miércoles 12 de junio de 2024

Paso a paso, ¿cómo son los ensayos con plasma para combatir al coronavirus?

Los primeros resultados fueron alentadores y los expertos analizan datos y reajustan protocolos para que sea considerado un tratamiento.

La aceleración del ritmo de contagios que se registró en las últimas semanas en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y encendió las alarmas en el Gobierno nacional y provincial. Mientras se estudian medidas para endurecer la cuarentena, la comunidad médica avanza en los ensayos clínicos con plasma de convalecientes para combatir a la pandemia y evitar el colapso del sistema de salud. Hasta ahora, un método que trajo buenos resultados pero que todavía resta analizar una serie de datos para que se convierta en tratamiento.

El pasado 14 de mayo, la especialista en hemoterapia Patricia Méndez decidió infundirle plasma de pacientes recuperados de COVID-19 a un padre e hijo que estaban internados en el Hospital de Trauma de Malvinas Argentinas. Todavía restaba un día para que se apruebe el protocolo pero la doctora decidió hacer la infusión y los resultados fueron alentadores. Tal es así que a las 48 horas, al joven le retiraron el respirador artificial; mientras que su papá recibió la alta médica hace unos días.

Lee además

“El plasma es la parte líquida de la sangre, ahí están inmersos los glóbulos rojos, las plaquetas, los glóbulos blancos, los factores de coagulación y anticuerpos. Estos son aquellos elementos que nosotros producimos para defendernos de distintos virus, bacterias u hongos”, explicó a 0221.com.ar la Directora del Instituto de Hemoterapia de la Provincia de Buenos Aires, Dra. Nora Etchenique. En esa línea, la médica detalló: “El plasma de un paciente que tuvo coronavirus y que se curó, tiene anticuerpos. Luego se lo ponemos a una persona que esté enferma ahora y que todavía no tuvo la capacidad de generar anticuerpos o al menos esa cantidad que se requiere. Cuando vos le pasas esos anticuerpos, que son prestados, que se llamaba inmunización pasiva, va a disminuir o va a tratar de menguar la acción del virus”.

Hasta el momento, los ensayos arrojaron resultados positivos. Del total de 150 pacientes a quienes les aplicaron el plasma, 16 de ellos perdieron la vida. “Esta mortabilidad la estamos analizando porque creemos que fue dado muy tarde, ya registraban fallan multiorgánicas o estaban con respirador hace muchos días. El resto evolucionó bien, de distintas formas pero bien”, detalló Etchenique.

Entre los pacientes que recibieron este tratamiento, se encuentra el bebé de tan solo 11 días y la nena de 12 años que estuvieron internados por coronavirus en el hospital de Niños de La Plata, el pasado 2 de junio. Luego de recibir esa dosis de plasma, se recuperaron favorablemente. El intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, contagiado de COVID-19 e internado desde hace más de 10 días, también recibió este tratamiento y su estado de salud mejoró considerablemente. “Anoche pasé mi mejor noche. Me siento bárbaro, la capacidad pulmonar está bárbara, con oxigenación y ningún dolor de garganta ni muscular”, manifestó el domingo pasado. 

Las pruebas todavía no son concluyentes y el plasma está siendo administrado en pacientes con distintos grados de gravedad. Es decir, todavía se está comprobando la utilidad del mismo en enfermos con coronavirus y, para aplicarlo, los médicos deben cumplir con un protocolo. “El criterio que utilizamos para darle plasma a un paciente es cuando manifiestan una determinada sintomatología: la disminución en su saturación de oxígeno, dificultad respiratoria y aumentan unos parámetros de laboratorio. Ese es el momento justo para aplicarle el plasma”, señaló Etchenique y agregó: “Con esto se evita que el paciente ingrese a terapia porque cuando empieza con esos síntomas termina con asistencia respiratoria mecánica”.

Los especialistas sanitarios de la Provincia de Buenos Aires mantendrán una reunión este viernes para analizar los resultados de estos ensayos. “Tenemos que estar muy atentos para poner la dosis en el momento exacto y no suturar las terapias en este momento. Esto no es un tratamiento, estamos viendo si los pacientes responden bien. El número de 150 que parece mucho, no es tanto para la población de la Provincia de Buenos Aires”, indicó la Directora en diálogo con 0221.com.ar.

¿Cómo se extrae el plasma?

La Provincia cuenta con cinco centros de donación de plasma y espera sumar un sexto en los próximos días. La extracción se realiza por aféresis, una máquina que le extrae sangre al donante y luego la centrífuga. “Lo que hace es enviar el plasma a una bolsa y lo que no necesitamos, que son los glóbulos y las plaquetas, se las vuelve a reinfundir al donante en ese mismo momento. Es un circuito continúo”, detalló. “Por este método se puede obtener hasta 800 centímetros cúbicos de plasma. Las dosis que se les inyectan a los pacientes con COVID-19 son de 200. Esto significa que un donante pueda ayudar a tres o cuatro personas que tengan el virus”, añadió Etchenique.

Al ser consultada por la actitud de los donantes, si manifestaron buena voluntad para acercarse nuevamente a un hospital luego de dejar atrás una enfermedad, la Doctora conto que “en general son pacientes que no estuvieron graves”. “Se los contacta o ellos se comunican al 0800-222-0101. El CUCAIBA se encarga de la logística de traerlos y llevarlos para que no circulen. Ahí se les explica una serie de cosas para saber si están aptos. Desde que inició su enfermedad, con la PCR negativa, calculamos 30 días para que esté en condiciones de donar”, aseguró.

En esa línea, destacó que “no todo aquel que tuvo coronavirus o haya sido asintomático está en condiciones de donar, se le hace las mismas preguntas como a un donante de sangre”.

Teniendo en cuenta las críticas de algunos sectores, que señalaron que solo se lo inyectan a políticos o a personas con plata, Etchenique fue contundente y dijo: “Esto se lo dimos a 149 pacientes que son anónimos que no tienen el estatus políticos de Insaurralde. Mientras haya plasma, la accesibilidad es para todos los pacientes que lo requieran. Esta es una política de Estado que puso el ojo en políticas sanitarias para que todos accedamos a todo”.

Lo cierto es que es una noticia alentadora en medio de la preocupación por el vertiginoso avance que arrojaron los reportes epidemiológicos del Ministerio de Salud de la Nación. “Este viernes nos vamos a poner a analizar, comparar y reajustar el protocolo y se irán viendo hasta decir si lo podemos considerar tratamiento o no. Estamos tratando de ayudar para que la gente no ingrese en terapia intensiva”, concluyó.

Dejá tu comentario

Las más leídas

Te puede interesar