lunes 01 de julio de 2024

Denuncia de abuso y escándalo en el Colegio Santa Ana: "Dijo que era linda y la manoseó"

Padres y madres exigen la destitución del sacerdote, quien tiene licencia hasta que se esclarezca el hecho. La familia de la víctima hará la denuncia penal.

--:--

Son horas complicadas para la comunidad educativa del Colegio Santa Ana de La Plata. Es que los padres y madres que llevan a sus hijos a esa institución siguen pidiendo respuestas por la situación del presbítero Maximiliano Di Virgilio, quien está acusado de abuso infantil dentro del establecimiento de 511 entre 26 y 27. Se espera que la familia de la menor haga la denuncia penal en las próximas horas

En diálogo con 0221.com.ar, Florencia, abuela de uno de los alumnos de la secundaria, manifestó su malestar por el accionar de las autoridades. "Nos recibieron y pudimos entrar a la escuela, pero no nos dieron la respuesta que buscábamos. Este sacerdote tiene una licencia hasta que se esclarezca la situación. Las representantes legales pueden despedirlo. Lo hicieron con dos maestras, una de ellas tuvo que dejar la institución para hacer público el caso", indicó.

Lee además

Notoriamente angustiada por la situación, manifestó que "pueden echar a dos maestras pero no a un cura violador". "Nosotros les pedimos que nos dijeran las razones de por qué no lo habían expulsado. No va a estar más en la escuela porque pidió licencia, pero eso significa que va a seguir cobrando su sueldo como docente y puede seguir dando misa en la parroquia. No se va muy lejos, la escuela secundaria pertenece a la parroquia, están juntos", agregó.

Sobre el abuso, la mujer relató que todo ocurrió en noviembre del año pasado, cuando los alumnos tomaron la confirmación. "Esto sucedió cuando fue a confesarse, el cura le tocó la cara, le dijo que era linda y luego la manoseó. Eso es un abuso. Había otros chicos de la escuela que contaron que les bajaba el barbijo y les pedía besitos, es un abusador en todo sentido", le dijo a este portal.

A su vez, enfatizó que varios estudiantes contaron que "hacía pasar a las chicas a borrar el pizarrón para mirarle la cola, eso es terrible". Y añadió que la familia de la víctima hará la denuncia penal en las próximas horas"Los padres están muy mal porque además no les dieron respuesta de la institución. Las maestras formalizaron las denuncias en Niñez, pero el tema no progresa por los representantes legales de la iglesia", subrayó. 

Por último, Florencia adelantó que este miércoles harán una nueva protesta en las puertas de la parroquia Santa Ana, ubicada en 31 entre 508 y 509. "Los chicos van a hacer una sentada y vamos a cortar la 31. Estas señoras que son de la curia llegaron a las 11 de la mañana, tomaron el control de la escuela y no dejaban que den información a los padres. La directora no nos explicaba lo que sucedía, no nos informaba realmente qué estaba sucediendo", concluyó.

En el transcurso del martes, las representantes legales emitieron un comunicado para informar cuál es la situación del cura Di Virgilio. "A fines del año pasado se recibió una consulta de una familia de la comunidad educativa, sobre una presunta situación de conflicto. De lo investigado surge que fue una celebración en la que estaban todos los presentes, cerca de 25 alumnos, en el patio abierto y a la vista de todos, acompañados de dos docentes a cargo de la actividad. El sacerdote estaba en el centro e iba pasando cada alumno enviado y recibido por una de las docentes atenta al desarrollo", comienza el texto que lleva las firmas de las representantes legales Marisa Bolla y Celina Isabel Vidal Sprauer.

A su vez, indicaron que los docentes presentes y coordinares de esa actividad informaron que "en ningún momento se advirtió allí un acto inmoral o alguna acción que comporte una vulneración de los derechos de ningún menor". De acuerdo a la versión de las autoridades, de todas formas se iniciaron las actuaciones en cumplimiento del protocolo institucional y se tomaron acciones como dialogar "con la familia mediante citaciones institucionales, la presentación del informe de situación de conflicto ante la Jefatura Región 1 y la correspondiente presentación ante el servicio zonal de protección a los derechos del niño y del adolescente".

Además, aclararon que "si bien no había estrictamente una denuncia, el Arzobispado determinó preventivamente que el sacerdote cesara su cargo de representante legal de ese colegio, se nombrara a otra persona en ese cargo y el sacerdote no tuviera actividad alguna en ese colegio".

Por su parte, remarcaron que el sacerdote Di Virgilio, en orden de evitar toda sospecha, "renunció a sus tareas en otro colegio, de nivel secundario y reconoció la necesidad de evitar cualquier gesto, tanto como menores como adultos, que, aun siendo ilícito, pueda resultar ambiguo o prestarse a una mala interpretación". Por último, reiteraron la disposición institucional ante las presentaciones que sean formalmente requeridas.

Sin embargo, las familias que se aceraron hasta el primario del colegio Santa Ana y cortaron la calle en busca de respuestas, no se mostraron conformes con este comunicado.

EL CASO DE ABUSO SEXUAL

Como informó previamente este medio, la denuncia fue realizada en noviembre del 2021 y la víctima habría sido abusada en las instalaciones del colegio.

En un comunicado que se difundió, afirmaron que "no se han arbitrado las medidas pertinentes" ya que "hasta el día de la fecha la representación legal de la institución no ha resuelto esta grave situación y el sacerdote no ha sido apartado de su lugar", por lo que continuaría en contacto con menores de edad.

"Toda la comunidad educativa está consternada por considerar que no se han arbitrado las medidas pertinentes", expresaron.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar