con un disparo mordido de Maximiliano Comba, que Leonardo Morales alcanzó a desviar. Era el 1 a 1 definitorio pero el linea, apoyado en el VAR, anularon la acción. La transmisión no mostró la jugada y despertó todo tipo de sospechas entre los fanáticos triperos que para esa altura no podían creer cómo el partido seguía sin goles de su equipo. 

Gimnasia fue amplio dominador del partido, en el transcurrir del segundo tiempo, pero le costó encontrarse con el gol. Sin embargo, no supo concretar todas las chances que generó y, además, sufrió las intervenciones del VAR y la floja actuación de Lamolina. La figura del encuentro fue el arquero del Guapo Andrés Desábato.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar