Los peligros de Zoom, la app de videollamadas furor durante la cuarentena | 0221
0221
0221

Los peligros de Zoom, la app de videollamadas furor durante la cuarentena

La plataforma se usa masivamente en el contexto de aislamiento social, pero en los últimos meses se registraron diversos problemas de seguridad que ponen en riesgo los datos personales y la privacidad de su creciente base de usuarios.

Cada vez que realizás una videollamada, tenés la opción de activar la función de seguimiento de atención de asistentes de Zoom. Esto sirve para alertar al anfitrión cada vez que uno de los miembros de la videollamada "no tiene el programa o la aplicación para dispositivos móviles abierta por más de 30 segundos", según los términos y condiciones de la plataforma.

En caso de que esto suceda, al anfitrión de la llamada recibirá un aviso de quién no está poniendo atención a la comunicación, independientemente si minimizó Zoom para tomar notas, revisar el mail o responder una pregunta en otra aplicación. Cabe destacar que esta herramienta solo funciona si alguien comparte su pantalla durante la llamada y no es tan confiable si atiende una videollamada a través del navegador web en lugar de una aplicación.

Por supuesto, el hecho de que un usuario no esté viendo la pantalla Zoom no significa que no esté prestando atención o que no esté trabajando. Además, esta función no siempre puede calibrarse de manera confiable.

También hay que tener en cuenta que si un anfitrión decide grabar la llamada para que se pueda reproducir más tarde, Zoom guarda un archivo de texto (TXT) de los mensajes que se realizaron durante la reunión y lo puede compartir con tu jefe, el anfitrión.

De acuerdo con la política de privacidad de la empresa, Zoom recopila una gran cantidad de información privada sobre los usuarios: nombre, dirección, dirección de correo electrónico, número de teléfono, cargo y hasta el empleador.

Incluso si no crea una cuenta con Zoom, recopilará y mantendrá datos sobre el tipo de dispositivo que está utilizando y su dirección IP. También recoge información de su perfil de Facebook (si utilizó la red social para iniciar la sesión), como así también la "información que cargue, proporcione o cree mientras usa el servicio".

En su política de privacidad, la plataforma asegura que no vende los datos personales de sus usuarios por dinero a terceros, pero sí los comparte con terceros para beneficiar el "negocio" de esas compañías. Por ejemplo, puede transferir información personal a Google.

Sin embargo, un artículo reciente publicado en la revista Vice señaló que la aplicación para los dispositivos de iOS de Apple (iPhone, iPad y Mac) comparte una cantidad sustancial de datos de usuario con Facebook, incluso si el usuario no tiene una cuenta de la red social.

Estos incluyen la hora en que el usuario abre la aplicación, los detalles sobre el dispositivo que utiliza, la zona horaria y la ciudad desde la que se está conectando. Hasta la compañía telefónica que le provee el servicio y el identificador único del anunciante de su dispositivo. Las empresas y los rastreadores de Internet utilizan esta última información para orientarlo con anuncios.

Los especialistas en seguridad informática recomiendan utilizar al menos dos dispositivos durante las llamadas de Zoom: si atiendes una llamada en la computadora, por ejemplo, el teléfono te servirá para responder los mensajes de WhatsApp con otros asistentes de llamadas o bien responder un correo electrónico o chatear. De esta manera, no activará la alerta de seguimiento de atención.

También advierten sobre el uso de tu cuenta de Facebook para iniciar sesión. Si bien utilizarla puede ahorrarte tiempo, es una práctica de seguridad deficiente y aumenta drásticamente la cantidad de datos personales a los que Zoom tiene acceso. Por eso se aconseja crear un usuario y contraseña dedicada para la plataforma.

Otro dato a tener en cuenta es la de mantener actualizada de la aplicación. Si recientemente descargaste Zoom, no hay necesidad de preocuparte por la vulnerabilidad del servidor web remoto.

La plataforma se usa masivamente en el contexto de aislamiento social, pero en los últimos meses se registraron diversos problemas de seguridad que ponen en riesgo los datos personales y la privacidad de su creciente base de usuarios.

30 de marzo de 2020

Cada vez que realizás una videollamada, tenés la opción de activar la función de seguimiento de atención de asistentes de Zoom. Esto sirve para alertar al anfitrión cada vez que uno de los miembros de la videollamada "no tiene el programa o la aplicación para dispositivos móviles abierta por más de 30 segundos", según los términos y condiciones de la plataforma.

En caso de que esto suceda, al anfitrión de la llamada recibirá un aviso de quién no está poniendo atención a la comunicación, independientemente si minimizó Zoom para tomar notas, revisar el mail o responder una pregunta en otra aplicación. Cabe destacar que esta herramienta solo funciona si alguien comparte su pantalla durante la llamada y no es tan confiable si atiende una videollamada a través del navegador web en lugar de una aplicación.

Por supuesto, el hecho de que un usuario no esté viendo la pantalla Zoom no significa que no esté prestando atención o que no esté trabajando. Además, esta función no siempre puede calibrarse de manera confiable.

También hay que tener en cuenta que si un anfitrión decide grabar la llamada para que se pueda reproducir más tarde, Zoom guarda un archivo de texto (TXT) de los mensajes que se realizaron durante la reunión y lo puede compartir con tu jefe, el anfitrión.

De acuerdo con la política de privacidad de la empresa, Zoom recopila una gran cantidad de información privada sobre los usuarios: nombre, dirección, dirección de correo electrónico, número de teléfono, cargo y hasta el empleador.

Incluso si no crea una cuenta con Zoom, recopilará y mantendrá datos sobre el tipo de dispositivo que está utilizando y su dirección IP. También recoge información de su perfil de Facebook (si utilizó la red social para iniciar la sesión), como así también la "información que cargue, proporcione o cree mientras usa el servicio".

En su política de privacidad, la plataforma asegura que no vende los datos personales de sus usuarios por dinero a terceros, pero sí los comparte con terceros para beneficiar el "negocio" de esas compañías. Por ejemplo, puede transferir información personal a Google.

Sin embargo, un artículo reciente publicado en la revista Vice señaló que la aplicación para los dispositivos de iOS de Apple (iPhone, iPad y Mac) comparte una cantidad sustancial de datos de usuario con Facebook, incluso si el usuario no tiene una cuenta de la red social.

Estos incluyen la hora en que el usuario abre la aplicación, los detalles sobre el dispositivo que utiliza, la zona horaria y la ciudad desde la que se está conectando. Hasta la compañía telefónica que le provee el servicio y el identificador único del anunciante de su dispositivo. Las empresas y los rastreadores de Internet utilizan esta última información para orientarlo con anuncios.

Los especialistas en seguridad informática recomiendan utilizar al menos dos dispositivos durante las llamadas de Zoom: si atiendes una llamada en la computadora, por ejemplo, el teléfono te servirá para responder los mensajes de WhatsApp con otros asistentes de llamadas o bien responder un correo electrónico o chatear. De esta manera, no activará la alerta de seguimiento de atención.

También advierten sobre el uso de tu cuenta de Facebook para iniciar sesión. Si bien utilizarla puede ahorrarte tiempo, es una práctica de seguridad deficiente y aumenta drásticamente la cantidad de datos personales a los que Zoom tiene acceso. Por eso se aconseja crear un usuario y contraseña dedicada para la plataforma.

Otro dato a tener en cuenta es la de mantener actualizada de la aplicación. Si recientemente descargaste Zoom, no hay necesidad de preocuparte por la vulnerabilidad del servidor web remoto.

COMENTARIOS

La plataforma se usa masivamente en el contexto de aislamiento social, pero en los últimos meses se registraron diversos problemas de seguridad que ponen en riesgo los datos personales y la privacidad de su creciente base de usuarios.