Preocupación en City Bell por una banda que destroza y roba comercios usando adoquines | 0221
0221
Preocupación en City Bell por una banda que destroza y roba comercios usando adoquines
SERÍAN MENORES

Preocupación en City Bell por una banda que destroza y roba comercios usando adoquines

En la zona les adjudican un robo a una cervecería ocurrido el miércoles y otros hechos bajo la misma modalidad: rompen los vidrios y se llevan lo que pueden.

16 de diciembre de 2021

Los locales del centro de City Bell son, según parece, el objetivo más buscado por una "banda" de chicos y adolescentes que tiene a maltraer a los comerciantes de la zona. Los vecinos denuncian la "falta de patrullajes" durante las noches y las madrugadas y aseguran que cada vez más comercios son víctimas de este accionar.

Luciano Sabel (22), cajero del restaurante Dixie que funciona en la esquina de Jorge Bell y 472, reveló que el local tiene un sistema de alarma y cámaras de seguridad y a pesar de ello el último miércoles el vidrio de una de las puertas de entrada fue destrozado y varios delincuentes ingresaron para desvalijar el lugar.

Las cámaras de seguridad del local filmaron la secuencia desde varios ángulos. "Vinieron dos pibes a las 4 de la mañana y con una piedra enorme que sacaron del cordón de la vereda, la tiraron por lo menos dos veces contra el vidrio de la puerta", hasta que lograron romper el cristal y entraron con tranquilidad, según reveló el joven en diálogo con El Día.

Una vez adentro del salón, uno de ellos fue directamente a la caja registradora, de la que se llevó 5.000 pesos, para después salir a la vereda donde lo esperaba el cómplice. Aseguró que el "campana" tenía guantes en sus manos para tirar el bloque de piedra que, después del robo, dejaron tirado en un tacho de basura. "Hace poco menos de un mes, ya habíamos sufrido otro robo con  el local cerrado", recordó Sabel.

A pocos metros de ese restaurante, en 13 c y 473, se encuentra la cervecería Baum en la misma madrugada fue blanco del accionar de -al parecer- los mismos menores. Utilizaron una piedra grande para romper el vidrio del frente, entraron y no dejaron nada a su paso. "Nos entraron a robar dos veces en una semana, de la misma forma. Rompieron la caja registradora, sacaron la poca plata que había e intentaron irse además con la computadora, pero no pudieron", relató Federico (36), quien se desempeña como jefe de cocina del local, a aquel medio.

"El otro robo lo tuvimos el martes de la semana pasada, también de madrugada y cuando ya habíamos cerrado", agregó y destacó que ese día se llevaron "la caja registradora completa, con 8.000 pesos en su interior, y el celular del local". Además, Federico advirtió que por la ola de robos "algunos negocios decidieron contratar a un serenos para vigilar durante la noche".

Ahora el dueño de la cervecería resolvió incorporar más cámaras de seguridad e "instaló además un equipo de alarma", aclaró el joven y manifestó que los asaltos no solo son favorecidos por la falta de patrullaje policial sino también porque "los árboles de este sector tapan las luminarias y está muy oscuro".

Foto de portada: Pinta Magazine

En la zona les adjudican un robo a una cervecería ocurrido el miércoles y otros hechos bajo la misma modalidad: rompen los vidrios y se llevan lo que pueden.
0221

Preocupación en City Bell por una banda que destroza y roba comercios usando adoquines

En la zona les adjudican un robo a una cervecería ocurrido el miércoles y otros hechos bajo la misma modalidad: rompen los vidrios y se llevan lo que pueden.
Preocupación en City Bell por una banda que destroza y roba comercios usando adoquines

Los locales del centro de City Bell son, según parece, el objetivo más buscado por una "banda" de chicos y adolescentes que tiene a maltraer a los comerciantes de la zona. Los vecinos denuncian la "falta de patrullajes" durante las noches y las madrugadas y aseguran que cada vez más comercios son víctimas de este accionar.

Luciano Sabel (22), cajero del restaurante Dixie que funciona en la esquina de Jorge Bell y 472, reveló que el local tiene un sistema de alarma y cámaras de seguridad y a pesar de ello el último miércoles el vidrio de una de las puertas de entrada fue destrozado y varios delincuentes ingresaron para desvalijar el lugar.

Las cámaras de seguridad del local filmaron la secuencia desde varios ángulos. "Vinieron dos pibes a las 4 de la mañana y con una piedra enorme que sacaron del cordón de la vereda, la tiraron por lo menos dos veces contra el vidrio de la puerta", hasta que lograron romper el cristal y entraron con tranquilidad, según reveló el joven en diálogo con El Día.

Una vez adentro del salón, uno de ellos fue directamente a la caja registradora, de la que se llevó 5.000 pesos, para después salir a la vereda donde lo esperaba el cómplice. Aseguró que el "campana" tenía guantes en sus manos para tirar el bloque de piedra que, después del robo, dejaron tirado en un tacho de basura. "Hace poco menos de un mes, ya habíamos sufrido otro robo con  el local cerrado", recordó Sabel.

A pocos metros de ese restaurante, en 13 c y 473, se encuentra la cervecería Baum en la misma madrugada fue blanco del accionar de -al parecer- los mismos menores. Utilizaron una piedra grande para romper el vidrio del frente, entraron y no dejaron nada a su paso. "Nos entraron a robar dos veces en una semana, de la misma forma. Rompieron la caja registradora, sacaron la poca plata que había e intentaron irse además con la computadora, pero no pudieron", relató Federico (36), quien se desempeña como jefe de cocina del local, a aquel medio.

"El otro robo lo tuvimos el martes de la semana pasada, también de madrugada y cuando ya habíamos cerrado", agregó y destacó que ese día se llevaron "la caja registradora completa, con 8.000 pesos en su interior, y el celular del local". Además, Federico advirtió que por la ola de robos "algunos negocios decidieron contratar a un serenos para vigilar durante la noche".

Ahora el dueño de la cervecería resolvió incorporar más cámaras de seguridad e "instaló además un equipo de alarma", aclaró el joven y manifestó que los asaltos no solo son favorecidos por la falta de patrullaje policial sino también porque "los árboles de este sector tapan las luminarias y está muy oscuro".

Foto de portada: Pinta Magazine