Analizan nuevas zonas y formas para urbanizar en City Bell y Villa Elisa | 0221
0221
0221

Analizan nuevas zonas y formas para urbanizar en City Bell y Villa Elisa

Surgieron de las deliberaciones de funcionarios, colegios profesionales y concejales que integran el CUOT. Plantean nuevas zonas de promoción y preservación.

El intendente de La Plata Julio Garro intentará avanzar este año con cambios al Código de Ordenamiento y Territorial que rige, entre otras cuestiones urbanísticas, el uso de cada metro cuadrado del distrito. Los lineamientos que comienzan a perfilarse apuntan a modificar indicadores de las zonas norte y noroeste, para generar zonas de promoción de la trama urbana y se preservación de núcleos históricos.

Lo hará siguiendo las recomendaciones de CUOT (Consejo Único de Ordenamiento Territorial), el órgano de asesoramiento que integran funcionarios, colegios profesionales y concejales de los distintos sectores políticos. El objetivo es que una vez elaborado un proyecto definitivo, el cual será discutido seguramente durante todo el año, sea elevado para su tratamiento en el Concejo Deliberante "con el mayor consenso posible", según indicaron desde el oficialismo.

En el último encuentro de ese espacio, que suele reunirse en el Salón Blanco de la Municipalidad pero en el marco de la pandemia lo viene haciendo de manera virtual, se presentaron las conclusiones y recomendaciones para la elaboración de un nuevo Código Urbano encuadrado en el Plan Estratégico 2030.

Las dos herramientas de gestión de las cuales habló la secretaria de Planeamiento Ana Botta son el establecimiento de zonas de promoción para fomentar aquellos sectores donde es necesario el crecimiento o consolidación de la trama urbana para poder también limitar ciertas áreas que necesitan el resguardo particular para mantener su identidad. Eso está relacionado con la expansión que tuvo la mancha urbana desde 2010 a 2019, tal cual se expuso en un mapa de la zona norte.

Y otras de preservación de bienes que tienen valor por su ubicación como parte de un paisaje urbano. No necesitan catálogo y pueden preservarse a través de la aplicación adecuada de indicadores como por ejemplo los núcleos histórico de Gonnet, City Bell y Villa Elisa.

Entre los elementos que se tuvieron en cuenta para la elaboración de esos lineamientos se mencionan el análisis de la evolución de la población, el estudio realizado por la Clínica Ambiental de la facultad de Derecho de la UNLP y el reclamo de los vecinos e instituciones de la zona.

OBJETIVOS

La idea que se consolida para avanzar con los cambios a la regulación del ordenamiento y la planificación territorial en esas zonas del distrito se plantea con una serie de objetivos.

Uno de ellos es preservar la identidad de las localidades que conforman el Eje Norte Noroeste (NNO) a través de la protección del patrimonio cultural construido y el patrimonio forestal consolidado. En esa misma línea se plantea “conservar el equilibrio preexistente en toda el área entre lo construido y el verde”.

Se agrega apuntar hacia una desaceleración del colapso de la infraestructura urbana de servicios (agua, cloacas, energía eléctrica), así como contribuir al desarrollo sustentable a partir de la preservación y refuncionalización de las edificaciones históricas de valor patrimonial y la conservación y el aumento de la forestación que caracteriza a la zona.

Finalmente se plantea “promover estrategias de conservación, gestión y ordenación de conjuntos históricos urbanos dentro de los procesos de desarrollo local y planificación urbana”.

LOS DÉFICITS

El proyecto oficial tiene como punto de partida lo que pueden considerarse puntos críticos cristalizados por la ordenanza vigente actualmente, que es la que se pretende modificar: la 10703 sancionada en 2010, conocida como Código de Ordenamiento Urbano y Territorial.

Respecto del eje Norte Noroeste, plantea que actualmente hay una proliferación de edificaciones que exceden la escala barrial acorde con las características morfológicas y la tipología del eje en estudio.

Tambien describe un debilitamiento del equilibrio entre los espacios construidos y el espacio verde y detecta una infraestructura de servicios básicos deficientes y una estructura vial colapsada. 

La pérdida de la forestación pública lineal y de la masa forestal privada, la impermeabilización de los suelos, la gentrificación (desplazamiento de pobladores) a causa del excesivo aumento en el valor de la tierra y el deterioro en la calidad de vida de los habitantes, son otros de los factores evaluados que se exponen como argumentos de una necesidad de cambio en la norma.

