¿Cómo es el protocolo que se aplicará en las construcciones privadas? | 0221
0221
0221

¿Cómo es el protocolo que se aplicará en las construcciones privadas?

Todas las obras deberán tener un encargado para tomar la temperatura de todo el personal, que deberá utilizar tapabocas o máscara facial durante la jornada.

El gobernador Axel Kicillof anunció cómo seguirá la cuarentena en los distritos que integran el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), entre los que se encuentra La Plata. En ese marco, el mandatario bonaerense adelantó que en esta nueva etapa del aislamiento volverán a estar habilitadas las construcciones privadas, para dar respuesta a uno de los sectores más afectados desde que se inició la pandemia y que formó parte de los pedidos que había solicitado el intendente Julio Garro.

Para el regreso de la actividad, la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) y la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) diseñaron un protocolo sanitario y de higiene para cumplir con todas las recomendaciones que emitió el Gobierno nacional para disminuir las posibilidades de contagio.

Como primera medida, todo empleador que reanude sus actividades productivas deberá realizar un control estricto de las personas que ingresen a la obra, coordinar información de cada información de cada trabajador y su declaración jurada de datos. Cada uno de los empleados tendrá que tener el Certificado Único Habilitante para la Circulación.

El traslado por parte de los trabajadores del domicilio a la obra se realizará de forma particular e individual, ya sea en auto, moto o bicicleta para evitar el uso del transporte público o facilitada por el empleados. De esta forma se garantiza el distanciamiento social.

El protocolo dispone que la llegada del personal se re realizará en intervalos de 15 minutos, para evitar la aglomeración de trabajadores durante los controles de ingreso a la obra. En ese sentido, el protocolo establece que todas las construcciones tendrán un encargado para tomar la temperatura, quien será el primero en llegar a la construcción.

El encargado de abrir la obra ingresará a la misma y realizará el lavado de manos y/o desinfección con alcohol. También estará a cargo de la limpiar las superficies de los picaportes, cadenas, candados y llaves. Luego se dirigirá al sector de vestuario y realizará el cambio de ropa por la de trabajo y barbijo. Además de desinfectar ropa, calzado y tapaboca personal con los cuales se trasladó.

Este “controlador de temperatura” deberá utilizar un equipo para protección personal (EPP), que consiste en el uso de barbijo quirúrgico o N95, traje tipo tyvek, máscara facial y guantes de látex.

Otro de los puntos importantes del protocolo es que toda persona que ingresa a la obra deberá hacerlo con barbijo o tapaboca personal. En la entrada se realizará un lavado de manos con agua y jabón en la pileta de mano provista, o la desinfección con alcohol en gel o alcohol al 70% a través de la provisión de un dispenser.

Luego el controlador le tomará la temperatura a cada obrero manteniendo la distancia de seguridad y dejando registro en una planilla el resultado arrojado diariamente. En ese sentido, se aclaró que podrán sumar otros tipos de controles adicionales, como el olfativo.

En caso de que alguien del personal tenga una temperatura superior a los 37,3 grados se lo aislará y alojará en el sector designado para posibles casos. Inmediatamente se llamará al número 148 informando la situación.

Al momento de la hora de almuerzo y descanso, en forma ordenada y de a uno, el personal tendrá que lavarse las manos e ingresar al comedor, luego de que sea desinfectado. En la mesa se sentarán manteniendo la distancia del metro y medio y en ningún caso podrán ubicarse uno enfrente del otro. Dependiendo de la cantidad de personas y el tamaño del espacio, los obreros podrán comer todos juntos pero, caso contrario, lo harán por turnos y grupos para evitar la aglomeración en lugares cerrados.

Sobre este punto, vale remarcar que está prohibido cocinar en la construcción. El empleador deberá proveer un servicio de viandas con el objetivo de facilitar el desecho de la bandeja y los cubiertos descartables. Tras el almuerzo, habrá una desinfección del comedor.

Todas las obras deberán tener folletería para concientizar sobre la importancia de respetar todas recomendaciones sanitarias, además de instalar bachas o lavabos en sus ingresos.  

Al final la jornada laboral, la salida se realizará de la siguiente forma:

  • El personal finalizara sus actividades en un tiempo prudencial antes de la hora de salida (coordinado por el encargado y el controlador de temperatura responsable), para realizarse de manera ordenada y asegurando que se efectué de manera individual, dependiendo la cantidad de personal y espacio físico.
  • El personal juntara sus herramientas personales de mano, herramientas eléctricas (en caso que estuviese utilizando), clavera, equipo de trabajo, etc. al momento que sea designado.
  • Se dirigirá al sector de desinfección para realizar la misma en todas sus herramientas y elementos de protección personal (Casco, protección visual, guantes, arnés, etc.). En este mismo momento se realizará la desinfección de manos con alcohol en gel o al 70%.
  • Una vez desinfectados todos los elementos y pertenencias, realizará el guardado.
  • A continuación, se procederá a cambiar; dejando la ropa de trabajo y botines de seguridad en el vestuario y colocándose la ropa con la cual llegó a la obra. (Ya desinfectada al ingreso).
  • Realizará la desinfección de la ropa de trabajo, botines de seguridad y barbijo y/o tapaboca; el cual quedará junto a la ropa y botines de seguridad; para al día siguiente hacerse de ellos ya desinfectados.
  • Se realizará el lavado de manos.
  • Se retirará de la obra.

El controlador de temperatura será el último en retirarse de la obra y deberá realizar el mismo procedimiento en cuanto al cambio de ropa de trabajo, botines de seguridad, barbijo; colocándose la ropa, calzado personal y barbijo o tapaboca con los cuales se trasladó.

Por último, tendrá que desinfectar todo el equipamiento de protección personal provistos por el empleador para que, al día siguiente, pueda utilizarlos sin poner en riesgo la salud de ningún trabajador.

Sin dudas que el retorno de la actividad es una gran noticia para los 35.000 trabajadores que se vieron afectados por la pandemia.

¿Cómo es el protocolo que se aplicará en las construcciones privadas?
Flexibilización del ASPO

¿Cómo es el protocolo que se aplicará en las construcciones privadas?

Todas las obras deberán tener un encargado para tomar la temperatura de todo el personal, que deberá utilizar tapabocas o máscara facial durante la jornada.

18 de septiembre de 2020

El gobernador Axel Kicillof anunció cómo seguirá la cuarentena en los distritos que integran el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), entre los que se encuentra La Plata. En ese marco, el mandatario bonaerense adelantó que en esta nueva etapa del aislamiento volverán a estar habilitadas las construcciones privadas, para dar respuesta a uno de los sectores más afectados desde que se inició la pandemia y que formó parte de los pedidos que había solicitado el intendente Julio Garro.

Para el regreso de la actividad, la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (UOCRA) y la Cámara Argentina de la Construcción (CAMARCO) diseñaron un protocolo sanitario y de higiene para cumplir con todas las recomendaciones que emitió el Gobierno nacional para disminuir las posibilidades de contagio.

Como primera medida, todo empleador que reanude sus actividades productivas deberá realizar un control estricto de las personas que ingresen a la obra, coordinar información de cada información de cada trabajador y su declaración jurada de datos. Cada uno de los empleados tendrá que tener el Certificado Único Habilitante para la Circulación.

El traslado por parte de los trabajadores del domicilio a la obra se realizará de forma particular e individual, ya sea en auto, moto o bicicleta para evitar el uso del transporte público o facilitada por el empleados. De esta forma se garantiza el distanciamiento social.

El protocolo dispone que la llegada del personal se re realizará en intervalos de 15 minutos, para evitar la aglomeración de trabajadores durante los controles de ingreso a la obra. En ese sentido, el protocolo establece que todas las construcciones tendrán un encargado para tomar la temperatura, quien será el primero en llegar a la construcción.

El encargado de abrir la obra ingresará a la misma y realizará el lavado de manos y/o desinfección con alcohol. También estará a cargo de la limpiar las superficies de los picaportes, cadenas, candados y llaves. Luego se dirigirá al sector de vestuario y realizará el cambio de ropa por la de trabajo y barbijo. Además de desinfectar ropa, calzado y tapaboca personal con los cuales se trasladó.

Este “controlador de temperatura” deberá utilizar un equipo para protección personal (EPP), que consiste en el uso de barbijo quirúrgico o N95, traje tipo tyvek, máscara facial y guantes de látex.

Otro de los puntos importantes del protocolo es que toda persona que ingresa a la obra deberá hacerlo con barbijo o tapaboca personal. En la entrada se realizará un lavado de manos con agua y jabón en la pileta de mano provista, o la desinfección con alcohol en gel o alcohol al 70% a través de la provisión de un dispenser.

Luego el controlador le tomará la temperatura a cada obrero manteniendo la distancia de seguridad y dejando registro en una planilla el resultado arrojado diariamente. En ese sentido, se aclaró que podrán sumar otros tipos de controles adicionales, como el olfativo.

En caso de que alguien del personal tenga una temperatura superior a los 37,3 grados se lo aislará y alojará en el sector designado para posibles casos. Inmediatamente se llamará al número 148 informando la situación.

Al momento de la hora de almuerzo y descanso, en forma ordenada y de a uno, el personal tendrá que lavarse las manos e ingresar al comedor, luego de que sea desinfectado. En la mesa se sentarán manteniendo la distancia del metro y medio y en ningún caso podrán ubicarse uno enfrente del otro. Dependiendo de la cantidad de personas y el tamaño del espacio, los obreros podrán comer todos juntos pero, caso contrario, lo harán por turnos y grupos para evitar la aglomeración en lugares cerrados.

Sobre este punto, vale remarcar que está prohibido cocinar en la construcción. El empleador deberá proveer un servicio de viandas con el objetivo de facilitar el desecho de la bandeja y los cubiertos descartables. Tras el almuerzo, habrá una desinfección del comedor.

Todas las obras deberán tener folletería para concientizar sobre la importancia de respetar todas recomendaciones sanitarias, además de instalar bachas o lavabos en sus ingresos.  

Al final la jornada laboral, la salida se realizará de la siguiente forma:

  • El personal finalizara sus actividades en un tiempo prudencial antes de la hora de salida (coordinado por el encargado y el controlador de temperatura responsable), para realizarse de manera ordenada y asegurando que se efectué de manera individual, dependiendo la cantidad de personal y espacio físico.
  • El personal juntara sus herramientas personales de mano, herramientas eléctricas (en caso que estuviese utilizando), clavera, equipo de trabajo, etc. al momento que sea designado.
  • Se dirigirá al sector de desinfección para realizar la misma en todas sus herramientas y elementos de protección personal (Casco, protección visual, guantes, arnés, etc.). En este mismo momento se realizará la desinfección de manos con alcohol en gel o al 70%.
  • Una vez desinfectados todos los elementos y pertenencias, realizará el guardado.
  • A continuación, se procederá a cambiar; dejando la ropa de trabajo y botines de seguridad en el vestuario y colocándose la ropa con la cual llegó a la obra. (Ya desinfectada al ingreso).
  • Realizará la desinfección de la ropa de trabajo, botines de seguridad y barbijo y/o tapaboca; el cual quedará junto a la ropa y botines de seguridad; para al día siguiente hacerse de ellos ya desinfectados.
  • Se realizará el lavado de manos.
  • Se retirará de la obra.

El controlador de temperatura será el último en retirarse de la obra y deberá realizar el mismo procedimiento en cuanto al cambio de ropa de trabajo, botines de seguridad, barbijo; colocándose la ropa, calzado personal y barbijo o tapaboca con los cuales se trasladó.

Por último, tendrá que desinfectar todo el equipamiento de protección personal provistos por el empleador para que, al día siguiente, pueda utilizarlos sin poner en riesgo la salud de ningún trabajador.

Sin dudas que el retorno de la actividad es una gran noticia para los 35.000 trabajadores que se vieron afectados por la pandemia.

COMENTARIOS

Todas las obras deberán tener un encargado para tomar la temperatura de todo el personal, que deberá utilizar tapabocas o máscara facial durante la jornada.