Messi y el premio por nunca dejar de intentarlo | 0221
0221
Messi y el premio por nunca dejar de intentarlo
ARGENTINA CAMPEÓN

Messi y el premio por nunca dejar de intentarlo

Messi levantó la Copa América. Argentina campeón después de 28 años. El destino esta vez le tendió la mano al capitán por nunca dejar de intentarlo.

11 de julio de 2021

Tantas veces la mirada perdida, los brazos en jarra o la vista clavada en el piso, que su sonrisa y su felicidad fue la de todo un pueblo futbolero. Messi ya había sido campeón del mundo juvenil y conseguido el oro olímpico, títulos que injustamente muchos no consideraban en su palmarés.

Y tal vez a Lio le pasaba lo mismo. Necesitaba algo con otro peso específico y esta Copa América lo es. Ya sin muchos de sus laderos eternos como compañía pero con un grupo nuevo que lo admira, lo respeta y lo cuida. Messi por suerte pudo ser felíz con la camiseta de la Selección y todos fuimos felices por eso.

Esta Copa ganada en el Maracaná y ante Brasil tiene un enorme valor. No importó no poder ver un emblemático estadio repleto de brasileños para que la fiesta fuera completa, pero este 10 de julio será una fecha que quedará grabada en la historia.

Messi no jugó su mejor partido, es más podríamos afirmar que fue el más flojo que tuvo en la Copa. Cuentan que jugó porque era la final y porque es el capitán y la bandera de este equipo. No quiere faltar nunca y está muy bien porque es el referente y el espejo para la nueva generación.

Esta final también tuvo valores agregados. Fue muy lindo que gol de la Copa lo haya convertido Angelito Di María, tantas veces castigado por lesiones en partidos claves y despreciado por hinchas y periodistas cuando sigue siendo un jugador de selección. También fue una revancha para Otamendi, discutido, y jugó una final enorme.

También fue un punto de inflexión para que Argentina defina un grupo compacto, con jugadores de alto vuelo. La Selección encontró al dueño del arco en el Dibu Martínez (no debe salir más); al Cuti Romero a un central para mucho tiempo, a Rodrigo De Paul un jugador de altísimo nivel y que fue la gran figura de la final. Así podría seguir con varios nombres más.

Y también hay que hablar de Scaloni. Un joven entrenador y no me voy a desdecir de que tal vez nunca debió haber ocupado el cargo por su falta de experiencia, pero dicho esto hay que juzgar su trabajo y no volver siempre a lo mismo. Aún con decisiones que tal vez se puedan no compartir el hombre nacido en Pujato hizo un muy buen trabajo. Hay un grupo que lo respeta y lo banca. En el verde césped está la verdad y los jugadores se lo demuestran.

Argentina campeón, Di María campeón, Messi campeón. La inmensa felicidad de haber ganado en Brasil, una tarea nada sencilla, con la inmensa felicidad que representa consagrarse en esa tierra. Messi no larga la Copa, no para de sacarse fotos. Es su hora y está muy bien. El capitán tuvo el premio para los que nunca dejan de luchar, para los que no se rinden, para los que nunca dejan de intentarlo.

Messi levantó la Copa América. Argentina campeón después de 28 años. El destino esta vez le tendió la mano al capitán por nunca dejar de intentarlo.
0221

Messi y el premio por nunca dejar de intentarlo

Messi levantó la Copa América. Argentina campeón después de 28 años. El destino esta vez le tendió la mano al capitán por nunca dejar de intentarlo.
Messi y el premio por nunca dejar de intentarlo

Tantas veces la mirada perdida, los brazos en jarra o la vista clavada en el piso, que su sonrisa y su felicidad fue la de todo un pueblo futbolero. Messi ya había sido campeón del mundo juvenil y conseguido el oro olímpico, títulos que injustamente muchos no consideraban en su palmarés.

Y tal vez a Lio le pasaba lo mismo. Necesitaba algo con otro peso específico y esta Copa América lo es. Ya sin muchos de sus laderos eternos como compañía pero con un grupo nuevo que lo admira, lo respeta y lo cuida. Messi por suerte pudo ser felíz con la camiseta de la Selección y todos fuimos felices por eso.

Esta Copa ganada en el Maracaná y ante Brasil tiene un enorme valor. No importó no poder ver un emblemático estadio repleto de brasileños para que la fiesta fuera completa, pero este 10 de julio será una fecha que quedará grabada en la historia.

Messi no jugó su mejor partido, es más podríamos afirmar que fue el más flojo que tuvo en la Copa. Cuentan que jugó porque era la final y porque es el capitán y la bandera de este equipo. No quiere faltar nunca y está muy bien porque es el referente y el espejo para la nueva generación.

Esta final también tuvo valores agregados. Fue muy lindo que gol de la Copa lo haya convertido Angelito Di María, tantas veces castigado por lesiones en partidos claves y despreciado por hinchas y periodistas cuando sigue siendo un jugador de selección. También fue una revancha para Otamendi, discutido, y jugó una final enorme.

También fue un punto de inflexión para que Argentina defina un grupo compacto, con jugadores de alto vuelo. La Selección encontró al dueño del arco en el Dibu Martínez (no debe salir más); al Cuti Romero a un central para mucho tiempo, a Rodrigo De Paul un jugador de altísimo nivel y que fue la gran figura de la final. Así podría seguir con varios nombres más.

Y también hay que hablar de Scaloni. Un joven entrenador y no me voy a desdecir de que tal vez nunca debió haber ocupado el cargo por su falta de experiencia, pero dicho esto hay que juzgar su trabajo y no volver siempre a lo mismo. Aún con decisiones que tal vez se puedan no compartir el hombre nacido en Pujato hizo un muy buen trabajo. Hay un grupo que lo respeta y lo banca. En el verde césped está la verdad y los jugadores se lo demuestran.

Argentina campeón, Di María campeón, Messi campeón. La inmensa felicidad de haber ganado en Brasil, una tarea nada sencilla, con la inmensa felicidad que representa consagrarse en esa tierra. Messi no larga la Copa, no para de sacarse fotos. Es su hora y está muy bien. El capitán tuvo el premio para los que nunca dejan de luchar, para los que no se rinden, para los que nunca dejan de intentarlo.