martes 09 de julio de 2024

La historia detrás del tema de Peces Raros que fascinó a Trueno y el remix más inesperado

El freestyler de La Boca quedó prendido a la canción desde la primera escucha y le propuso una reversión al dúo local. El trabajo en conjunto y las reacciones.

Cuando escuchó por primera vez el tema Cicuta, de la banda platense Peces Raros, el rapero Trueno quedó fascinado. La mezcla de rock y música electrónica lo impresionó y pasó todo el día escuchando el disco Dogma, al que pertenece el track, junto a su productor, Tatool, que se lo había mostrado mientras grababan en Miami.

La primera sorpresa para el dúo de La Plata conformado por Marco Viera y Lucio Consolo llegó cuando, a principios de este año, Tatool les dijo que el rapero quería “subirse” al tema. Le enviaron las pistas sin saber qué esperar. Mateo Palacios Corazzina se había convertido en Trueno tras crecer inmerso en el mundo del hip hop, en La Boca, y participar desde los 14 en batallas de freestyle. La victoria nacional en la Red Bull Batalla de los Gallos de 2019, el récord mundial con el que destronó a Eminem, con 212 millones de escuchas en YouTube de su Freestyle Session N° 6 producida por Bizarrap y el lanzamiento de su primer disco, Atrevido (2020), lo habían posicionado, con 20 años, como uno de los principales exponentes de la música urbana en iberoamérica.

Lee además


Su universo era muy distinto al de Peces Raros, que nació en 2012, en los pasillos de la Facultad de Bellas Artes, como una banda de rock de cuatro integrantes, con un toque experimental, con influencias que iban desde The Beatles, Bob Dylan y Radiohead hasta Arctic Monkeys, plasmadas en su primer disco No gracias (2014). Una banda que fue mutando al sumar sonidos de la música electrónica, a partir de su segundo disco Parte de un mal sueño (2016). Fusión que profundizaron en Anestesia (2018) y que alcanza su equilibrio en Dogma (2021), disco con el que incrementaron su visibilidad, por entonces ya creciente. Qué podía salir de la conjunción de ambos universos era, para ellos, un misterio. Tras enviarle las pistas al productor de Trueno, imaginaban que iba a tomar algún fragmento, algún beat, para un tema propio, o a rapear sobre el original, pero cuando la canción regresó, volvieron a sorprenderse.

“No imaginábamos algo así”, cuenta Marco Viera, en diálogo con 0221.com.ar. “Nos llamó mucho la atención porque era mucho más melódico y cancionero de lo que pensábamos”. Así comenzaron a trabajar en la nueva versión y, al regreso de Trueno, terminaron de darle forma en el estudio. La fluidez de ese intercambio también fue una sorpresa para el dúo platense, que nunca antes había hecho una colaboración con otro artista, un factor que a Marco, antes de llegar al estudio, le inquietaba. “No nos conocíamos y no sabíamos si íbamos a pegar una onda genuina y además estábamos trabajando dos estéticas muy diferentes, buscando un punto en común”, explica y agrega: “Pero desde la primera vez que nos juntamos me di cuenta al toque de que iba a estar todo bien porque la predisposición era buenísima de ambas partes”.

EL TOQUE PERSONAL DE TRUENO

La nueva versión de Cicuta arranca con una secuencia maquinal, obsesiva, en la que asoma una guitarra más rockera y avanza con un beat constante -más propio de la electrónica que del rock- que marca el pulso dance del tema. Sobre ese fondo, aparece Trueno: Se apaga el sol cuando te encuentro en el amanecer / Justo cuando el tiempo empieza a desaparecer / Mami aunque lo intenten no nos van a ver caer / Todo Buenos Aires sabe que te vengo a ver. Una estrofa de su autoría, a la que le siguen las voces de los Peces Raros, sedosas y contrastantes, que en un tono mántrico comienzan un jadeo de frases inconexas: Mi amor, me pierdo, mi amor / Qué suerte la mía, qué suerte la mía; que avanzan creando, en conjunto, una atmósfera nocturna.

“El tema me transmite noche”, dijo Trueno a la prensa el 1° de abril, cuando presentaron el remix. “La desesperación de la noche estando solo, la introspectiva con uno mismo y de la noche en la ciudad también: Buenos Aires, las luces, el movimiento, el sudor, el veneno. La cicuta puede hacer referencia a un montón de cosas sobre qué es el veneno para cada uno. A mí me transmite cien por ciento noche”, agregó.


En el remix, la estrofa que sumó el rapero se repite como estribillo, un elemento ausente en la versión original, en la que las estrofas creadas por Lucio Consolo se intercalaban con un riff de guitarra pegadizo, que en los recitales el público de Peces Raros suele corear como se corea el himno en la cancha. “Él tomó ese riff y, con mucha intuición, lo potenció y lo transformó en un estribillo”, valora Marco Viera, “al sumarle una lírica muy pegadiza, muy directa, encontró el estribillo de la canción, que no estaba ahí y ese es un aporte difícil de valuar”.

La potencia vertiginosa que adquirió el remix de Cicuta quedó plasmada en el videoclip dirigido por Lucas Vignale y Facu Plaga. Los tres a bordo de un BMW 328, con interior iluminado de rojo en contraste con la luz cetrina de la noche, recorren las calles de Capital Federal en un viaje que se torna más frenético a medida que la canción acelera y al que se superponen imágenes de cerebros centellantes o se le funden secuencias de fondo negro en las que se ve a los Peces Raros y a Trueno en una caída constante, de espaldas al vacío.

DOGMA Y FACTOR SORPRESA

Tras el lanzamiento del remix de Cicuta, desde las revistas Billboard y Rolling Stone, hasta el diario Clarín, el programa La Viola y los streamers de Argentina y España que reaccionaron al tema coincidieron en un punto: nadie se lo esperaba. Varios destacaron, además, la aparición de un Trueno distinto, capaz de moverse con soltura en un género desconocido y salir triunfante.

Cicuta es el primer corte del disco Dogma y, tras su lanzamiento original, alcanzó el puesto 16 en la selección de las 30 mejores canciones de 2021 de la Rolling Stone Argentina.

El disco al que pertenece fue creado durante el confinamiento por COVID-19 y presentado en el Teatro Ópera de La Plata, en una puesta en escena con evidente crecimiento, de una sinergia perfecta entre luces y música, que representó el regreso a los escenarios de una

banda que necesita sonar en vivo para completar su propuesta artística. “Nosotros hacemos lo que hacemos para salir a tocarlo”, explica Marco y agrega: “No lo hacemos para que esté en un reproductor web o en un vinilo, -eso es buenísimo, nos encanta- pero somos una banda de vivo”.

Con Dogma, Peces Raros ya sonó en el Cosquín Rock, en Niceto, en Córdoba y Rosario. Ahora, el dúo platense trabaja en dos temas que planea presentar en junio. “Tenemos ganas de hacer un giro o un vuelco”, anticipa Marco. “No sabemos si hacia algo más rockero o con más electrónica u otra cosa. Lo vamos encontrando en el camino”. ¿Qué vendrá después? “No lo sabemos”, aclara, “nunca sabemos hacia dónde vamos”.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar