Buscan que los presos en las cárceles bonaerenses aprendan a trabajar la tierra | 0221
0221
0221

Buscan que los presos en las cárceles bonaerenses aprendan a trabajar la tierra

El Gobierno promoverá políticas dirigidas a fortalecer el crecimiento y desarrollo de la actividad agropecuaria observando la demanda de cada territorio.

En las últimas horas, el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Julio Alak, se reunió con su par de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez, y anunciaron que se realizarán capacitaciones conjuntas para promover el trabajo de los internos que cumplen condena en cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Los funcionarios analizaron los programas de capacitación laboral que involucra el trabajo agropecuario dentro de las 63 unidades penitenciarias de la Provincia. En este sentido, se trabajarán políticas dirigidas a fortalecer el crecimiento y desarrollo de la actividad agropecuaria observando la demanda de cada territorio. Entre las actividades a desarrollar se encuentran la preparación del terreno y plantación, y otras relacionadas a la creación de huertas y labores de cultivo.

Este encuentro se dio días después del anuncio del presidente Alberto Fernández, que dijo que "necesitamos construir cárceles porque si el delito crece, más gente será condenada”. "La pena es la lógica consecuencia del delito. Quien delinque merece una pena, es el modo que tiene la sociedad para recomponer el orden que se altera ante el delito”, aseguró.

Por su parte, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) en su carácter de Mecanismo local de Prevención de la Tortura, conjuntamente con el Comité Nacional de Prevención de la Tortura, continúa investigando y dando a conocer la deplorable situación de los lugares de encierro en la provincia de Buenos Aires.

Hace pocos días realizaron inspecciones en distintas comisarías bonaerenses para contar también que allí las condiciones de alojamiento son gravísimas. En la 3ª de Quilmes y la 2ª de Virrey del Pino, por ejemplo, se siguen alojando personas en condiciones que generan riesgo de vida crítico. Los índices de sobrepoblación y hacinamiento extremo, sumadas a las atroces condiciones de detención, se constituyen torturas y malos tratos que se agravan frente a la falta de mecanismos de control y cuidado para atender situaciones ocasionadas por la pandemia del COVID-19.

Un primer dato sirve para ilustrar la grave crisis humanitaria que atraviesa a las comisarías bonaerenses: este mes de agosto registró un récord de sobrepoblación y hacinamiento extremo en comisarías de la provincia de Buenos Aires que ascendió al 357 %. Los 5.480 detenidos en 1199 cupos disponibles, que tampoco cumplen con estándares internacionales de derechos humanos, representan un déficit estructural complejo que promueve la violencia y habilita la vulneración sistemática de los derechos de las personas detenidas, resumieron.

 

 

Buscan que los presos en las cárceles bonaerenses aprendan a trabajar la tierra
ENCIERRO

Buscan que los presos en las cárceles bonaerenses aprendan a trabajar la tierra

El Gobierno promoverá políticas dirigidas a fortalecer el crecimiento y desarrollo de la actividad agropecuaria observando la demanda de cada territorio.

12 de agosto de 2020

En las últimas horas, el ministro de Justicia y Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Julio Alak, se reunió con su par de Desarrollo Agrario, Javier Rodríguez, y anunciaron que se realizarán capacitaciones conjuntas para promover el trabajo de los internos que cumplen condena en cárceles del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Los funcionarios analizaron los programas de capacitación laboral que involucra el trabajo agropecuario dentro de las 63 unidades penitenciarias de la Provincia. En este sentido, se trabajarán políticas dirigidas a fortalecer el crecimiento y desarrollo de la actividad agropecuaria observando la demanda de cada territorio. Entre las actividades a desarrollar se encuentran la preparación del terreno y plantación, y otras relacionadas a la creación de huertas y labores de cultivo.

Este encuentro se dio días después del anuncio del presidente Alberto Fernández, que dijo que "necesitamos construir cárceles porque si el delito crece, más gente será condenada”. "La pena es la lógica consecuencia del delito. Quien delinque merece una pena, es el modo que tiene la sociedad para recomponer el orden que se altera ante el delito”, aseguró.

Por su parte, la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) en su carácter de Mecanismo local de Prevención de la Tortura, conjuntamente con el Comité Nacional de Prevención de la Tortura, continúa investigando y dando a conocer la deplorable situación de los lugares de encierro en la provincia de Buenos Aires.

Hace pocos días realizaron inspecciones en distintas comisarías bonaerenses para contar también que allí las condiciones de alojamiento son gravísimas. En la 3ª de Quilmes y la 2ª de Virrey del Pino, por ejemplo, se siguen alojando personas en condiciones que generan riesgo de vida crítico. Los índices de sobrepoblación y hacinamiento extremo, sumadas a las atroces condiciones de detención, se constituyen torturas y malos tratos que se agravan frente a la falta de mecanismos de control y cuidado para atender situaciones ocasionadas por la pandemia del COVID-19.

Un primer dato sirve para ilustrar la grave crisis humanitaria que atraviesa a las comisarías bonaerenses: este mes de agosto registró un récord de sobrepoblación y hacinamiento extremo en comisarías de la provincia de Buenos Aires que ascendió al 357 %. Los 5.480 detenidos en 1199 cupos disponibles, que tampoco cumplen con estándares internacionales de derechos humanos, representan un déficit estructural complejo que promueve la violencia y habilita la vulneración sistemática de los derechos de las personas detenidas, resumieron.

 

 

COMENTARIOS

El Gobierno promoverá políticas dirigidas a fortalecer el crecimiento y desarrollo de la actividad agropecuaria observando la demanda de cada territorio.