Solo una de cada diez inmobiliarias vendió alguna propiedad durante la cuarentena | 0221
0221
0221

Solo una de cada diez inmobiliarias vendió alguna propiedad durante la cuarentena

Desde que se inició el aislamiento las ventas de casas fueron prácticamente nulas, al igual que los contratos de alquileres.

La Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (CAMESI) comunicó que solo una de cada diez inmobiliarias vendió alguna propiedad desde que empezó la cuarentena establecida para frenar el coronavirus.

En ese sentido, el mercado de inmobiliario entró en una parálisis casi total, ya que desde que se inició el aislamiento las ventas fueron prácticamente nulas al igual que los contratos de alquileres.

Estos datos surgieron de un informe realizado por el Observatorio Inmobiliario de CAMESI, el cual destacó que el 9% de los operadores consultados pudo concretar contratos de alquiler, y sólo un 7% alguna operación de compra-venta.

El presidente del organismo, Alejandro Ginevra, expresó: “Estamos en un contexto inédito de incertidumbre producto del ‘stand by’ de toda la economía.  Hoy carecemos de valor de referencia de los inmuebles, el coronavirus destruyó el mercado, hay que volverla a reconstruirlo trabajando en definir los valores del mercado entre la oferta y la demanda”.

El estudio relevó a empresas inmobiliarias de todo el país y consultó a 2.700 operadores entre el 8 y 12 de mayo para tener un panorama certero de la situación del sector en el marco de la pandemia.

Asimismo, el informe precisó que el 98% de los operadores realizó trabajo remoto, siendo el teléfono la principal herramienta tecnológica utilizada por el 87% de los consultados. Le siguen en importancia las redes sociales, utilizadas por un 82% y el email, en un 77% de los casos; igual porcentaje de operadores utilizó algún tipo de plataforma virtual.

Por último, CAMESI indicó que casi las tres cuartas partes de los consultados no pudo gestionar ninguno de los programas de asistencia a empresas, monotributistas o autónomos impulsados en este período por el Estado nacional, provincial y municipal.

Desde que se inició el aislamiento las ventas de casas fueron prácticamente nulas, al igual que los contratos de alquileres.

23 de mayo de 2020

La Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (CAMESI) comunicó que solo una de cada diez inmobiliarias vendió alguna propiedad desde que empezó la cuarentena establecida para frenar el coronavirus.

En ese sentido, el mercado de inmobiliario entró en una parálisis casi total, ya que desde que se inició el aislamiento las ventas fueron prácticamente nulas al igual que los contratos de alquileres.

Estos datos surgieron de un informe realizado por el Observatorio Inmobiliario de CAMESI, el cual destacó que el 9% de los operadores consultados pudo concretar contratos de alquiler, y sólo un 7% alguna operación de compra-venta.

El presidente del organismo, Alejandro Ginevra, expresó: “Estamos en un contexto inédito de incertidumbre producto del ‘stand by’ de toda la economía.  Hoy carecemos de valor de referencia de los inmuebles, el coronavirus destruyó el mercado, hay que volverla a reconstruirlo trabajando en definir los valores del mercado entre la oferta y la demanda”.

El estudio relevó a empresas inmobiliarias de todo el país y consultó a 2.700 operadores entre el 8 y 12 de mayo para tener un panorama certero de la situación del sector en el marco de la pandemia.

Asimismo, el informe precisó que el 98% de los operadores realizó trabajo remoto, siendo el teléfono la principal herramienta tecnológica utilizada por el 87% de los consultados. Le siguen en importancia las redes sociales, utilizadas por un 82% y el email, en un 77% de los casos; igual porcentaje de operadores utilizó algún tipo de plataforma virtual.

Por último, CAMESI indicó que casi las tres cuartas partes de los consultados no pudo gestionar ninguno de los programas de asistencia a empresas, monotributistas o autónomos impulsados en este período por el Estado nacional, provincial y municipal.

COMENTARIOS

Desde que se inició el aislamiento las ventas de casas fueron prácticamente nulas, al igual que los contratos de alquileres.