Uno de los documentos que respalda la postura es el dictamen de la Clínica Ambiental de la UNLP, el cual sostuvo que la aplicación del Código vigente “vulnera en el eje NNO los principios ambientales preventivos, de no regresividad y de congruencia.

Plantea también que “la autoridad municipal está obligada a analizar, contemplar, describir, determinar y evaluar los impactos ambientales acumulativos” producto de cada nuevo pedido de autorización de obras o construcciones privadas o públicas en base a la ordenanza vigente.

Y advierte que de no hacerlo “se está afectando la tutela debida y protección básica del ecosistema, de la calidad de vida de sus vecinos, de su biodiversidad, de su verde público y privado, de sus valores culturales y ecológicos, de su paisaje, de su identidad y por sobre todas las cosas, de los derechos de sus generaciones futuras.

INDICADORES Y CAMBIOS

Aunque los valores que establecerán en una futura modificación aún restan definirse, en función del diagnóstico sobre la situación deficitaria actual y de los objetivos planteados, la modificación del Código de Ordenamiento Urbano incluiría, entre otras cosas:

* La restitución del coeficiente de cantidad de unidades funcionales por metro cuadrado de superficie del terreno.

* La restitución de retiros obligatorios en los corredores complementarios en el eje Norte.

* La restitución del retiro de fondo.

* Modificaciones a la altura máxima. 

* El fortalecimiento de la regulación de la deforestación en espacios públicos y privados.

* El establecimiento de indicadores que permitan mantener el equilibrio entre espacios construidos y espacios libres dentro de cada parcela.

* La preservación de superficies permeables dentro de cada parcela.

* Una profundización de la normativa en materia de preservación.

* Una regulación de las alturas de la edificaciones linderas y generales del entorno inmediato.

* Retiros de la línea de edificación.

* Presencia continua y/o contigua de bienes catalogados.

* Adecuación al lenguaje arquitectónico dominante en la zona.

* Adecuación a la calidad de los materiales y ornamentos empleados en las edificaciones.

* Forestación existente en las parcelas y/o en el espacio urbano.

Surgieron de las deliberaciones de funcionarios, colegios profesionales y concejales que integran el CUOT. Plantean nuevas zonas de promoción y preservación.

23 de mayo de 2020

El intendente de La Plata Julio Garro intentará avanzar este año con cambios al Código de Ordenamiento y Territorial que rige, entre otras cuestiones urbanísticas, el uso de cada metro cuadrado del distrito. Los lineamientos que comienzan a perfilarse apuntan a modificar indicadores de las zonas norte y noroeste, para generar zonas de promoción de la trama urbana y se preservación de núcleos históricos.

Lo hará siguiendo las recomendaciones de CUOT (Consejo Único de Ordenamiento Territorial), el órgano de asesoramiento que integran funcionarios, colegios profesionales y concejales de los distintos sectores políticos. El objetivo es que una vez elaborado un proyecto definitivo, el cual será discutido seguramente durante todo el año, sea elevado para su tratamiento en el Concejo Deliberante "con el mayor consenso posible", según indicaron desde el oficialismo.

En el último encuentro de ese espacio, que suele reunirse en el Salón Blanco de la Municipalidad pero en el marco de la pandemia lo viene haciendo de manera virtual, se presentaron las conclusiones y recomendaciones para la elaboración de un nuevo Código Urbano encuadrado en el Plan Estratégico 2030.

Las dos herramientas de gestión de las cuales habló la secretaria de Planeamiento Ana Botta son el establecimiento de zonas de promoción para fomentar aquellos sectores donde es necesario el crecimiento o consolidación de la trama urbana para poder también limitar ciertas áreas que necesitan el resguardo particular para mantener su identidad. Eso está relacionado con la expansión que tuvo la mancha urbana desde 2010 a 2019, tal cual se expuso en un mapa de la zona norte.

Y otras de preservación de bienes que tienen valor por su ubicación como parte de un paisaje urbano. No necesitan catálogo y pueden preservarse a través de la aplicación adecuada de indicadores como por ejemplo los núcleos histórico de Gonnet, City Bell y Villa Elisa.

