"Estaba dispuesta a quedarme ahí": el relato de la mujer que se atrincheró en Frávega | 0221
0221
0221

"Estaba dispuesta a quedarme ahí": el relato de la mujer que se atrincheró en Frávega

Analía fue al local de calle 8 para reclamar por una computadora que nunca funcionó, pero no pudo ponerse de acuerdo con los vendedores e intervino la Policía.

"Herví cuando vi que vendían una computadora atrás mío", contó Analía, la mujer que había ido a reclamar a Frávega por un equipo similar que compró en abril y nunca funcionó. Estuvo desde las 12 hasta las 17 a los gritos sin que le brindaran una solución concreta y tras horas de discusiones tuvo que intervenir la Policía.

Como contó 0221.com.ar, todo comenzó con una fallida compra por Internet. La vecina de La Plata se acercó hasta el local de 8 entre 47 y 48 para reclamar por el desperfecto: pidió que se la cambien o que le devuelvan el dinero, cosa que no ocurrió.

VIDEO: Somos La Plata

"Cuando llegué me dijo la empleada que no me podía dar una solución", relató Analía en diálogo con Me levanté cruzado, programa que se emite en FM Cielo; este martes por la mañana. "Yo entré, me dijeron que no podía, pero entré igual. Primero me dijeron que la sucursal de Frávega es independiente de la venta online y que el reclamo tenía que hacerlo vía online", contó y se preguntó: "¿Entonces para qué me mandan respuesta online para que me acerque?".

Entonces detalló que los empleados le dijeron que no había una computadora similar para cambiar por la suya y tras varios minutos de discusiones incluso se presentó el gerente del local, "que al principio me dijo que no era, pero después me terminó diciendo que sí". "Y me quedé hasta que cerró, a las 5 de la tarde. Yo estaba dispuesta a quedarme ahí", remarcó la mujer que pasó poco más de 5 horas intentando que le resolvieran el problema.

"En la mitad de todo eso, que me decían que me iban a dar una computadora de Temperley en exhibición, miro para atrás y veo que estaban vendiendo una computadora y ahí me puse mal, me angustié y empecé a los gritos, diciendo que no me iba a ir", recordó. "Herví cuando vi que vendían una computadora".

El gerente le explicó que esa computadora valía el doble de lo que ella había pagado y eso fue peor, porque Analía se puso más nerviosa aún. "Cuando cierran, me quedo afuera esperando, no sé qué. Me dijeron que el jueves iba a buscar el gerente con el auto de la mujer esa computadora de Temperley", dijo y agregó: "Yo soy amable, soy educada, trato de hablar antes, pero era algo que me había sobrepasado".

Incluso contó que lo que más bronca le dio fue que la gente que estaba en el local no la apoyó. Dijo que habló con personas que estaban comprando, contándoles los motivos de su reclamo, y que la ignoraron. En un momento hasta llegó la Policía. "Reconozco que no les hablé bien", sostuvo Analía, quien todavía espera la solución al problema.

"Estaba dispuesta a quedarme ahí": el relato de la mujer que se atrincheró en Frávega
Durante cinco horas

"Estaba dispuesta a quedarme ahí": el relato de la mujer que se atrincheró en Frávega

Analía fue al local de calle 8 para reclamar por una computadora que nunca funcionó, pero no pudo ponerse de acuerdo con los vendedores e intervino la Policía.

04 de agosto de 2020

"Herví cuando vi que vendían una computadora atrás mío", contó Analía, la mujer que había ido a reclamar a Frávega por un equipo similar que compró en abril y nunca funcionó. Estuvo desde las 12 hasta las 17 a los gritos sin que le brindaran una solución concreta y tras horas de discusiones tuvo que intervenir la Policía.

Como contó 0221.com.ar, todo comenzó con una fallida compra por Internet. La vecina de La Plata se acercó hasta el local de 8 entre 47 y 48 para reclamar por el desperfecto: pidió que se la cambien o que le devuelvan el dinero, cosa que no ocurrió.

VIDEO: Somos La Plata

"Cuando llegué me dijo la empleada que no me podía dar una solución", relató Analía en diálogo con Me levanté cruzado, programa que se emite en FM Cielo; este martes por la mañana. "Yo entré, me dijeron que no podía, pero entré igual. Primero me dijeron que la sucursal de Frávega es independiente de la venta online y que el reclamo tenía que hacerlo vía online", contó y se preguntó: "¿Entonces para qué me mandan respuesta online para que me acerque?".

Entonces detalló que los empleados le dijeron que no había una computadora similar para cambiar por la suya y tras varios minutos de discusiones incluso se presentó el gerente del local, "que al principio me dijo que no era, pero después me terminó diciendo que sí". "Y me quedé hasta que cerró, a las 5 de la tarde. Yo estaba dispuesta a quedarme ahí", remarcó la mujer que pasó poco más de 5 horas intentando que le resolvieran el problema.

"En la mitad de todo eso, que me decían que me iban a dar una computadora de Temperley en exhibición, miro para atrás y veo que estaban vendiendo una computadora y ahí me puse mal, me angustié y empecé a los gritos, diciendo que no me iba a ir", recordó. "Herví cuando vi que vendían una computadora".

El gerente le explicó que esa computadora valía el doble de lo que ella había pagado y eso fue peor, porque Analía se puso más nerviosa aún. "Cuando cierran, me quedo afuera esperando, no sé qué. Me dijeron que el jueves iba a buscar el gerente con el auto de la mujer esa computadora de Temperley", dijo y agregó: "Yo soy amable, soy educada, trato de hablar antes, pero era algo que me había sobrepasado".

Incluso contó que lo que más bronca le dio fue que la gente que estaba en el local no la apoyó. Dijo que habló con personas que estaban comprando, contándoles los motivos de su reclamo, y que la ignoraron. En un momento hasta llegó la Policía. "Reconozco que no les hablé bien", sostuvo Analía, quien todavía espera la solución al problema.

COMENTARIOS

Analía fue al local de calle 8 para reclamar por una computadora que nunca funcionó, pero no pudo ponerse de acuerdo con los vendedores e intervino la Policía.