0221
0221

Andi Pomato, el músico platense que dio la vuelta al mundo con su música

El cantautor dialogó con 0221.com.ar sobre su proyecto músical, el trabajo en pandemia y sus recuerdos en La Plata.
Andi Pomato, el músico platense que dio la vuelta al mundo con su música

Andi Pomato tiene 34 años y se define como un “cantautor viajando por el mundo”. Un músico independiente que vive moviéndose entre La Plata, Bariloche y Londres, donde lo lleve la música y la inspiración. 

En el 2019 cumplió su sueño y viajó por varias ciudades del mundo, donde tocó en los más increíbles e impredecibles escenarios. En Argentina se presentó en importantes teatros y tuvo la oportunidad de abrir el show de Jason Mraz en el Gran Rex.

 

 

Compone canciones de amor, de viajes, de distancia y de “las cosas imposibles”, entre sonidos que van por el pop, el folk y el indie.

Luego de su primer disco, "Nubosidad Variable", con el que giró por todo el país sacó "Airport", su primer disco en inglés. Con este decidió probar suerte en Londres. Luego sacó su segundo EP en inglés, "Mostly Sunny" y le siguieron sencillos y singles que compuso durante la cuarentena 2020.

Desde que recibió la guitarra a los 11 años e hizo los primeros acordes nunca más se alejó de la música. En la primaria y secundaria formó varias bandas. Ya en la universidad donde estudió y se recibió de psicólogo también decidió formarse musicalmente en la EMU, Escuela de Música.

Debido al contexto de pandemia, hoy vive entre La Plata y Bariloche y se encuentra trabajando en su próximo EP, que grabó junto a la colaboración de músicos amigos platenses.

-¿Donde estás viviendo?

Mitad en el sur, mitad en La Plata. El año pasado estuve todo el año en La Plata. Pero mi plan es siempre ver a dónde me lleva la música, a dónde me lleva mi inspiración. Ahora este año pase la mitad del año en La Plata y la mitad del año en Bariloche.

-¿Cómo se dió la posibilidad de viajar alrededor del mundo y cómo fue la experiencia?

Viviendo en Londres empecé a trabajar con un sponsor, una marca alemana de audio que es muy conocida, Beyerdynamic. Con ellos veníamos haciendo cosas, me ayudaban con grabaciones, productos con pequeñas colaboraciones que iba haciendo. En el 2018 les propuse dar la vuelta al mundo con su nuevo producto -un micrófono para cantautores que sirve para grabar en cualquier lado- y se re coparon. El proyecto lo hicimos en conjunto con Pauli, mi novia, que es fotógrafa y armamos un equipo para ir registrando ese viaje y en el 2019 arrancamos por Europa. Estuvimos un mes y medio, después nos fuimos para Asia, estuvimos en la India, en Japón, Corea del Sur, Tailandia, Singapur, volvimos y seguimos por Estados Unidos, América Central, estuvimos en México y volvimos a Europa. Fueron casi cuatro meses de estar viajando, conociendo músicos nuevos y otras culturas.

-Viajando por tantas ciudades, ¿cómo fue la organización del tour?

Pasó de todo en Corea del Sur. Toqué en la calle principal donde tocan los músicos callejeros de donde salen las bandas de K-pop. De ahí salió BTS, que es un grupo que en Asia es lo mas grosso que hay. De golpe yo ahí tocando en esa calle donde nacen esas figuras con esa cultura muy distinta a la nuestra. En la India me tocó hacer shows y workshops para músicos independientes en salas y teatros hermosos, en auditorios re lindos con un montón de gente. En ciudad de México toqué en una tienda de música del centro, en todos lados fue una experiencia muy distinta.

 

-Una gira fuera de lo común...

No fue una gira donde a cada lugar que llegábamos iba a ser todo lo mismo, sino que se veía en el lugar qué íbamos a hacer de acuerdo a los contactos que había y a las posibilidades. Eso lo hizo bastante heterogéneo, en ese sentido. Por ejemplo, en Irlanda toqué en la destilería de una fábrica de whisky. Dependiendo de cada lugar. Hoy lo veo de lejos y es una locura y bueno sucedió, tuve esa suerte y ahora estoy terminando de procesarlo.

-¿Cómo fue trabajar en pandemia para alguien que necesita moverse?

Profesionalmente el año pasado fue un año muy difícil para todos los que trabajamos de tocar en vivo, pero me sirvió un poco para frenar y poder también de alguna manera procesar esa cantidad de información. Durante la cuarentena estuve en La Plata y fue un momento de reinventarse también: hice siete shows por streaming con invitados de todas partes del mundo. Gente que fui conociendo en los viajes: de la india, de Tailandia, de Irlanda. Fue súper lindo porque en esos streaming logré conectar con varios mundos. Además, compuse algunas cosas para mí, y algunas cosas para otros, ayudando a producir a amigos. Y sobre todo aprendiendo mucho: me parece que ahí está lo que hace que tengamos ganas de seguir para adelante, hace la vida más interesante.

 

 

-¿Hace cuánto que sos independiente?

Ya hace cinco años que elegí el camino independiente y eso me obligó a aprender a hacer páginas web, a editar videos, más allá de hacer canciones y grabar música y producir shows. Así que es un trabajo full time.

-Tu conexión con la música fue en La Plata, ¿qué recuerdos tenés de esos tiempos?

Tenía 11 años cuando me regalaron la guitarra y con esos primeros acordes que me pasó mi viejo no hubo retorno. Empecé a vincularme con amigos que también les interesaba la música. Tuve la primera banda cuando tenía 12 años con compañeros del colegio y hoy sigo en contacto. Esa época la recordamos con mucha ternura porque éramos muy chicos y estábamos en una etapa que no sabíamos bien qué pasaba alrededor, pero nuestro impulso nos llevaba a colgarnos guitarras, a tocar baterías. Después ya de más grande cuando arranqué la Universidad conocí gente y empecé a hacer mi propio camino. Ahí tuve otra banda y empecé a circular por el circuito de Ciudad Vieja, Mirapampa, La Vieja Estación. Al tiempo que hacía la carrera de Psicología estudié a la vez en la EMU, la Escuela de Música. Con amigos formamos “Más que monos”, y ahí arranque un camino musical ya más comprometido con las canciones.

-¿Qué te inspira?

El constante movimiento. Y cuando eso no sucede no lo esfuerzo, no me siento cómodo artísticamente forzando cosas. Todas las canciones que se escuchan de mí son super genuinas tienen un estilo y una instrumentación y un sonido que tiene que ver con lo más puro de mi creatividad. Nunca en mi vida fui atrás de un sonido de moda. Es lo que es. Muy transparente.

 

 

-¿Porqué elegís cantar en Inglés?

Yo tenía varias ideas de canciones ya compuestas y en 2016 cuando decidí tomar el camino independiente esa decisión vino acompañada con la determinación de irme a vivir afuera y llegó el momento de probar esas canciones en otro lugar y decir: "Bueno, así que esto también soy yo". Y la verdad que por más de que compuse algunas cosas en español, en los últimos años no fueron cosas que haya sentido que quería editarlas y hoy en día siento que tiene que ver con la transparencia, es lo que es porque es lo que siento.

-¿Cómo siguen los planes para el 2021?

Ahora estoy terminando unas canciones nuevas, terminando de producir. Lo hago junto a unos amigos súper talentosos de La Plata. Todos los que grabamos en este disco son músicos amigos con los que compartí diferentes proyectos durante toda mi vida, como Lucio Torres en batería, un amigo con el que toco hace 15 años; Gonza Rogati, guitarrista de Caracol a Contramano. Se dio de manera genuina. Después de la cuarentena les pasé las canciones, les coparon. Todavía no decidí cómo y cuándo las voy a sacar. 

-¿Que significa la música para vos?

La música ocupa todo. Estamos atravesando un contexto muy difícil para la música independiente y creo que eso ocupa mi cabeza todo el día. Tratar de encontrar una forma para seguir teniendo interés, inquieto, alrededor de este mundo que también me parece inagotable. Hoy en día, después del año en pandemia y con la exploción de redes sociales, creo que la música está cambiando de una manera que quizás no lo estamos percibiendo ahora.

-¿Cuales son tus sueños musicales?

Mi sueño es poder seguir vinculado y atravesado por la música, porque creo que la música es algo saludable y cuanto más cerca está de la mente de una persona tiene mas posibilidad de vivir de una manera saludable. Estar cerca de la música siempre, después en qué condiciones, en qué mundo, con pandemia, sin pandemia, con giras, sin giras, con más o menos grabaciones, pero mi sueño es estar vinculado a la música.

-Uno de los anehelos del músico es poder dedicarle todo el tiempo a la musica y poder vivir de ella. ¿Lo lograste?

De y con la música. Sí, con muchísimo esfuerzo durante todos estos años pude sostener el costado económico con los viajes, canciones y una infinidad de cosas porque no es solamente hacer las canciones. Es merchandising, diseñarlo, venderlo, así todo. Todo lleva un proceso y luego tiene consecuencia, resultados. Tuve la suerte que funcionaron y eso me va permitiendo subsistir en este mundo loco que estamos viviendo.

Andi Pomato, el músico platense que dio la vuelta al mundo con su música
QUÉ HAGO

Andi Pomato, el músico platense que dio la vuelta al mundo con su música

El cantautor dialogó con 0221.com.ar sobre su proyecto músical, el trabajo en pandemia y sus recuerdos en La Plata.

02 de mayo de 2021

Andi Pomato tiene 34 años y se define como un “cantautor viajando por el mundo”. Un músico independiente que vive moviéndose entre La Plata, Bariloche y Londres, donde lo lleve la música y la inspiración. 

En el 2019 cumplió su sueño y viajó por varias ciudades del mundo, donde tocó en los más increíbles e impredecibles escenarios. En Argentina se presentó en importantes teatros y tuvo la oportunidad de abrir el show de Jason Mraz en el Gran Rex.

 

 

Compone canciones de amor, de viajes, de distancia y de “las cosas imposibles”, entre sonidos que van por el pop, el folk y el indie.

Luego de su primer disco, "Nubosidad Variable", con el que giró por todo el país sacó "Airport", su primer disco en inglés. Con este decidió probar suerte en Londres. Luego sacó su segundo EP en inglés, "Mostly Sunny" y le siguieron sencillos y singles que compuso durante la cuarentena 2020.

Desde que recibió la guitarra a los 11 años e hizo los primeros acordes nunca más se alejó de la música. En la primaria y secundaria formó varias bandas. Ya en la universidad donde estudió y se recibió de psicólogo también decidió formarse musicalmente en la EMU, Escuela de Música.

Debido al contexto de pandemia, hoy vive entre La Plata y Bariloche y se encuentra trabajando en su próximo EP, que grabó junto a la colaboración de músicos amigos platenses.

-¿Donde estás viviendo?

Mitad en el sur, mitad en La Plata. El año pasado estuve todo el año en La Plata. Pero mi plan es siempre ver a dónde me lleva la música, a dónde me lleva mi inspiración. Ahora este año pase la mitad del año en La Plata y la mitad del año en Bariloche.

-¿Cómo se dió la posibilidad de viajar alrededor del mundo y cómo fue la experiencia?

Viviendo en Londres empecé a trabajar con un sponsor, una marca alemana de audio que es muy conocida, Beyerdynamic. Con ellos veníamos haciendo cosas, me ayudaban con grabaciones, productos con pequeñas colaboraciones que iba haciendo. En el 2018 les propuse dar la vuelta al mundo con su nuevo producto -un micrófono para cantautores que sirve para grabar en cualquier lado- y se re coparon. El proyecto lo hicimos en conjunto con Pauli, mi novia, que es fotógrafa y armamos un equipo para ir registrando ese viaje y en el 2019 arrancamos por Europa. Estuvimos un mes y medio, después nos fuimos para Asia, estuvimos en la India, en Japón, Corea del Sur, Tailandia, Singapur, volvimos y seguimos por Estados Unidos, América Central, estuvimos en México y volvimos a Europa. Fueron casi cuatro meses de estar viajando, conociendo músicos nuevos y otras culturas.

-Viajando por tantas ciudades, ¿cómo fue la organización del tour?

Pasó de todo en Corea del Sur. Toqué en la calle principal donde tocan los músicos callejeros de donde salen las bandas de K-pop. De ahí salió BTS, que es un grupo que en Asia es lo mas grosso que hay. De golpe yo ahí tocando en esa calle donde nacen esas figuras con esa cultura muy distinta a la nuestra. En la India me tocó hacer shows y workshops para músicos independientes en salas y teatros hermosos, en auditorios re lindos con un montón de gente. En ciudad de México toqué en una tienda de música del centro, en todos lados fue una experiencia muy distinta.

 

-Una gira fuera de lo común...

No fue una gira donde a cada lugar que llegábamos iba a ser todo lo mismo, sino que se veía en el lugar qué íbamos a hacer de acuerdo a los contactos que había y a las posibilidades. Eso lo hizo bastante heterogéneo, en ese sentido. Por ejemplo, en Irlanda toqué en la destilería de una fábrica de whisky. Dependiendo de cada lugar. Hoy lo veo de lejos y es una locura y bueno sucedió, tuve esa suerte y ahora estoy terminando de procesarlo.

-¿Cómo fue trabajar en pandemia para alguien que necesita moverse?

Profesionalmente el año pasado fue un año muy difícil para todos los que trabajamos de tocar en vivo, pero me sirvió un poco para frenar y poder también de alguna manera procesar esa cantidad de información. Durante la cuarentena estuve en La Plata y fue un momento de reinventarse también: hice siete shows por streaming con invitados de todas partes del mundo. Gente que fui conociendo en los viajes: de la india, de Tailandia, de Irlanda. Fue súper lindo porque en esos streaming logré conectar con varios mundos. Además, compuse algunas cosas para mí, y algunas cosas para otros, ayudando a producir a amigos. Y sobre todo aprendiendo mucho: me parece que ahí está lo que hace que tengamos ganas de seguir para adelante, hace la vida más interesante.

 

 

-¿Hace cuánto que sos independiente?

Ya hace cinco años que elegí el camino independiente y eso me obligó a aprender a hacer páginas web, a editar videos, más allá de hacer canciones y grabar música y producir shows. Así que es un trabajo full time.

-Tu conexión con la música fue en La Plata, ¿qué recuerdos tenés de esos tiempos?

Tenía 11 años cuando me regalaron la guitarra y con esos primeros acordes que me pasó mi viejo no hubo retorno. Empecé a vincularme con amigos que también les interesaba la música. Tuve la primera banda cuando tenía 12 años con compañeros del colegio y hoy sigo en contacto. Esa época la recordamos con mucha ternura porque éramos muy chicos y estábamos en una etapa que no sabíamos bien qué pasaba alrededor, pero nuestro impulso nos llevaba a colgarnos guitarras, a tocar baterías. Después ya de más grande cuando arranqué la Universidad conocí gente y empecé a hacer mi propio camino. Ahí tuve otra banda y empecé a circular por el circuito de Ciudad Vieja, Mirapampa, La Vieja Estación. Al tiempo que hacía la carrera de Psicología estudié a la vez en la EMU, la Escuela de Música. Con amigos formamos “Más que monos”, y ahí arranque un camino musical ya más comprometido con las canciones.

-¿Qué te inspira?

El constante movimiento. Y cuando eso no sucede no lo esfuerzo, no me siento cómodo artísticamente forzando cosas. Todas las canciones que se escuchan de mí son super genuinas tienen un estilo y una instrumentación y un sonido que tiene que ver con lo más puro de mi creatividad. Nunca en mi vida fui atrás de un sonido de moda. Es lo que es. Muy transparente.

 

 

-¿Porqué elegís cantar en Inglés?

Yo tenía varias ideas de canciones ya compuestas y en 2016 cuando decidí tomar el camino independiente esa decisión vino acompañada con la determinación de irme a vivir afuera y llegó el momento de probar esas canciones en otro lugar y decir: "Bueno, así que esto también soy yo". Y la verdad que por más de que compuse algunas cosas en español, en los últimos años no fueron cosas que haya sentido que quería editarlas y hoy en día siento que tiene que ver con la transparencia, es lo que es porque es lo que siento.

-¿Cómo siguen los planes para el 2021?

Ahora estoy terminando unas canciones nuevas, terminando de producir. Lo hago junto a unos amigos súper talentosos de La Plata. Todos los que grabamos en este disco son músicos amigos con los que compartí diferentes proyectos durante toda mi vida, como Lucio Torres en batería, un amigo con el que toco hace 15 años; Gonza Rogati, guitarrista de Caracol a Contramano. Se dio de manera genuina. Después de la cuarentena les pasé las canciones, les coparon. Todavía no decidí cómo y cuándo las voy a sacar. 

-¿Que significa la música para vos?

La música ocupa todo. Estamos atravesando un contexto muy difícil para la música independiente y creo que eso ocupa mi cabeza todo el día. Tratar de encontrar una forma para seguir teniendo interés, inquieto, alrededor de este mundo que también me parece inagotable. Hoy en día, después del año en pandemia y con la exploción de redes sociales, creo que la música está cambiando de una manera que quizás no lo estamos percibiendo ahora.

-¿Cuales son tus sueños musicales?

Mi sueño es poder seguir vinculado y atravesado por la música, porque creo que la música es algo saludable y cuanto más cerca está de la mente de una persona tiene mas posibilidad de vivir de una manera saludable. Estar cerca de la música siempre, después en qué condiciones, en qué mundo, con pandemia, sin pandemia, con giras, sin giras, con más o menos grabaciones, pero mi sueño es estar vinculado a la música.

-Uno de los anehelos del músico es poder dedicarle todo el tiempo a la musica y poder vivir de ella. ¿Lo lograste?

De y con la música. Sí, con muchísimo esfuerzo durante todos estos años pude sostener el costado económico con los viajes, canciones y una infinidad de cosas porque no es solamente hacer las canciones. Es merchandising, diseñarlo, venderlo, así todo. Todo lleva un proceso y luego tiene consecuencia, resultados. Tuve la suerte que funcionaron y eso me va permitiendo subsistir en este mundo loco que estamos viviendo.

COMENTARIOS

El cantautor dialogó con 0221.com.ar sobre su proyecto músical, el trabajo en pandemia y sus recuerdos en La Plata.