Entre los elementos que se tuvieron en cuenta para la elaboración de esos lineamientos se mencionan el análisis de la evolución de la población, el estudio realizado por la Clínica Ambiental de la facultad de Derecho de la UNLP y el reclamo de los vecinos e instituciones de la zona.

OBJETIVOS

La idea que se consolida para avanzar con los cambios a la regulación del ordenamiento y la planificación territorial en esas zonas del distrito se plantea con una serie de objetivos.

Uno de ellos es preservar la identidad de las localidades que conforman el Eje Norte Noroeste (NNO) a través de la protección del patrimonio cultural construido y el patrimonio forestal consolidado. En esa misma línea se plantea “conservar el equilibrio preexistente en toda el área entre lo construido y el verde”.

Se agrega apuntar hacia una desaceleración del colapso de la infraestructura urbana de servicios (agua, cloacas, energía eléctrica), así como contribuir al desarrollo sustentable a partir de la preservación y refuncionalización de las edificaciones históricas de valor patrimonial y la conservación y el aumento de la forestación que caracteriza a la zona.

Finalmente se plantea “promover estrategias de conservación, gestión y ordenación de conjuntos históricos urbanos dentro de los procesos de desarrollo local y planificación urbana”.

LOS DÉFICITS

El proyecto oficial tiene como punto de partida lo que pueden considerarse puntos críticos cristalizados por la ordenanza vigente actualmente, que es la que se pretende modificar: la 10703 sancionada en 2010, conocida como Código de Ordenamiento Urbano y Territorial.

Respecto del eje Norte Noroeste, plantea que actualmente hay una proliferación de edificaciones que exceden la escala barrial acorde con las características morfológicas y la tipología del eje en estudio.

Tambien describe un debilitamiento del equilibrio entre los espacios construidos y el espacio verde y detecta una infraestructura de servicios básicos deficientes y una estructura vial colapsada. 

La pérdida de la forestación pública lineal y de la masa forestal privada, la impermeabilización de los suelos, la gentrificación (desplazamiento de pobladores) a causa del excesivo aumento en el valor de la tierra y el deterioro en la calidad de vida de los habitantes, son otros de los factores evaluados que se exponen como argumentos de una necesidad de cambio en la norma.

Uno de los documentos que respalda la postura es el dictamen de la Clínica Ambiental de la UNLP, el cual sostuvo que la aplicación del Código vigente “vulnera en el eje NNO los principios ambientales preventivos, de no regresividad y de congruencia.

Plantea también que “la autoridad municipal está obligada a analizar, contemplar, describir, determinar y evaluar los impactos ambientales acumulativos” producto de cada nuevo pedido de autorización de obras o construcciones privadas o públicas en base a la ordenanza vigente.

Y advierte que de no hacerlo “se está afectando la tutela debida y protección básica del ecosistema, de la calidad de vida de sus vecinos, de su biodiversidad, de su verde público y privado, de sus valores culturales y ecológicos, de su paisaje, de su identidad y por sobre todas las cosas, de los derechos de sus generaciones futuras.

INDICADORES Y CAMBIOS

Aunque los valores que establecerán en una futura modificación aún restan definirse, en función del diagnóstico sobre la situación deficitaria actual y de los objetivos planteados, la modificación del Código de Ordenamiento Urbano incluiría, entre otras cosas:

* La restitución del coeficiente de cantidad de unidades funcionales por metro cuadrado de superficie del terreno.

* La restitución de retiros obligatorios en los corredores complementarios en el eje Norte.

* La restitución del retiro de fondo.

* Modificaciones a la altura máxima. 

* El fortalecimiento de la regulación de la deforestación en espacios públicos y privados.

* El establecimiento de indicadores que permitan mantener el equilibrio entre espacios construidos y espacios libres dentro de cada parcela.

* La preservación de superficies permeables dentro de cada parcela.

* Una profundización de la normativa en materia de preservación.

* Una regulación de las alturas de la edificaciones linderas y generales del entorno inmediato.

* Retiros de la línea de edificación.

* Presencia continua y/o contigua de bienes catalogados.

* Adecuación al lenguaje arquitectónico dominante en la zona.

* Adecuación a la calidad de los materiales y ornamentos empleados en las edificaciones.

* Forestación existente en las parcelas y/o en el espacio urbano.

COMENTARIOS

Surgieron de las deliberaciones de funcionarios, colegios profesionales y concejales que integran el CUOT. Plantean nuevas zonas de promoción y preservación.